espectaculos

Martes, 9 de abril de 2013

TELEVISION › SE PRESENTO LA PROGRAMACION 2013 DE CANAL ENCUENTRO

Pantalla nueva, el mismo ideal

El Espacio Haroldo Conti de la ex ESMA fue un entorno apropiado para reforzar los lineamientos que le dieron existencia a la señal creada por el Ministerio de Educación. En esta temporada habrá varios estrenos y continuarán programas ya clásicos.

 Por Juan Ignacio Provéndola

@Todas las voces. El emblema con el que el kirchnerismo pretendió sintetizar el espíritu de su postergada Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual fue, también, la consigna fundamental en la presentación de la nueva programación de Canal Encuentro. Tal vez porque, al fin de cuentas y aun sin saberlo (ya que lo antecede y lo excede en el tiempo y en las formas), la señal terminó siendo la evidencia cabal de los propósitos más nobles que propone aquel impulso legislativo, impugnado por quienes sólo ven en su promulgación una mezquina discusión de poder.

En la víspera de su séptima temporada (que comienza hoy, con cinco estrenos y la continuidad de dos ciclos de anterior vigencia), el canal público ofreció un intenso adelanto de su programación 2013 en el Espacio Haroldo Conti de la ex ESMA, donde participó una buena parte del material humano que compone ese coro polifónico expresado en la pantalla, y también detrás de ella. Estuvieron desde técnicos y operadores hasta el ministro de Educación, Alberto Sileoni, cabeza de la cartera que en 2007 lanzó la señal bajo el impulso de Daniel Filmus, la pericia de Tristán Bauer y la venia de Néstor Kirchner, por entonces presidente, quien en su discurso bautismal había arriesgado con tono admonitorio que “nosotros somos pasantes de esta historia, pero este canal abre un camino que va a quedar para siempre”.

Conmovido por aquel recuerdo, Sileoni subrayó el carácter público de “un canal que es del Estado, porque formamos parte de un gobierno que ha recuperado el Estado”. Destacó que la señal busca “enlazar entretenimiento y calidad; no es cierto que la gente sólo quiera ver cortar manzanas todos los días”, recordando la principal atracción de un viejo envío que ocurría la noche de los domingos y que, casualmente, está por volver a través de la pantalla de Magazine. Además, el ministro reconoció que Encuentro no es un canal neutral. “Al contrario –enfatizó–, es una canal comprometido, que tiene ideología y que toma partido. Por la belleza, la justicia, los derechos humanos, la memoria y la verdad. También por la no discriminación y la apertura a la diversidad.”

El historiador Gabriel di Meglio (que conducirá Historia de las clases populares, uno de los estrenos), ofreció algunas pistas sobre ciertos hincapiés de esta nueva programación: “En 2013 se cumplen doscientos años de la Asamblea del Año XIII, 30 de la vuelta a la democracia, 40 de la asunción de Cámpora en Argentina y del derrocamiento de Allende en Chile, 180 de la usurpación inglesa en Malvinas, 150 del asesinato del Chacho Peñaloza y diez del kirchnerismo. Son cuestiones que van a ser debatidas y analizadas en la pantalla”.

Además del revisionismo histórico (uno de los puntos altos del canal), también tendrán su habitual espacio las producciones de divulgación científica y educativa. “La ciencia ha tenido un lugar privilegiado en la programación desde sus propios inicios, y varios de esos programas inclusive llegaron a obtener importantes premios internacionales. Eso demuestra que el abordaje de esas temáticas se puede hacer con calidad y contenido, y a la vez de una manera entretenida, para llegar a un público general”, resaltó en la presentación la periodista Gisela Busaniche, que este año le dará continuidad a su ciclo En el medio con todos los procesos que intervienen en la creación, aprobación y sanción de las normas y reglas que componen el sistema legislativo argentino.

Entre los estrenos, se destacan En escena, que recorre la intimidad de los grupos más emblemáticos del teatro argentino e Historias Debidas Latinoamericanas, un juego de palabras que se propone indagar en las agendas sociales de los países de la región, donde se involucran movimientos estudiantiles e indígenas, flujos migratorios internos, nuevas formas de violencia y los procesos de memoria y luchas por la justicia (algo que, con cierta tristeza, se posterga en algunos países vecinos). Además, estarán en la pantalla Vocaciones, dedicado a estimular la orientación académica de jóvenes interesados en continuar sus estudios más allá del secundario; Obras en construcción, que rescata el trabajo de artistas callejeros; Claves de lectura, para conocer y entender a los grandes protagonistas de la literatura argentina y El amor al cine, donde el filósofo Darío Sztajnszrajber desentraña la mirada filosofíca del asunto en 32 films.

Como es habitual, habrá una decena de producciones internacionales y otra buena cantidad de coproducciones, entre las que se resaltan Iguales de diferentes, donde el Inadi explora historias de jóvenes discriminados; Pampas del indio, que retrata proyectos culturales de la comunidad qom junto al sindicato de trabajadores de edificios; y Nacieron pueblos, ciudades del futuro, en sociedad con la Universidad Nacional del Noroeste de la Provincia de Buenos Aires, que rescata ciudades de la región creadas originalmente como fortines antindígenas y que luego alcanzaron su propia identidad.

Para los amantes del rock argentino, una perla que no deben soslayar: García y los Enfermeros, con material inédito de una de las épocas creativas más notables de Charly, aquella en la que se concibieron los discos Cómo conseguir chicas y Filosofía barata y zapatos de goma, o la entonces polémica versión del Himno Nacional. Entre los ciclos que encontrarán continuidad figuran clásicos como Proyecto G, Los locos de la azotea, Cómo hice, Alterados por Pi, Continuará... y Filosofía aquí y ahora, de José Pablo Feinmann, que ponderó a Encuentro como “el canal que llevó a la filosofía a la televisión argentina por primera vez, sin bajar el nivel del contenido y confiando en la inteligencia de los televidentes; un logro extraordinario, después del invento nefasto de un tipo nefasto como Bernardo Neustadt, quien creó a Doña Rosa, un personaje que no existía y que era absolutamente idiota, solo para justificar su propia idiotez. Decir ‘le damos a la gente lo que ella pide’ es justificar un programa idiota con la subestimación del espectador. Si a una persona le das caca todos los días, va a comer eso, pero si le ofrecés, por ejemplo, tallarines con pesto, tal vez le guste más y entienda cómo pedirlo”.

Compartir: 

Twitter
 

“Tomamos partido por la belleza, la justicia, los derechos humanos, la memoria y la verdad”, dijo Alberto Sileoni.
Imagen: Leandro Teysseire
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.