espectaculos

Sábado, 21 de octubre de 2006

TELEVISION › PREMIOS MTV LATINO

La venganza del imperio latino

Los grupos mexicanos Maná y Panda fueron los más premiados en la gala de los MTV Latino, que se entregaron por primera vez fuera de Miami esta vez en Ciudad de México, promoviendo discursos sobre la “latinidad” vengada en muchos de los ganadores y presentadores de estatuillas. Pero el inglés Robbie Williams se robó el show con armas poco sutiles: se bajó el pantalón y mostró la cola en medio de su actuación que incluyó los temas “Rudebox” y “Rock Dj”. Poco después se besó ostentosamente con una fan de la primera fila. Entre los que más ganaron, Panda estuvo en lo más alto del ranking, con tres premios: a Mejor Grupo, Artista Pop y Revelación. Mientras que la delegación argentina volvió con poco: apenas un reconocimiento como Mejor Artista Sur para Gustavo Cerati y sendos premios para el cantante Axel (Revelación Sur) y Charlie 3 (Mejor Artista Independiente).

Mientras que los mexicanos de Maná se llevaron los premios a Mejor Video para Labios compartidos, Mejor Artista Rock y el que mereció el aplauso de pie bien hollywoodense a La Leyenda (en mérito a su trayectoria artística), Shakira ganó por Mejor Canción del Año por Las caderas no mienten. El resto, al menos para los argentinos –como ironizó en su show personal Pettinato–, tuvo pocas caras familiares, empezando por él mismo para el resto de Latinoamérica y por la conductora Ana de la Reguera (actriz de Nacho libre), eso sí, acompañada por los integrantes de la banda Molotov. La más nominada, la mexicana Julieta Venegas, apenas se llevó un premio como Mejor Solista o Intérprete.

Pero en sintonía con el cambio de perfil del canal hacia señal de realities y series juveniles, gran parte de la entrega se dedicó a solos de comedia como el de Roberto Pettinato (en alusión al muro construido por los yankies en la frontera mexicana, que sería –según dijo– para que los obesos estadounidenses no se cayeran encima de México), a los shows de Shakira, Nelly Furtado en dúo con Residente de Calle 13 y Miranda!, pulcramente vestidos como para una fiesta de 15, pero no a las pocas y predecibles estatuillas que se entregaron en vivo (algunas se reservaron para la previa, situada en la rebautizada alfombra verde). Sobraron comentarios sobre la efervescencia latinoamericana que se estaría congregando allí en el Palacio de los Deportes, en discursos como el del actor Diego Luna: “Finalmente, MTV entendió que Miami no es Latinoamérica. Qué bueno que vinieron a darse un baño de pueblo”. Estrellas exhibicionistas, bien lookeadas y recibidas con palmadas en la rebelde alfombra verde (en reemplazo de la roja standard), celebraron la supuesta latinidad reencontrada recomendando tomarse desde el Norte un “charter brincamuros” (Luna dixit) o sosteniendo que en los Estados Unidos “hay cada taradazo” (en la referencia de los Molotov). “¿No se dieron cuenta de que el gag de poner a un tipo vestido de piñata para que le pegue Johnnny Knoxville (del programa de MTV Jackass) es una burla denigrante para la cultura mexicana? ¿También les pareció divertido la gorda sin dientes que subió al escenario y tomaba chupitos al principio del programa? A mí no”, contrapuso el crítico Mariano Lago en su weblog.

Miranda!, que no ganó ninguno de los premios, envió a cambio un saludo televisado y pidió un aplauso por la recuperación de Gabriel Ruiz Díaz, el bajista de Catupecu Machu. En suma, la delegación 2006 fue menos ostentosa que otras que contaron con la despechada Luciana Salazar (con cubrepezones de MTV, junto al RRPP Gaby Alvarez) o con las puteadas compulsivas de Florencia de la V entregando un premio junto a Gastón Pauls. Esta vez, la exhibición más osada fue la de Pampita besando en escena a su novio Benjamín Vicuña. Nada, entre lo escandaloso, compitió con el erotómano Robbie mostrando la cola o advirtiendo que le gustaría poner su Lengua (la estatuilla con esa forma) a Mejor Artista Pop Internacional en “el clítoris de las chicas”, jadeantes, de la tribuna. Eufóricos, quedaron el cantante portorriqueño de reaggaetón Daddy Yankee, que ganó el premio al Mejor Artista del Año y se lo dedicó a los pobres que con su lucha podrán ganarse el Universo, y la banda chilena Kudai, que se llevó la Lengua al Mejor Artista Pop. El impactante Calle 13, a cargo de un duelo en vivo junto a Nelly Furtado cargado de sensualidad, se llevó la de Mejor Promesa. Shakira, de inusual vestido y peinado de gala, se emocionó por su canción ganadora, porque “poder nombrar a esa ciudad que quiero mucho y que es Barranquilla en esta canción que ha dado vuelta al mundo me ha hecho muy feliz”. Y así se fueron retirando los menos favorecidos Venegas, Belinda, pero sobre todo el grupo mexicano Belanova, que apuntaba a ser el gran ganador de la jornada, y el más popular, y se fue sin nada. Ganadores y vencidos, hablados en castellano, iban saliendo en fila del recinto hacia el mundo real.

Compartir: 

Twitter
 

La fiesta en el DF fue para los mexicanos Maná y Panda. No hubo festejos argentinos.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.