espectaculos

Jueves, 9 de enero de 2014

TELEVISION › SOMOS FAMILIA Y EL CONFLICTO POR LA OMISION DE LOS NOMBRES DE LOS AUTORES

“Volvemos a la invisibilidad total”

Las entidades que agrupan a los autores repudiaron que Marcelo Nacci y Laura Barneix no hayan aparecido en los títulos de los primeros capítulos de la flamante tira de Telefe. Las autoridades del canal responden que emitirán “normalmente” los próximos envíos.

 Por Karina Micheletto

Entre los estrenos de esta semana en Telefe, hay uno que está levantando polvareda, y no exactamente por su contenido. Se trata de Somos familia, la tira protagonizada por Gustavo Bermúdez y Ana María Orozco, coproducida por el canal y la productora de Estevanez, Acción Producciones. Ocurre que en sus primeros dos días de emisión, los nombres de los autores de la nueva ficción no aparecieron en los títulos. La situación ya provocó un comunicado de repudio y hasta una carta documento al canal, con una denuncia en común: se asegura que la omisión de los nombres –Marcelo Nacci y Laura Barneix, quienes ya habían trabajado con Estevanez en el éxito Dulce amor, junto a Julián Rimondino, Claudia Fagaburu, Bruno Luciani y Pablo Finamore– es una muestra más de la forma en que se vulneran los derechos laborales de los autores en la televisión argentina.

Ayer Argentores (la Sociedad General de Autores de la Argentina) envió una carta documento a Telefe, intimando al canal “a que se abstenga de emitir la obra Somos familia, en el perentorio plazo de 24 horas, por no contar con la autorización expresa de los autores a través de Argentores”. Es que además de ser nombrados, esos autores deben realizar este trámite ante la entidad para inscribir formalmente su trabajo, trámite que tampoco había sido completado hasta ayer. “El canal y la productora obviaron la presencia de los autores, como si lo que salió al aire fuera producto de la casualidad, de la improvisación o la intervención divina”, señaló a Sergio Vainman, presidente del Consejo Profesional de Televisión de Argentores. “Nuestra única marca registrada como autores es nuestro nombre. Que figuremos asociados a nuestra obra es la única garantía de que esa obra sea efectivamente nuestra. Cuando somos borrados, se está borrando no solo nuestro trabajo, también la posibilidad de vivir de ese trabajo”, definió. “Esta omisión de mencionar al autor y no vincularlo a su creación le acarrea un importante agravio, además de un perjuicio tanto moral como económico”, señala la carta documento de Argentores. “Además se confunde y engaña a la población porque al omitir mencionar al autor, es decir al creador de la obra, no se entrega información veraz al público espectador pudiendo llevarlo a confusión”, se observa también, citando la Ley de Defensa del Consumidor.

“Somos familia: la ficción huérfana y los autores invisibles”, se titula el comunicado que emitió, por su parte, Migré, la Asociación de Autores Audiovisuales, manifestando “su total repudio” a la omisión de los títulos. “Los autores llevamos ya muchos años de pelear por una visibilidad justa de nuestro trabajo, nuestras obras, nuestros nombres y nuestros rostros. Y aun así, la ausencia que vimos anoche se extrapola más allá de los límites imaginados, nos lleva hacia atrás en el tiempo a momentos verdaderamente oscuros de nuestra historia y va más allá también de las reglas del mercado televisivo, que ya de por sí son injustas con los autores. Lo que iba quedando atrás, vuelve al presente: la invisibilidad total.” Marcelo Camaño, presidente de esa asociación, completó el planteo a : “Los autores sufrimos el ninguneo desde los detalles más pequeños: cuando nos nominan a premios y no mencionan a todo el equipo autoral, cuando no somos nombrados ni invitados a las presentaciones de nuestras obras, por ejemplo. Eso que parecen datos frívolos habla de cómo se considera nuestro trabajo. Pero también está lo importante, como en el caso de Somos familia: no solo tenemos que pelear individualmente nuestros contratos con las productoras, que suelen obligarnos a ceder a perpetuidad nuestros derechos, ahora directamente sacan nuestros nombres de los primeros capítulos”.

La mención del equipo autoral de los primeros capítulos no es un dato menor: esa mención y la declaración en Argentores les garantiza seguir cobrando por su participación autoral durante toda la emisión del programa. La ley garantiza lo que se conoce como derecho moral: el derecho de ser asociado con su obra cada vez que sea emitida. “Ahora, lo que descubrieron algunos vivos es que al no mencionar al autor en los primeros capítulos, si en un futuro, por el motivo que fuere, no está más, pierde su derecho moral”, advierte Camaño. “Y no es que con este esquema no ganen; ganan, y mucho. Lo que están haciendo ya es de angurrientos. Como dice Ileana Calabró: La querés toda para vos, Gerardo”, grafica. “Lo que se pierde es la paternidad de la obra. Eso tiene un sentido porque el autor que trabajó los primeros capítulos es el que planteó la obra, el que pensó los personajes, la trama general. Puede que en el capítulo 50 no esté más, pero aun así su obra continúa planteada”, completa Cecilia Guerty, la tesorera de Migré –también guionista de un reciente estreno coproducido por Telefe, Sres. Papis—. “Hubo una época en que se decía: ‘un programa de Alberto Migré’. De los ’90 en adelante, son las productoras las que pasan a ocupar ese lugar central. Los autores fuimos aceptando condiciones de trabajo que fueron empeorando poco a poco, y fuimos trabajando para revertir algunas situaciones. Ahora, que directamente nos borren, es algo que supera todo límite.”

La única referencia autoral de los créditos del programa, tal como figuraba hasta ayer en la página web del canal, era la de Quique Estevanez con la figura de “creador”. “Es una figura vaga: ‘creador’ no quiere decir nada, la ley habla de ‘autor’, y si Telefe desconoce la ley, está en problemas”, marca Vainman. Consultadas por sobre la intimación de Argentores, las autoridades del canal se limitaron a responder que emitirían “normalmente” los capítulos siguientes de la tira. “Si de ahora en más aparecen los autores en los créditos, lo saludamos como una primera reparación, pero hacia atrás hay una falta que debe ser reparada, un daño ya causado”, advierten desde Argentores. Mientras tanto, por debajo de este conflicto se visualiza otro, el que se establece entre una cantidad importante de autores de televisión, nucleados básicamente en la asociación Migré, y Argentores, la sociedad de gestión que los representa junto a los autores de teatro y cine. “En la televisión, Argentores nos deja solos negociando con las productoras, de ese modo perdemos siempre. Hay un modo de hacer que tiene que empezar a cambiar”, apunta Camaño. “Yo no voy a tener una pelea pública con los compañeros. La mejor manera de luchar es luchar juntos”, responde Vainman desde Argentores.

Compartir: 

Twitter
 

Argentores intimó a Telefe para que se “abstenga de emitir” Somos familia.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.