espectaculos

Domingo, 26 de abril de 2015

TELEVISION › LA DESPEDIDA A EDUARDO GALEANO EN OTRA TRAMA

Intérprete de los desplazados

El programa que conduce Osvaldo Quiroga viajó a Montevideo con el dolor a cuestas para reflejar las sensaciones de quienes fueron a despedir al escritor al Palacio Legislativo el mismo día de conocida su partida. Aunque el envío ya se emitió, puede verse en la web.

 Por Emanuel Respighi

“No hay que tener desaliento. Para levantarse hay que saber caerse. Para ganar hay que saber perder. Y hay que saber que ésa es la vida, nomás. Y que te caés y te levantás muchas veces. Y algunos se caen y no se levantan nunca más, que por lo general son los más sensibles. Los más fáciles de lastimar, la gente a la que más le duele vivir, la gente más sensible, es la más vulnerable. En cambio, esos hijos de puta que se dedican a atormentar a la humanidad viven vidas larguísimas. Esos no se mueren nunca, porque no tienen una glándula, que la verdad se da bastante poco, que se llama ‘conciencia’ y es la que te atormenta por las noches”. La reflexión, tan poética como contundente, tan cotidiana como profunda, resuena como un estiletazo certero en la cadenciosa voz de Eduardo Galeano, que mira a cámara con esos ojos capaces de destilar esperanza y tristeza al unísono. Es la carta de presentación del especial que Otra trama le dedicó al periodista y escritor uruguayo, fallecido el 13 abril pasado, y que Canal 7 emitió –casi sin que nadie se enterara– en la madrugada del domingo pasado. La tecnología, por suerte, lo mantiene programado a toda hora: el especial se puede ver ingresando a www.tvpublica.com.ar/articulo/homenaje-a-eduardo-galeano/

La muerte del autor de Las venas abiertas de América Latina y Memoria del fuego provocó que su vida y su obra fueran objeto de merecidos homenajes, misceláneas y despedidas aquí y allá. La voz de los desplazados, la que teorizó popularmente la identidad latinoamericana concebida como el resultado de una larga historia de despojos, encontró en Galeano a su más lúcido intérprete. El programa que conduce Osvaldo Quiroga no fue original por haber pensado en dedicarle su último envío a uno de los más destacados escritores de estas pampas rioplatenses, sino por haber hecho lo que nadie: viajar con el dolor a cuesta a Montevideo para reflejar las sensaciones de quienes fueron a despedir al escritor al Palacio Legislativo el mismo día de conocida su partida. En el especial se intercalan pensamientos y reflexiones de Galeano sobre la vida, la escritura, la región, sus obras, el fútbol y su tierra natal, con las palabras cálidas y sentidas de figuras del ámbito de la cultura y la política del otro lado del río.

“Galeano le puso poesía a la historiografía, y a los datos, poesía. Es un poeta de la historia, o un historiador poeta. Llámeselo como se quiera. No me canso de repetir que Galeano sintetiza esa vieja discusión sobre si el arte es contenido o forma, o es contenido y forma “, afirma Pepe Mujica, el ex presidente de Uruguay, con su habitual bonhomía campechana, en la extensa entrevista que Otra trama dosifica a lo largo del emotivo especial. En medio de la tristeza por la muerte, en una de las salas contiguas a donde los restos del autor de Los días de los días eran velados, las palabras acerca de la figura de Galeano se entrelazan con el recuerdo cálido de quienes lo conocieron de cerca y lo admiran con la misma intensidad con la que lo hacen cientos de lectores, a quienes cautivó con su prosa y reconoció con su compromiso. Si, como había acuñado Galeano de su maestro Juan Carlos Onetti, “las únicas palabras que merecen existir son las mejores que el silencio”, en el especial ningún testimonio parece ser suficiente para captar la vida y obra del uruguayo que es tan rioplatense como andino, tan caribeño como trasandino.

“Siguiendo la técnica de Galeano, voy a hacer algo de alquimia y voy a transformar la tristeza en recuerdo, en memoria. Que no va a ser memoria del fuego sino memoria del juego de vivir, de imaginar, del juego de luchar por causas justas, del juego de tener el ojo crítico siempre abierto, que era una característica muy particular de Eduardo”, cuenta Daniel Viglietti, amigo íntimo del escritor. Entre narraciones en su propia voz de pensamientos y pasajes de alguno de sus textos, antiguas entrevistas que Quiroga le realizó, imágenes de diferentes rincones de su amada Montevideo, y la cálida y sencilla despedida durante su funeral, Galeano es homenajeado en Otra trama desde el espíritu “sentipensante” con el que tanto se identificaba. “Eduardo hacía un trabajo finísimo de las palabras, de las frases, las conjugaciones de la síntesis. Sus textos son breves y concisos, dejan siempre la sensación de que te contó algo y no sobra ni un punto ni una coma. Eso es ejercicio, trabajo, talento y un olfato impresionante para captar las historias”, reconoce el escritor y dramaturgo Mauricio Rosencof, que durante trece años compartió la cárcel con Mujica. Algunas de las palabras y abrazos voladores que se fundieron en un especial al que no le vendría mal volver a emitirse por la TV abierta.

Compartir: 

Twitter
 

En el especial aparecen reflexiones de Galeano sobre la vida, la escritura, la región y el fútbol.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.