espectaculos

Domingo, 31 de marzo de 2013

TELEVISION › TERCERA TEMPORADA DE JUEGO DE TRONOS

Tormenta de espadas

En estos diez capítulos habrá más batallas, más sexo, más traiciones y más elementos sobrenaturales. Pero si bien se trata de fantasía, la saga está lejos de ser una aventura pasatista.

 Por Andrés Valenzuela

“Hay una bestia en el corazón de cada hombre, y se agita cuando ponés una espada en su mano.” Eso advierte (y promete) desde un trailer la tercera temporada de Juego de tronos, la serie de HBO que gira en torno de las intrigas palaciegas, rencillas y batallas de distintas familias nobles de Westeros, un continente fantástico creado por el escritor George R. R. Martin para la saga Una canción de hielo y fuego y adaptada a la pantalla chica con notable éxito. La tercera temporada que comienza hoy a las 22, en simultáneo con su estreno en Estados Unidos, está basada en Tormenta de espadas, el tercer tomo –de siete– de la épica. Para estimular el lanzamiento, la filial local de HBO “liberó” su programación premium en Cablevisión y DirecTV, así que quienes no están específicamente abonados al canal podrán ver el inicio de temporada.

Martin construyó su relato como una novela coral, donde cada personaje aporta su visión del mundo y de los hechos en capítulos individuales. La adaptación televisiva retoma este procedimiento en menor medida, pero mantiene lo esencial inalterado, en buena medida gracias a la intervención minuciosa del autor, tanto en el proceso de selección de los libretistas como en la revisión de los guiones. Cosa que no debería sorprender tanto si se considera que, al concebir la saga, Martin la pensaba para la televisión. Guionista televisivo de larga data, en algún punto de su carrera se convenció de que los productores no estaban listos para un relato como ése... y lo hizo libro. O libros. De allí las feroces peleas entre Lannisters, Targaryens, Starks, Tyrrels, Greyjoys y Baratheons pegaron la vuelta hasta la pantalla. Y ese mundo donde las estaciones duran años y el invierno se acerca inexorablemente pasó de la letra de molde a la imagen en movimiento.

Antes de encender hoy la TV, habrá que recordar que el final de la segunda temporada dejó varios cabos sueltos. De modo que a la serie sólo le queda continuar y profundizar las líneas argumentales abiertas. Es seguro que en estos diez capítulos que comienzan hoy habrá más batallas, más personajes importantes muertos o mutilados, más sexo, más traiciones y más elementos sobrenaturales, que también han ido in crescendo con el correr de los capítulos. Pero si bien se trata de fantasía, Juego de tronos está muy lejos de ser aventura light y pasatista. Martin imprimió a la saga un tono particularmente oscuro, repleto de matices, en el que no hay ningún personaje “bueno”, pero tampoco ninguno completamente “malo”. El desarrollo de la personalidad de cada uno es clave en el relato y las actuaciones marchan a tono. Tyrion, encarnado por el premiado Peter Dinklage, es decididamente brillante, por ejemplo. Y la pequeña Arya Stark interpretada por Maisie Williams se gana más y más televidentes a cada capítulo que pasa. Además de otros actores de enorme nivel, como Lena Headey o Emilia Clarke, esta temporada incorpora nuevos intérpretes. Entre ellos destaca particularmente una tal Diana Rigg, que los memoriosos recordarán como la “vengadora” por antonomasia de la serie inglesa Los Vengadores.

Por si no bastaran las crecientes intrigas palaciegas, matrimonios arreglados y dagas entre las costillas para mantener a lectores y espectadores en vilo, desde la producción de la serie hacen serios esfuerzos de marketing viral y emplean a fondo las estrategias de la era 2.0. En todas estas acciones involucran a los espectadores. ¿Un capítulo se emite en alguna fecha festiva? Llaman a contar cómo se preparan para verlo y retuitean cuanta foto les llega. Y es notable, pero hay gente que llega a hacer tortas de cumpleaños alusivas a la saga o prepara “comidas típicas” de Westeros para reuniones de amigos a la espera de cada capítulo estreno. En Facebook, los últimos días circulaba una pequeña aplicación que permitía a los usuarios hacer su propio escudo de armas a la manera de los Siete Reinos, con nombre de la Casa, colores, criatura que lo representa y su lema.

Hay un dato curioso en todo esto. Se trata de una serie que en Estados Unidos sale por televisión paga y aquí en Argentina no sólo en la tv por cable, sino además en un canal Premium, y aun así es una de las de mayor rating y popularidad. ¿A qué se debe? Uno de los directores de la serie, David Petrarca, arriesgó una hipótesis: la piratería. En una entrevista, Petrarca afirmó que series como Juego de tronos “se benefician del interés generado por los servicios de intercambio”. Verbigracia: amarrocan monedas de oro por el contrabando de capítulos. Quizá tenga algo de razón. Los capítulos de la serie se descargaron 4.300.000 veces en todo el mundo. Esto supone una cantidad monstruosa de clientela para sostener la venta de merchandising (más difícil de piratear), que va desde llaveros o toallas hasta juegos de mesa. Además, muchos espectadores declararon en foros y webs que les encantaría contratar HBO... sólo para ver Juego de tronos. Y que preferirían pagar sólo por esos 10 capítulos y no por toda la programación. Eso sí, a la gerencia del canal la cosa no le hace mucha gracia. No sólo harán el estreno simultáneo en más de 170 países; en lo sucesivo, cada país pondrá al aire (al cable) los capítulos nuevos una semana después que la emisión norteamericana.

Un último detalle a tener en cuenta es que en esta serie hasta quien parece protagonista indiscutido puede morir. Le sucedió a Sean Bean en la primera temporada, cuando lo decapitaron por traición (o por zopenco, según qué perspectiva se elija). Como saben bien quienes ya leyeron los libros publicados hasta ahora, seguirán las muertes. Porque en el juego de tronos, todo hombre debe morir y todo hombre debe servir: “Valar Morghulis. Valar Dohaeris”.

Compartir: 

Twitter
 

HBO “liberó” su programación premium en Cablevisión y DirecTV para Juego de tronos.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.