espectaculos

Sábado, 2 de julio de 2011

VIDEO › ¿CóMO SABER SI ES AMOR?, CON JACK NICHOLSON

Una comedia disfuncional

James L. Brooks, productor y coguionista de Los Simpson y responsable de Detrás de las noticias, propone una suerte de “neorrealismo hollywoodense”. Y transmite la sensación de que en cualquier momento el mundo puede tambalear.

 Por Horacio Bernades

“Síndrome de Palermo”, podría llamarse el que padece Reese Witherspoon en How Do You Know? A los 31 años, Lisa está pasada de edad para seguir jugando profesionalmente al softball. Hay una pequeña diferencia entre ella y el goleador xeneize, claro: mientras que aquél decidió, con cálculo y antelación, cuándo y por qué habría de retirarse del fútbol, a esta rubia neoyorquina el presidente de su equipo le comunica el retiro, de un día para otro y hasta con un poquitito de maldad. Razón de más para que la chica sienta que de golpe se quedó sin vida. De cómo reconstruye Lisa su vida (más la amorosa que la profesional, en verdad) trata la película que acaba de lanzarse en DVD y a la que un elenco de primera no le bastó para llegar a los cines. Escrita y dirigida por James L. Brooks (productor y coguionista de Los Simpson, escritor y director de La fuerza del cariño, Detrás de las noticias y Mejor... imposible), en How Do You Know? el corazón de Lisa se debate entre Owen Wilson y Paul Rudd, con Jack Nicholson como siniestro papá de éste. Sony Argentina acaba de ponerla en circulación, con el título ¿Cómo saber si es amor?

El propio punto de arranque de la película confirma a Mr. Brooks –tal como dejaban ver las penurias laborales de Albert Brooks y Holly Hunter en Detrás de las noticias, o las económicas y familiares de Helen Hunt en Mejor... imposible– como un solitario de lo que podría llamarse “comedia neorrealista hollywoodense”. Dinero, trabajo y neurosis (¡recordar el personaje de Nicholson en la segunda de aquellas películas!) parecerían los componentes de la santísima trinidad brooksiana. Ver si no los dos candidatos amorosos de la buena de Lisa, que durante toda la película da la impresión de no poder superar el desconcierto. Estrella del béisbol, Matty (Owen Wilson) es uno de esos narcisos que se tiran en el sillón, cerveza en mano, a mirar sus propios partidos. Cuando Lisa le cuenta lo que le pasó, apenas la oye. Lleno de plata (los beisbolistas estadounidenses ganan tanto como los jugadores de fútbol argentinos, por lo visto), el placard del tipo parece de Bloomingdale’s, listo para que cualquiera de las chicas que lo visitan con regularidad pueda ponerse lo que quiera, en caso de apuro.

En cuanto a George (Paul Rudd), el fisco acaba de iniciar una investigación por estafa en la corporación en la que trabaja. Razón suficiente para que su padre, que es también su jefe (Nicholson), no dude en ponerlo de patitas en la calle. ¿Una comedia romántica protagonizada por dos despedidos? Ni tan comedia ni tan romántica, en verdad: la amargura es lo que mejor transmite ¿Cómo saber si es amor? La sensación de que en cualquier momento el mundo puede tambalear. De hecho, la incertidumbre del título original es mucho más general, menos referida a la duda amorosa, que el que le pusieron aquí. Tan poco interesado parece Brooks en los rituales de enamoramiento que ni se molesta en darle una mínima verosimilitud al instante en que el chico conoce a la chica, resorte básico del género. Antes que como comedia romántica, la película funciona mejor como comedia disfuncional. En todos los terrenos: el laboral, el económico, el familiar, el de pareja y hasta el ético. Los propios protagonistas parecen entenderlo así: aunque el guión indique lo contrario, Witherspoon, Wilson y Rudd funcionan como si le hubieran declarado una huelga de brazos caídos al amor. Con lo cual la disfuncionalidad se vuelve dramática, también.

Compartir: 

Twitter
 

¿Cómo saber..? o el intento de reconstruir la vida.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.