espectaculos

Lunes, 30 de octubre de 2006

TELEVISION › LA LLEGADA DEL NUEVO DECODIFICADOR DVR

La panacea del teleadicto

El L-15, que desembarcará a partir del mes que viene en el sistema digital argentino, cambiará definitivamente la relación que une a los televidentes con la pantalla chica.

 Por Emanuel Respighi

Afirmar que el futuro llegó en materia televisiva es pecar, como mínimo, de ansioso: en los actuales tiempos digitales, nadie sabe a ciencia cierta en qué terminará el incesante avance tecnológico. Sin embargo, el desembarco en el país de la primera grabadora digital –conocida en el mundo entero como Digital Video Recorder o, simplemente, DVR– es lo más parecido a la construcción fantástica que tiempo atrás los televidentes hacían sobre el futuro televisivo mientras aguardaban el comienzo de su programa favorito. Es que el nuevo decodificador que DirecTV ofrecerá desde el mes próximo, a través del servicio DirecTV Plus, les permitirá a sus más de 450 mil abonados en Argentina acceder a la posibilidad de pausar programación en vivo, “saltear” avisos publicitarios y grabar alrededor de 100 horas de programación, entre otras funciones. Todo esto sin necesidad de recurrir a los viejos VHS ni a ningún otro tipo de aparato más que el mismo decodificador. Una herramienta que cambiará definitivamente la relación que une a los televidentes y la pantalla chica.

El L-15, el decodificador que tiene instalada la tecnología DVR, ya está siendo utilizado para tareas de pruebas en toda la región, con el fin de ponerlo a punto para comenzar a comercializar el servicio cuanto antes. Aunque el servicio DirecTV Plus es el mismo que a fines de 2005 se lanzó en México y Brasil, en este caso se trata de un decodificador de última tecnología. “La experiencia en ambos países latinoamericanos fue muy buena, una vez que se superó el momento lógico de transición que toda tecnología nueva requiere”, le explicó a Página/12 Alejandro Zunda Cornell, vicepresidente de ventas, marketing y programación de DirecTV Cono Sur.

El L-15 es un equipo que permite, por ejemplo, pausar la programación en vivo, ir al baño o hacerse un sandwich, y seguir viendo el programa desde el punto en que se lo dejó pausado. También da la posibilidad de grabar dos programas simultáneamente, que hasta ahora era imposible de hacer en el sistema satelital. DirecTV Plus permite a sus abonados grabar hasta 100 horas de programación, dependiendo de la calidad de imagen y sonido que se utilice. Además, el equipo posee una función de memoria de grabación predictiva, que graba automáticamente y sin necesidad de programar previamente programas, en función de las preferencias televisivas del usuario. A su vez, el decodificador tiene una prestación a través de la cual el abonado le “carga” pautas específicas de grabación al equipo. Por ejemplo: puede grabar todas las películas que se emitan de un mismo género, actor, director o temática. Si se es fanático de alguna serie, el decodificador graba todos los envíos del ciclo sin que el televidente tenga que estar pendiente de configurar el equipo cada vez que se emita un episodio.

“Es un servicio que una vez que se lo empieza a usar, sea esto una ventaja o una desventaja, genera adicción, dada las prestaciones que tiene y las comodidades que brinda”, confiesa el ejecutivo. De hecho, en Estados Unidos ya hay estudios que hablan sobre el “estrés” que provocan en los usuarios los sistemas de DVR como el TiVo, por ejemplo, cuando éstos se separan de su equipo. “Al que está muchas horas diarias fuera de su casa, le facilita la manera de ver TV”, apunta Zunda Cornell. Claro que DirecTV Plus tendrá un costo adicional –aún no definido– al abono básico por tratarse de un “servicio VIP”. Entre sus ventajas, el servicio además les ofrecerá a los suscriptores una línea telefónica de atención al cliente directa y exclusiva y un servicio técnico más rápido. Incluso, el mismo ejecutivo adelantó que “en un futuro de mediano plazo, el nuevo decodificador nos va a permitir ofrecer un servicio mejorado de Cartelera DirecTV, con la facilidad y el volumen de catálogo propio de una prestación de Video On Demand (VOD).”

Idolatrados por los televidentes, detestados por los anunciantes y las agencias de publicidad, los DVR modificarán hábitos y costumbres televisivas, tanto en la manera en que los espectadores se relacionan con la pantalla chica como en las formas en las que la publicidad deberá abrirse camino para, al menos, mantener intacta su eficacia. Los anunciantes temen que la masividad de los DVR marquen el final de la tanda comercial tal como se la conoce hoy en día, a partir del “salteo” de los mensajes publicitarios. “Hay un preconcepto equivocado respecto de esa función –dice Zunda Cornell–. El equipo no saltea la publicidad en vivo porque es imposible. El equipo lo único que permite es saltearlos ante una programación grabada, y siempre y cuando el programador emita lo que se llama los ‘Q tones’, que son tonos que se emiten para diferenciar programación artística de la tanda publicitaria.”

Estos “Q tones” identificatorios deben ser emitidos por los mismos canales cuando comienza la tanda comercial, para que el decodificador los detecte y permita al usuario, si éste lo requiere, “saltear” la publicidad hasta el comienzo de un nuevo bloque de programación. Por lo tanto, la temida y amada función depende de que las señales estén en condiciones de enviar esos tonos digitales junto a la programación. “Aún no todos los canales poseen la tecnología para enviar ese tono, ya que no es obligatorio hacerlo. Pero, en la región, la mayoría de las señales poseen esa tecnología”, cuenta el ejecutivo.

Compartir: 

Twitter
 

Con el nuevo “chiche” se podrá, por ejemplo, “saltear” los avisos publicitarios.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared