espectaculos

Domingo, 1 de octubre de 2006

TELEVISION › LA ARGENTINA DE PERON

La memoria sin paz del General, en su mes aniversario

A partir de hoy, la señal de cable Infinito emitirá cuatro programas especiales dedicados a examinar la herencia más controvertida de Perón.

 Por Oscar Ranzani

El 17 de octubre de 1945 la historia tomó de la mano a Juan Domingo Perón. Desde entonces, su figura fue la más influyente de la historia política argentina y, en el mes peronista por antonomasia, la señal Infinito emitirá a partir de hoy cuatro programas especiales agrupados bajo el título La Argentina de Perón, que ponen el foco en algunas de las facetas más controvertidas de su herencia política. Proyecto Huemul se exhibirá esta noche a las 21 (con repetición mañana a las 22). Los otros tres documentales cuentan con la producción integral del periodista Román Lejtman: Nazis en Argentina (domingo 8 a las 21 y lunes 9 a las 22), Las manos de Perón (domingo 15 a las 21 y lunes 16 a las 22) y La memoria ultrajada (domingo 22 a las 21 y lunes 23 a las 22).

Proyecto Huemul traza el retrato del enigmático científico austríaco Ronald Ritcher, que convenció a Perón de que la Argentina podía estar a la vanguardia en materia atómica: en 1948 le prometió que era capaz de desarrollar la reacción de fusión nuclear controlada, un experimento que, si bien no tenía el objetivo de desarrollar una política nuclear agresiva, puso en vilo a las potencias por los problemas económicos que podía ocasionarles, teniendo en cuenta que ningún laboratorio del mundo había alcanzado aún ese objetivo, que colocaría a la Argentina en la primera línea de las investigaciones atómicas. Sin embargo, Ritcher no paraba de sorprender a los científicos locales que dudaron –desde un principio– de la veracidad del proyecto e incluso de su cordura. Después de años de inversión y de la creación de un centro de estudio en la Isla Huemul, cerca de Bariloche, el anuncio terminó siendo un fiasco y Ritcher terminó bajo la lupa de una comisión investigadora que congeló su “proyecto”. Un año y medio después del anuncio, el gobierno abortó el objetivo en noviembre de 1952, pero Ritcher nunca fue juzgado por su fraude.

Nazis en Argentina cuenta con testimonios de Uki Goñi y Jorge Camarasa, periodistas que estudiaron en profundidad el tema de la llegada de los criminales del Tercer Reich a la Argentina durante el primer gobierno de Perón. El documental pone el acento en la llegada del “Dr. Muerte” Josef Mengele, conocido por las atrocidades que cometió con los prisioneros judíos en los campos de concentración; el oficial nazi Adolf Eichmann, organizador de la deportación de los judíos europeos a los campos de exterminio, y de Erich Priebke, responsable de la masacre de las Fosas Ardeatinas, en Italia. El documental traza la hipótesis de que estos genocidas llegaron a la Argentina con la complicidad del Vaticano y que Perón no los trajo, pero les dio protección. Si bien las opiniones de expertos en el tema y de historiadores se sostienen con argumentos muy sólidos, el documental es muy ambicioso en la catarata de interrogantes que se formula, dejando más de uno sin respuesta.

Las manos de Perón es una profunda investigación periodística sobre el caso que conmovió al país en 1987, debido a la mutilación que sufrió el cadáver del presidente argentino, tras la profanación en el cementerio de la Chacarita. El especial pone en evidencia la trama de complicidades y encubrimientos alrededor del caso y los misterios que encierra: desde las muertes misteriosas de testigos –incluyendo la del sereno que había estado a cargo del cuidado de la bóveda de Perón y que murió dos meses antes de la profanación– hasta la del primer juez que investigó en la causa. El documental detalla con rigurosidad las distintas hipótesis que se barajaron en su momento: desde un grupo desconocido de supuestos delincuentes expertos que les exigían a tres políticos argentinos un rescate de ocho millones de dólares hasta la que indicaba que habían mutilado las manos de Perón por una supuesta cuenta que el presidente tendría en Suiza y a la que sólo podría accederse a través de las huellas digitales, algo que posteriormente fue desmentido.

El último especial que emitirá Infinito, La memoria ultrajada, focaliza a su vez en las macabras maniobras que sufrió el cadáver de Eva Perón. Después del golpe de Estado de 1955, el cuerpo embalsamado de Evita, que descansaba en la CGT, fue motivo de discusión con dos posturas diferentes por parte de los militares que usurparon el poder: mientras que la Marina quería destruir el cadáver con ácido, quemarlo y arrojar las cenizas al mar, el Ejército prefería enterrarlo en un lugar secreto, lejos de la admiración que Evita seguía generando después de su muerte. El documental avanza con datos aún más escalofriantes cuando destaca que el coronel encargado de cuidar el cuerpo en la CGT abusó sexualmente del cadáver de Evita. Luego, se dio la orden de sacar el cuerpo del país y enviarlo a Milán con la identidad falseada.

Años más tarde, el gobierno de facto de Lanusse puso en marcha el “operativo devolución” y en la Municipalidad de Milán se realizaron trámites para que el cuerpo tuviera un nuevo destino: España, donde estaba exiliado el general Perón. El 3 de septiembre de 1971 el cortejo llegó a Madrid y Perón recibió en su residencia el cuerpo de Evita, sobre el cual –según afirma el especial– López Rega realizaba ritos esotéricos. Cuando Perón regresó a la Argentina en 1972, no trajo el cadáver de Evita y, después de su muerte, Montoneros secuestró el cuerpo de Aramburu hasta que el de Eva regresara al país. Entonces, Isabel y López Rega decidieron repatriar el cuerpo, que regresó al país 22 años después de la muerte de la “Abanderada de los Humildes”.

Compartir: 

Twitter
 

Desde el Proyecto Huemul hasta Nazis en Argentina, pasando por el robo de sus manos: Perón al desnudo.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.