espectaculos

Domingo, 7 de julio de 2013

TELEVISION › BATES MOTEL ESTA INSPIRADA EN PSICOSIS, DE HITCHCOCK

El buen psicópata y su madre

Freddie Highmore, el actor de Charlie y la fábrica de chocolate, es el protagonista de la serie que estrenará mañana Universal. La primera temporada está plagada de asesinatos, intrigas policiales, corrupción y relaciones familiares conflictivas.

 Por Leonardo Ferri

“Todos van a morir, salvo Norman.” Liberado de la presión de tener que guardar el secreto de cómo termina la historia, Freddie Highmore –el protagonista de Bates Motel, la serie que Universal Channel estrena el lunes a las 22– sonríe durante su encuentro con los medios en Buenos Aires en plan promocional. El programa se estrenó en Estados Unidos en marzo de este año y llega a las pantallas de América latina con su segunda temporada ya confirmada. En un perfecto español y con la misma frescura con la que “arruinó” el final, Highmore –británico, de 21 años y una nutrida carrera en el cine– lanza otra frase, bastante más incómoda y sacrílega para los ejecutivos de las cadenas televisivas: “Es raro no adelantarles nada, porque todos pueden ver los capítulos en Internet”. Se sabe: un psicópata no tiene represión.

Aunque cada uno de los involucrados se encargue de aclarar que Bates Motel no es una precuela de Psicosis, lo cierto es que el clásico de Alfred Hitchcock es la referencia obligada para esta historia que, según cuenta el actor, tiene más cosas en común con el libro original escrito por Robert Bloch que con la película. “Aparte de Psicosis recurrí a la historia de Ed Gein, el asesino que inspiró la novela sobre la que se basó la película”, explica. “Todos preguntan qué hay de Psicosis en Bates Motel y lo principal es la tensión, el suspenso psicológico. Uno ve Psicosis y sigue teniendo miedo, porque no hay efectos especiales que hagan que diez años después la película se vea vieja. Esa tensión es la que empuja también a la serie”, precisa.

Pero también hay para aquellos que son más amigos de las series actuales que de las películas en blanco y negro de 1960. Bates Motel es una adaptación libre de la historia de Norman, un joven de 17 años que se muda a una casona junto a su fálica madre Norma (Vera Farmiga), luego de la aparentemente accidental muerte del padre de él. Ambos manejarán un motel al costado de la ruta en White Pine Bay, un pueblo que no sólo será testigo del crecimiento del futuro asesino serial, sino también de otro tipo de plantaciones ilegales. Si bien la historia está ambientada en la actualidad (¿se acordarán los guionistas cómo era hacer historias sin teléfonos celulares?), muchos de los personajes y elementos más cercanos a Norman (su ropa, su casa, su auto y ciertos modos de dirigirse hacia los demás) forman una especie de burbuja en medio de la modernidad propuesta por la serie. El guiño histórico, entonces, llega al espectador desde lo visual.

Pero el atractivo de la serie no sólo descansa en la popularidad de la historia de Norman Bates, sino en uno de los nombres que encabezan el proyecto: Carlton Cuse, quien fuera el productor ejecutivo (esto es, quien decide hacia dónde dirigir la historia) de Lost. “Recibir el llamado de Carlton da confianza. Para Bates Motel no se siguió el camino normal, no hubo necesidad de hacer ningún piloto porque la cadena tenía confianza en él. Es muy fácil creer en un proyecto que comienza así”, se sincera Highmore, quien no tenía experiencia previa en televisión pero sí en cine (fue Charlie en Charlie y la fábrica de chocolate, la voz de Astroboy y actuó en La brújula dorada y Las crónicas de Spiderwick, entre muchas otras). Al respecto, el actor marca algunas diferencias entre los distintos formatos: “En las series los actores tenemos un poco más de responsabilidad, porque los directores de los episodios van cambiando, los productores están en su lugar escribiendo y somos nosotros los que tenemos que hacer que el desarrollo sea fluido”.

Para alguien como Cuse, que tuvo evidentes problemas en darle cierre a su producto emblemático, no parece casual la elección de tomar una historia con un final conocido para reconstruir el nudo, el desarrollo repleto de historias derivadas con el que logró sostener seis temporadas de Lost. En los diez episodios de esta primera temporada habrá suficientes asesinatos, intrigas policiales, corrupción y relaciones familiares conflictivas como para alimentar varias historias en simultáneo. Cuse compara la experiencia con Titanic: “Uno ya sabe que las cosas no salen bien para el personaje de Leonardo DiCaprio, y creo que la tensión que crea en el público saber que las cosas no terminan bien es buena para la historia”. Highmore agrega: “En la serie siempre hay dos lados: está el Norman bueno, al que todos queremos y con el que tenemos la esperanza de que no tome cierto camino; y está el Norman malo, más peligroso y oscuro, muy condicionado por su madre. Norman quiere tener su propia vida, conocer chicas, y eso va en contra de la relación con su madre. Al mismo tiempo, los dos saben que no pueden vivir sin el otro, Norman quiere librarse de su madre, pero al mismo tiempo siente culpa por eso”.

La relación entre Norma y Norman es, qué duda cabe, el eje de la cuestión. Esa falta de ley ante la ausencia de un padre que debería haber actuado como límite será la que defina esa ambivalencia afectiva entre madre e hijo: Norma ama a Norman, no mira ni desea otra cosa que no sea él, lo abraza, le prepara la ropa que va a ponerse y abre la puerta de su habitación sin golpear, pero no lo deja ser. Y aunque a veces Norman se resista, ambos son uno, porque si bien Norman intenta buscar una sustituta que lo aleje del previsible final, no lo logra. ¿Será en la segunda temporada cuando Norma logre separarse de su hijo para desestabilizarlo por completo? Cuse no da demasiadas pistas al respecto: “En la segunda temporada vamos a ir un poco más adentro de White Pine Bay, creo que hay mucho más por descubrir ahí. Sabemos que hay buenos y malos y que hay alguien que lidera todo, pero no mucho más –explica el productor–. Pero eso sí: seguramente veamos bastante más taxidermia”.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.