espectaculos

Martes, 5 de julio de 2016

TELEVISION › EL RATING Y LOS RELATOS EN LA NOCHE DEL DOMINGO

Batalla televisiva y cultural

En un nuevo round de la pelea político-mediática, se impuso el “entretenimiento” encarnado por Susana Giménez. Pero los números de C5N con la entrevista a Cristina Fernández –midió 7,7 puntos, con un pico de 8,5– fueron superlativos para un canal de cable.

 Por Emanuel Respighi

Hacía mucho tiempo que la televisión argentina no vivía una noche como la del domingo pasado, en la que el control remoto dio muestra de por qué es uno de los mejores inventos electrónicos de la historia, justificando su razón de ser. La competencia televisiva se había anunciado con bombos y platillos, entre regresos televisivos (Susana Giménez en Telefe y Jorge Lanata en El Trece) y entrevistas exclusivas de actualidad que calentaban la pantalla (Cristina Fernández de Kirchner en C5N y Leo Fariña en América). Cada emisora había planificado en detalle su estrategia de programación, con adelantamiento de los horarios en los que habitualmente se emiten algunos ciclos y la capacidad de improvisar sobre la marcha en otros, en función de lo que la competencia hacía. La batalla cultural, la puja por adueñarse de la audiencia y del relato en la pantalla chica, tuvo en la noche del domingo las más clara prueba de que la comunicación política es hoy tan o más importante que la política misma.

En un tiempo en el que buena parte de la comunicación política se estudia ya no en función de la penetración positiva de lo que se quiera transmitir, sino en relación al rating, muchos hablarán de ganadores y de perdedores con la plantilla en mano. Un absurdo tan grande como los que suelen confundir rating con votos. Cada elección es demostrativa de que la audiencia televisiva no distingue valoraciones positivas ni negativas. Sin embargo, nunca está de más repasar cómo se comportó la audiencia con una oferta tan atractiva en términos políticos y artísticos. De hecho, el encendido televisivo del domingo entre las 21 y las 24 alcanzó un share de 73 puntos, corroborando que la pantalla chica cada vez más reduce su atractivo a los acontecimientos de actualidad “en vivo” o a los grandes eventos.

Esta vez hubo un nuevo round en la pelea político-mediática. El anuncio de que la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner le iba a conceder una entrevista exclusiva a Roberto Navarro en Economía política, por C5N, movió el tablero. En medio de la avanzada judicial en su contra, la ex presidenta iba a dar por primera vez desde que dejó su cargo una entrevista mano a mano. Apenas se conoció la información a través de las redes sociales, comenzaron las especulaciones sobre si Fernández de Kirchner iba a ir al estudio de C5N, si la entrevista era grabada, o en vivo pero por teléfono. Esa duda incrementó la expectativa durante todo el fin de semana, hasta que a las 21:31 finalmente se descubrió que el reportaje iba a ser vía telefónica. La entrevista, que duró hasta que, a los 52 minutos, la ex presidenta le dijo “No more” a Navarro, midió 7,7 puntos de rating, con un pico de 8,5.

La audiencia de Economía política resultó superlativa, teniendo en cuenta la competencia y que C5N es una señal que se emite por la TV por cable. De hecho, mientras duró la entrevista, Economía política le ganó por casi dos puntos a La cornisa, el programa de Amérca que había adelantado su comienzo para las 21 (su horario habitual es el de las 22). El ciclo de Luis Majul había comenzado superando a Economía política (a las 21:20 se imponía 9,1 contra 6,8 de C5N). Sin embargo, desde que Fernández de Kirchner saludó a Navarro, la tendencia se revirtió y el ciclo de Navarro fue incrementando la audiencia minuto a minuto: 7,8 a las 21:33; 7,8 a las 21:41; 7,9 a las 21:47; 8 a las 21:50; 8,3 a las 21:56; y 8,5 a las 21:58, momento en el que alcanzó el pico máximo de rating. En ese tiempo, la entrevista a Fariña en La cornisa fue bajando en audiencia hasta establecerse cerca de los 6 puntos. En ese lapso, el periodístico de C5N en el cable alcanzaba más audiencia que América, Canal 9 y la TV Pública.

Como un juego aceitado de contra programación, el comienzo de la entrevista a la ex presidenta en C5N (que en Twitter fue trending topic mundial) se dio justo al mismo tiempo en que Jorge Lanata regresaba con la quinta temporada de Periodismo para todos a la pantalla de El Trece. Si bien el periodista había anunciado el año pasado que no iba a continuar con el ciclo periodístico, el fracaso como animador en El argentino más inteligente –más la actualidad política y el hecho de que el conductor tiene un contrato vigente hasta fin de año con El Trece– hizo que las autoridades del canal replantearan su estrategia. El regreso de PPT –con las incorporaciones a su habitual staff de Ernesto Tenembaum, Romina Manguel y Maxi Montenegro– contó con un informe sobre las supuestas irregularidades de “Scholas occurentes” y un audio del detenido por el Triple Crimen Ibar Pérez Corradi. El ciclo estrella del Grupo Clarín promedió 18 puntos, el debut más bajo de las últimas cuatro temporadas.

Los datos suministrados por Ibope indican que, en términos de audiencia, el granador de la noche del domingo fue el entretenimiento. Más específicamente Susana Giménez, que con su habitual frivolidad supo atraer al público entre tanto programa periodístico caliente. El debut de una nueva temporada de la diva promedio 24, 5 puntos, en las dos horas y media que duró el envío. Programado para las 22, Susana Giménez fue paulatinamente quitándole audiencia a PPT, Economía política y La cornisa, subiendo de los poco más de 15 puntos que le dejó el resumen de Moisés y los 10 mandamientos hasta alcanzar un pico de 28, 7 puntos en el momento en que charlaba con “la abuela”, el personaje interpretado por Antonio Gasalla. Susana recibió en su living a Guilherme Winter y Sergio Marone, los protagonistas brasileños de Moisés..., y a las principales figuras de la emisora, encabezadas por Griselda Siciliani.

El contenido pasatista y liviano que signa al programa de la diva, sin embargo, contó con una defensa de la conductora al “presidente Mau” (como lo suele llamar), afirmando al pasar que tiene fe de que las cosas van a mejorar y que no se le puede pedir a Macri tanto a seis meses de haber asumido. Su amistad con el presidente, incluso, llevó a que en el momento en que Soledad Pastorutti cantaba el himno nacional por el aniversario del bicentenario de la independencia, entre las imágenes de artistas populares de todos los tiempos que pasaban por la pantalla gigante, como Jorge Luis Borges, Diego Maradona, Juan Manuel Fangio, Tita Merello, Atahualpa Yupanqui y el Papa, se colara el rostro de Mauricio Macri. Como en la canción infantil Antón Pirulero, en la TV también cada cual atiende su juego.

Compartir: 

Twitter
 

Susana Giménez, con su frivolidad, supo atraer al público entre tanto programa periodístico caliente.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.