espectaculos

Sábado, 2 de julio de 2011

VIDEO

Lanzamientos

8-Pase libre,

de B. y P. Farrelly. Con Owen Wilson, Jason Sudeikis y Richard Jenkins.

2011, 105 min. AVH.

La última de los hermanos Farrelly (los de Loco por Mary) es como una de Billy Wilder, pero a lo bestia. Pase libre habla de lo mismo que La comezón del séptimo año: cuando se le presenta la oportunidad de consumar sus más desaforadas fantasías sexuales, el marido estadounidense medio... no sabe qué hacer. En este caso no es un marido, sino dos, a los que sus esposas deciden darles una semana de recreo para hacer lo que quieran. Y lo que hacen es juntarse con otros pelandrunes a jugar al poker, mirar embobados a las chicas o masturbarse en el auto, a escondidas. Tratándose de los mismos directores que tuvieron la idea de enchastrar con semen el rubísimo pelo de Cameron Diaz, de más está decir que la escatología no es aquí una mala palabra.

7-Somewhere...

de Sofia Coppola. Con Stephen Dorff, Elle Fanning y Chris Pontius.

2010, 97 min. AVH.

Lo que puesto en palabras olería a cliché existencial (“las estrellas de cine viven en un mundo vacío”), en manos de Sofia Coppola deviene un delicado, ligeramente irónico trabajo de observación, no de “la” estrella, en general, sino de una tan concreta como lo eran Bill Murray y Scarlett Johansson en Perdidos en Tokio. Johnny Marco (Stephen Dorff) cultiva algo de sexo casual, se aburre en una habitación de hotel, da vueltas en su convertible, recibe SMS amenazantes, se somete a una sesión de maquillaje, contesta preguntas idiotas en conferencias de prensa... y se acuerda de que es papá de una chica de 11 años (maravillosa Elle Fanning), cuando su ex la deja a su cargo por unos días. Algo así como una antropología mínima de la celebrity.

7-Ajami,

de S. Copti y Y. Shani. Con Fouad Habash, Nisrine Rihan y E. Saba.

2009, 124 min. Transeuropa.

Nominada al Oscar al Mejor Film en Lengua No Inglesa y ganadora de la Cámara de Oro en Cannes 2009, Ajami es la primera película que dirigen juntos un israelí y un árabe musulmán. Algo no tan raro en el barrio de Ajami, en Jaffa, donde esas comunidades conviven entre sí y con árabes cristianos. Una convivencia, por lo que puede verse, no del todo pacífica. Entrelazadas en forma de espiral, las historias que se narran tienen en común la violencia, la muerte, la ley del ojo por ojo y el peso asfixiante del clan familiar. Narrada con la angustia de un plazo a punto de vencer, notablemente actuada y usando la forma del espiral como representación de la fatalidad, lo que suena a caprichito tarantiniano es el jazzeo (a) cronológico.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.