espectaculos

Sábado, 4 de septiembre de 2010

CINE

Un poco de comedia sanadora

Darín comenta que mucha gente le pregunta en la actualidad si está interpretando demasiados personajes perdedores. Y que entonces le viene el recuerdo “de la época en que me ofrecían personajes cancheros y ganadores”. Para el actor son etapas que se van dando. “Trato de escapar a la tendencia como puedo. No siempre es fácil. Pero básicamente agarro por los caminos que conozco.” Darín acaba de participar en Delirium argentinum, una comedia de Charly Kaimakamian, a la que define como “un delirio absoluto”. Y el 13 de septiembre comenzará el rodaje de Cuento chino, de Sebastián Borensztein, “una comedia de corte dramático pero que tiene un humor muy ácido y muy mordaz”. El actor señala que tomó el camino “de dos comedias, una al lado de la otra, porque me parece que está bien, me lo merezco, porque también es cierto que hago historias golpeadas y salgo cascoteado”. Y cita como ejemplo a Carancho, que fue “un trámite complejo, arduo, áspero. Todos salimos un poquito cascoteados de ahí, porque cuando las historias que tenés entre manos están muy cercanas o están pisando la raya de la realidad, en el día a día te encontrás con mucho dolor. Y dolor real, no ficticio. Y eso te hace sentir herido. Y ahora me estoy dando un bálsamo. Estoy tratando de lamer mis propias heridas”, confiesa.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.