espectaculos

Domingo, 4 de febrero de 2007

TELEVISION › LUCIA NEWMAN

“CNN no se interesa por América latina”

Quien fue durante años corresponsal en Cuba de la cadena noticiosa estadounidense es ahora responsable de la oficina regional de Al Jazeera, el servicio informativo demonizado por la administración Bush.

 Por Emanuel Respighi

Nadie mejor que Lucía Newman para dar cuenta del estado actual de las cadenas de noticias internacionales, embarcadas en un silencioso, pero no por eso invisible, proceso de reordenamiento dentro del panorama político-informativo mundial, tras el 11-9 y el bombardeo de Afganistán e Irak por parte del gobierno estadounidense encabezado por George W. Bush Jr. Es que Newman decidió, a fines del año pasado, darle un cambio de rumbo a su carrera profesional: tras veinte años en la cadena CNN, la periodista pateó el tablero y se unió a las filas de Al Jazeera Internacional, el canal de noticias en inglés de la cadena de origen árabe. Un cambio para nada casual. “Es verdad que Al Jazeera –explica Newman– no tiene el prestigio de las grandes cadenas, que tiene muchos prejuicios, que te cierran algunas puertas, pero también es cierto que todo está por descubrirse. Estamos convencidos de que cuando la gente vea el canal, lo va a juzgar por lo que es y no por otra cosa: una alternativa informativa. Hoy en día, así como ya no se lee un solo diario, tampoco se debe ver una sola cadena informativa si se quiere estar informado.”

Como corresponsal en Buenos Aires de la cadena financiada por el Emir de Qatar, lanzado oficialmente para todo el mundo el 15 de diciembre pasado, Newman cuenta que en su decisión pesó tanto por aspectos personales como profesionales. “El trabajo en la CNN fue bueno, pero venía pensando en cambios de aire desde hace tiempo”, confiesa la periodista. “El problema era que la CNN no tenía intenciones de cambiarme de Cuba, donde era corresponsal, por razones que ahora salen a la luz. Tenía ganas de interesarme por América latina y CNN cada vez lo hacía menos y en forma menos amplia”, cuenta Newman en la entrevista con Página/12.

–¿Por qué cree que una cadena como CNN en Español, producida para la región, no está interesada en los acontecimientos latinoamericanos?

–Las noticias para las grandes cadenas de habla u origen inglés de hoy en día pasan por Medio Oriente. América latina, para las grandes cadenas, es la última chupada del mate. Y Al Jazeera prometía ser una cadena más amplia y más fresca, menos exclusivista.

–¿Y esa promesa inicial se plasmó en el trabajo cotidiano?

–Claro. En menos de un mes ya viajé por Argentina, Brasil, Bolivia, Venezuela, Cuba. No hemos parado. Al Jazeera tiene una sed por el continente insaciable. El canal se planteó como una conquista de América del mundo árabe desde la cadena.

–Resulta paradójico que en un mundo globalizado, el poder informativo televisivo lo ostente sólo una parte del mundo.

–Al Jazeera intenta romper ese cerco informativo. La óptica de los acontecimientos en occidente de Al Jazeera es diferente a la que nos acostumbraron. La cadena les imprime a sus coberturas una óptica que no está asociada ni digitada por una potencia. No tiene agenda política. Qatar es un país político, capitalista, pero que trata de ver las cosas sin tomar partido, en forma amplia. El conflicto con Uruguay por las papeleras les interesa poco a las grandes cadenas, a las que sólo les interesa América latina si pasa algo que roza a las potencias o si hay algún conflicto violento.

–Recién decía que Al Jazeera no tiene una agenda política. Parece el lugar ideal para trabajar para un periodista...

–Tengo libertad para trabajar. Al Jazeera no tiene la visión de que tal o cual gobierno es una amenaza para Washington y por eso se va a cubrir ese país. Ese es un problema de Estados Unidos y de las cadenas de Estados Unidos. Las cadenas no muestran realidades de los países, sino ópticas de Estados Unidos, Inglaterra y las grandes potencias. El valor de la información está dado, más que por el suceso, por el tamiz de si tal país o gobierno molesta o no al poder. Con esa visión sesgada, sólo Cuba, Bolivia y Venezuela conformarían “América latina” para las cadenas. CNN no me envió a Chile a cubrir la elección ni a la toma de posesión de Michelle Bachelet. No invirtió el dinero ni el tiempo que la noticia demandaba.

–¿Dudó a la hora de irse de CNN para aterrizar en una nueva cadena, y con la mala publicidad que Al Jazeera tenía en Occidente?

–Cuando supe que muchos colegas de CNN, NBC y otras cadenas estaban migrando hacia Al Jazeera, tuve prejuicios. Pero cuando me puse a averiguar, me di cuenta de que estaba equivocada. ¿Por qué, si no, tantos colegas prestigiosos se estaban cambiando de buque? Muchos necesitábamos un nuevo reto, ampliar la mirada. Había una insatisfacción generalizada, sea por razones periodísticas o de principios, con la cadena donde trabajábamos. Muchas cosas de las que se dicen de Al Jazeera son absurdas.

–¿Por ejemplo?

–Que se trata de una cadena que se lleva muy bien con Al Qaida y Bin Laden, cuando por el contrario, éste critica todo el tiempo a la cadena, e Israel es uno de los países de mayor audiencia de Al Jazeera. En Jerusalén sacaron la BBC y pusieron Al Jazeera. Por otra parte, en Irán nuestros corresponsales fueron expulsados.

–O sea que hay un gran desconocimiento de la cadena, pese a hablarse continuamente de ella.

–Ese desconocimiento no es casual: proviene de la desinformación que hace el gobierno de Estados Unidos de un tiempo a esta parte. No es desde siempre. Cuando nació Al Jazeera árabe, hace diez años, fue considerado por el gobierno de Bill Clinton como la mejor creación desde el surgimiento de la Coca Cola, y luego en el comienzo del gobierno de George Bush, como una “fuerza democratizadora”, la mejor de Oriente. ¿Qué cambió, entonces? El 11-9 y la guerra en Irak y Afganistán. Los periodistas árabes de la “fuerza democratizadora” mostraron los diferentes ángulos del conflicto. Donde sí hubo censura fue en las cadenas estadounidenses.

–Sumado a que, encima, los videos de Bin Laden salían por Al Jazeera.

–Pero es hasta lógico que Bin Laden le dé sus videos a Al Jazeera, ya que era la cadena árabe. Además, en ese momento, había un acuerdo de filiación entre CNN y Al Jazeera que estipulaba que el material que tuviera uno podía pasarlo el otro. ¿Cuál es la crítica que se le hace a Al Jazeera si todas las cadenas pasaron el video de Bin Laden? Es hipócrita decir que Al Jazeera era vocero de Al Qaida, cuando todos los demás canales también pasaron los mensajes.

Compartir: 

Twitter
 

“Al Jazeera tiene una sed por el continente insaciable”, afirma la periodista.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.