espectaculos

Lunes, 12 de agosto de 2013

TELEVISION › CóMO CUBRIERON LAS ELECCIONES LOS CANALES DE AIRE Y DE CABLE

Pantallas calientes, con eufemismos y bajada de línea

Cuidándose de decir “boca de urna”, la gran mayoría de los canales dio a conocer resultados de las PASO en el mismo momento en que el reloj marcaba las 18, sin esperar hasta las 21. Durante el día se “acompañó” a los candidatos en el momento de votar.

 Por Emanuel Respighi

A esta altura, la loca carrera que los canales de aire y las señales informativas de cable ponen en juego a las 18 de cada jornada electoral no se limita ya a quiénes son los supuestos ganadores, sino más bien a comprobar quién viola antes la veda electoral. Bajo los eufemismos “proyección” o “tendencia”, utilizando verbos en potencial y/o cuidándose de decir “boca de urna” (como si omitiendo ese sistema de encuestas no se rompiera la Ley Nacional Electoral), la gran mayoría de las emisoras de TV dio a conocer resultados de las PASO en el mismo momento en que el reloj marcaba las 18, sin esperar hasta las 21. Casi simultáneamente, El Trece y TN anunciaron “Ganaría Massa”, en sintonía con el “Ajustada ventaja de Massa” que pusieron en pantalla América TV y A24. Por su parte, algunos fueron más prudentes en el resultado de la provincia de Buenos Aires: mientras Telefe daba un “virtual empate técnico” entre Massa e Insaurralde, C5N anunció un “empate técnico en provincia”, CN23 prefirió el “pelea voto a voto por el primer lugar” y Crónica, el timbero “cabeza a cabeza”. El agregado inmediato y coincidente de las tres señales informativas fue que el Frente para la Victoria “se mantiene como primera fuerza a nivel nacional” o simplemente que tiene “ventaja”.

Si bien el tratamiento de la información pareció estar cruzado por el alineamiento editorial de cada emisora, hay que destacar que Canal 7 fue el único canal que no se valió de ningún tipo de artificio lingüístico para dar a conocer supuestos resultados. Manteniendo la política periodística que ya había mostrado en las elecciones de 2011, la TV pública mantuvo el zócalo de “Cerraron los comicios” durante los primeros minutos que siguieron a las 18. Sin dar ganadores hasta que no se dieron resultados oficiales desde el Centro de Cómputos, informando sobre la manera en que se había llevado a cabo la jornada electoral y sobre lo que significan las PASO, el 7 prefirió darles la voz a los candidatos desde los móviles ubicados en los distintos comités. Una cobertura plural, medida y con sentido ético. El otro canal que no violó la veda electoral fue Canal 9, pero porque no podía hacerlo: mientras todas las pantallas de aire levantaron su programación dominguera habitual para informar sobre las elecciones, el 9 emitía la película Lara Croft: Tomb Raider. Recién a las 20 el 9 puso al aire un especial, con el zócalo “Reñida elección en provincia de Buenos Aires” y el incomprensible “Massa en reñida elección con Insaurralde”, aunque la edición no se limitó a las elecciones sino que abordó otros temas de actualidad.

Una vez superada la excitación inicial de adivinar ganadores, tendencias e –incluso– porcentajes, las transmisiones les dieron paso a sus analistas, con la excepción de Telefe, que a las 19 levantó el especial para transmitir el film Cuidado, bebé suelto y Shrek. En El Trece, los principales analistas políticos del canal y algunos consultores se juntaron en esa suerte de living que ya es un clásico de Telenoche. Allí, minutos después de las 18, coordinados por María Laura Santillán y Santo Biasatti, coincidieron en subrayar que “la Presidenta no quiere a Scioli” y viceversa, además de analizar la “baja convocatoria” de las PASO y asociarla a la posibilidad de “fraude”, en un tono claramente opositor. Incluso, le dedicaron largo tiempo a analizar las redes sociales, sobre todo al hashtag en Twitter #ElBoludoQueNoSaluda, en referencia al fiscal de mesa –aparentemente del FpV– que le hizo un “oso” a Mauricio Macri, al evitar estrecharle la mano cuando el jefe de Gobierno intentó saludarlo al concurrir a votar. También el hashtag #Troquel fue objeto de “análisis”, bromas y bajadas de línea sobre el respeto y el sistema de votación de los periodistas.

Por su parte, en la pantalla de América TV un locuaz Rolando Graña hacía alarde de un boca de urna de todos los distritos del país en los que se votó, mostrando (aunque tapando) hojas con los resultados impresos, mientras a su lado Gustavo Sylvestre se las ingeniaba para analizar la elección sin violar la veda. En el 7, en tanto, Luis Bruschtein y Raúl Dellatorre se cuidaron de hacer reflexiones sobre futuros escenarios, limitándose a analizar el significado de las PASO, el caudal de votantes y la novedad del voto joven que inauguró esta elección. En C5N, Eduardo Feinman se apresuró a señalar que los resultados de las PASO no tienen ningún sentido porque no se elige a ningún diputado ni senador. La transmisión de C5N, de cualquier manera, se destacó en términos tecnológicos. La tarea de cubrir elecciones sin datos concretos, desde ya, no es sencilla. Pero el respeto por la ley debería ser primordial.

Las palabras le cedieron lugar a la información a las 21.11, cuando desde el Centro de Cómputos el ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, dio a conocer los primeros datos oficiales. Como si se tratara de la “final” después de la clasificación que había sido la “corrida informativa” de las 18, los canales volvieron a la música de suspenso, la alocución grave y los zócalos distintivos. En el momento en que Randazzo dio a conocer que, escrutadas poco más del 14 por ciento de las mesas, el Frente para la Victoria era la primera fuerza a nivel nacional, América, Canal 7, Canal 9, C5N y CN23 titularon con –matices– la supremacía de la fuerza del gobierno nacional en todo el país. El Trece, por ejemplo, que había dado proyecciones durante las tres horas anteriores, mantuvo en zócalo “Datos oficiales”, al que le siguió “Randazzo da datos oficiales sin porcentajes”. “Es parte de la estrategia del Gobierno de dar datos de todo el país para que sean la primera minoría”, señaló Edgardo Alfano. Inmediatamente, Gabriela Michetti, candidata a senadora de PRO, salió a dar un discurso donde enumeró obras del PRO. Al volver al estudio, ningún analista señaló el oportunismo de su discurso.

Durante la jornada, las señales informativas llenaron sus programaciones con el manual propio de estos días: mostrando el voto de cada uno de los principales candidatos. Tediosa y repetitiva, la cobertura tuvo en estas PASO algunas particularidades que la hicieron distintiva. Por ejemplo, cuando pasadas las 11 de la mañana la presidenta Cristina Fernández de Kirchner rompió con el protocolo y bromeó ante los periodistas, al decir que “tengo los micrófonos y todo: una parte del viático para mí”, en referencia a que ayudó con el micrófono a una periodista que no la alcanzaba por sí misma. También se mostró repetidamente cuando Elisa Carrió pareció romper la veda electoral al señalar ante los micrófonos que, contando los votos de cada uno de sus candidatos, Unen iba a ganar las elecciones. No fue la única que habría cruzado la raya: los televidentes de TN habrán notado cómo en un plano general de las 15.56 se podía percibir, pegado al ventanal que hace de escenografía, un afiche que tenía como candidatos a Sergio Massa y Mónica López. La imagen, que no volvió a percibirse en pantalla, se viralizó rápidamente por Twitter, la red social que estuvo más activa y política que ningún otro domingo.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.