espectaculos

Miércoles, 23 de enero de 2013

TELEVISION › SOLAMENTE VOS, CON ADRIáN SUAR Y NATALIA OREIRO

Una apuesta a la viejo conocido

Sin otra pretensión que la de hacer reír y volver a reunir a toda la familia frente al televisor, la comedia romántica de Suar mostró en su primer capítulo que es capaz de recuperar los primeros puestos de audiencia para El Trece.

 Por Emanuel Respighi

Sin sorprender ni correr mayores riesgos artísticos, pero también sin defraudar a quienes sintonizaron con expectativas Solamente vos en la pantalla de El Trece, la ficción protagonizada por Natalia Oreiro y Adrián Suar finalmente debutó el lunes. Sin otra pretensión que la de hacer reír y volver a reunir a toda la familia frente al televisor, la comedia romántica mostró en su primer capítulo –emitido sin cortes publicitarios– que cuenta con elementos diversos para revertir la tendencia de audiencia que desde hace un año se volcó masivamente a la pantalla de Telefe. Bajo el trazo de una historia simple y transitada una y otra vez por la TV, Solamente vos (lunes a jueves a las 21.30) descansa fundamentalmente en el histrionismo cómico de Suar y el carisma natural de Oreiro para atrapar a ese sector de la audiencia de la TV abierta argentina dispuesto a seguir durante todo el año una tira diaria pensada para entretener –nunca mejor usado ese verbo que aquí– a chicos y a abuelos, a amas de casa y a empresarias, a solteros y a casados.

Tras un 2012 para el olvido, donde ninguna ficción de Pol-Ka funcionó (Los únicos, Lobo, Condicionados y la inquietante Tiempos compulsivos no rindieron), el año que acaba de comenzar se presentaba como un desafío extra para El Trece. El mismo Suar era consciente de eso: no podía fallar otra vez. Conocedor como pocos de los tiempos televisivos, el director artístico de la emisora no anduvo con vueltas y se armó un dream team para su nueva criatura televisiva. En primer lugar, asumió –como ya lo había hecho en 2004 y 2005 cuando se puso al frente de Sin código– él mismo el protagónico, consciente de su poder de convocatoria reciente en el cine y en un género en el que se mueve con comodidad, como el de la comedia. Luego, consiguió que su partenaire sea Oreiro, una actriz que desde su Monita en Muñeca brava hasta Sos mi vida mostró no sólo sus dotes en la materia sino también su popularidad en la pantalla chica. A la pareja protagónica le sumó un elenco numerosísimo conformado por reconocidos veteranos (Arturo Puig, Ana María Picchio, Alberto Martín), jóvenes en ascenso (Loli Espósito, Eugenia Suárez) e intérpretes que ya dieron muestras sobradas en el humor (Muriel Santa Ana, Peto Menahem, Juan Minujín, Claudia Fontán). Una fórmula del éxito televisivo que se completó con la inclusión en el equipo de guionistas de Daniel Cúparo (Igualita a mí y Dos más dos), que acompaña a Marta Betoldi y Lily Ann Martin.

Con los intérpretes a su disposición y la seguridad de contar con la impecable factura técnica de Pol-Ka, a Solamente vos sólo le faltaba la historia para confirmar aquello que –a priori– prometía. Y en este punto la propuesta también apostó por lo seguro, por lo viejo conocido. La ficción gira en torno de Juan Costeau (Suar), un hombre de mediana edad, casado y con cinco hijos, cuya confortable vida entra en crisis cuando su mujer (Santa Ana) le pide hacer “un paréntesis” en la relación y tomarse un tiempo “para reencontrarse consigo misma”. Agobiado por la situación personal, Juan se desmaya en medio de un concierto en el Teatro Colón (lograda escena inicial), mientras dirige a la orquesta de cámara municipal. Abandonado y estresado, Juan pierde no sólo su casa sino también su trabajo, teniendo que recomenzar su vida en un departamento prestado por un amigo (Minujín), que también le consigue trabajo en la empresa discográfica de su millonaria mujer (Fontán). En ese momento de replanteo, Juan se topa accidentalmente con Aurora (Oreiro), la extraña chica que se cruzó en el hospital mientras estuvo internado y que resulta ser... su nueva vecina. El detalle es que Aurora no es otra que la amante de su mejor amigo, lo que terminará por provocar una serie de enredos.

Al priorizar el tono lúdico de las actuaciones por sobre el poder hipnotizador de una historia potente y original, el debut de Solamente vos se limitó a encantar a los televidentes a partir de las interpretaciones. En esa búsqueda, el ciclotímico, fóbico y miedoso Juan le calza a la perfección a un Suar que, se sabe, es mucho más gracioso que actor. El registro francelliano, con mohínes y gestos, lo juega con naturalidad y logra el efecto deseado. Por su parte, la soñadora, trabajadora, sensible e ingenua Aurora también encuentra en Oreiro una interpretación adecuada, reconocible. “Tenés una dentadura extraordinaria”, le dice él en su primer encuentro. “Nunca me dijeron algo así: me siento un caballo”, le responde ella, atribulada por esa suerte de ¿piropo? Ese encuentro entre dos almas carecientes, entre tierno y absurdo, marcará el tono de la comedia.

Las situaciones propicias a darle rienda suelta al humor parecen estar garantizadas. Acompañado por un padre que salió del closet y no tiene problemas en gritarlo a los cuatro vientos (Puig), un amigo torpe que lo acompaña en sus travesías (Menahem), una mujer (Santa Ana) que no sabe lo que quiere y cinco hijos de entre 3 y 20 años que le plantearán todo tipo de conflictos e inquietudes, Juan parece estar condenado a no tener paz en su vida. Lo mismo para Aurora, amante de un hombre casado y bon vivant, con una madre que parece ser su hija, un padre chanta que abusa de su bondad y dos empleadas en su peluquería tan indiscretas como crueles. El primer episodio ya mostró indicios (en algunos diálogos entre Suar y Menahem, o Suar y Puig) de que el cuadro de relaciones entre los personajes tiene pasta de sobra para provocar la carcajada.

En clave de comedia blanca con pequeños toques de grotesco, Solamente vos abandona definitivamente el costumbrismo polkeano, presentándose como una propuesta que se inscribe dentro del registro que Underground terminó de legitimar con propuestas como Los exitosos Pells o la reciente Graduados, el suceso televisivo de la temporada pasada. Directa y efectista, Solamente vos no le da lugar a los tiempos muertos. Una nueva ficción que, incluso, apostará a la música como protagonista tácita: en su debut, Solamente vos mostró un forzado videoclip (y con algún problema técnico en su sonido) protagonizado por Oreiro y anunció para el capítulo siguiente un concierto ochentoso ofrecido por Juan en su adolescencia. Por el momento, la ansiada fórmula del éxito parece haber encontrado eco en su primer día de prueba: Solamente vos promedió 21,2 puntos de rating, convirtiéndose en el programa más visto del lunes y permitiéndole a El Trece ganar por primera vez en el año el prime time (con 3,4 puntos de diferencia) y el día en la tabla general (aventajó por una décima a Telefe). Habrá que ver si Suar y Oreiro –aún en el juego de la improvisación– como principales componentes de la estudiada fórmula son suficientes para mantener el efecto a largo plazo que requiere una tira diaria.

Compartir: 

Twitter
 

Directa y efectista, Solamente vos no les da lugar a los tiempos muertos.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.