espectaculos

Domingo, 27 de febrero de 2011

TEATRO › LOS SECRETOS DE LA DOCENCIA

Un mundo de actores

Alezzo y Laphitz forman actores desde el nivel inicial hasta el avanzado. Pero lo suyo no es enseñar, dicen, sino acompañar el proceso de descubrimiento de cada alumno, respetando sus tiempos y posibilidades.

–¿Se encuentran con gente que no tiene pasta para el escenario?

–No, todos pueden actuar –afirma Laphitz–. Cada uno tiene su dificultad, sus tiempos, lo que uno hace en un mes otro lo hace en tres y eso no quiere decir nada. Estamos trabajando con personas, aunque no hay que confundir al profesor de teatro con un psicólogo, porque las emociones afloran en la vida, viendo una película, o el noticiero, siempre está en juego, de alguna manera, la memoria emotiva. A mí dar clase es lo que más me apasiona de todo lo que hago. Porque no hay ingredientes para que te salga un pan del horno, sino muchos caminos, tantos como personas. Claro que hay cosas indiscutibles, como que un actor tiene que estar relajado, eso es básico. Pero, ¿qué le pasa cuando está relajado? No lo sabemos, porque a cada uno le pasa algo distinto, según la situación también.

Alezzo: –Si está relajado, el actor va a estar disponible para que los impulsos que nazcan de él puedan expresarse.

–Pero, ¿hay tal cosa como malos actores?

Alezzo: –Hay malos actores. Pero ahí existe otro problema, porque el criterio es fundamental en el trabajo. Hay actores que podrían ser mucho mejores si tuvieran un buen criterio. Pero están convencidos de que hay algunas formas que les son beneficiosas. Entonces depositan toda su atención en eso. Y ese criterio los lleva a hacer malos trabajos.

–¿Tienen la deformación profesional de registrar todo el tiempo cómo se expresa la gente, actores o no actores?

Laphitz: –Sí, la observación del comportamiento es inevitable.

A. A.: –Porque, aunque parezca obvio, las personas, absolutamente todas, son únicas. Por lo tanto, tienen una forma de expresarse tan personal, tan insólita, sus reacciones son tan extrañas que a uno a veces, como actor, no se le ocurrirían. Si lo pensamos un minuto, es realmente increíble cómo se expresa la gente, cómo reaccionan frente a las cosas. Entonces hay clichés: si se me da la noticia de la muerte de alguien, lloro. Sin embargo, a veces la gente llora pero en otras oportunidades se bloquea, y no llora nunca, o no hace absolutamente nada, se mueve como un robot. Lo interesante es la forma de reaccionar de las personas y cómo lo captan los grandes actores. Al Pacino, por ejemplo, es insólito en sus reacciones, no se repite en sus trabajos. O Brando, lo que era. Esa captación de la realidad de esa persona, en ese momento, de eso se trata.

L. L.: –Y cuando un mismo hecho se repite, la respuesta no es la misma, depende de las circunstancias. Te puede pasar lo mismo y das otra respuesta. Entonces ¿qué se puede enseñar?, ¿cómo se puede decir esto es así, de una sola manera?

–¿Será este deslumbramiento por la expresión de la gente lo que lleva a algunos directores a trabajar con actores no profesionales?

A. A.: –Eso se hace más en cine. Y surgió del cine italiano, con De Sica, que fue el primero en introducir personas que no eran actores, pero resulta que De Sicca era un gran actor. Y un gran actor dirige a un actor. Sabe qué indicarle. En teatro eso es muy difícil: se repite cada noche la función, hay que mantener la voz y el cuerpo, sólo un profesional puede hacer ese trabajo. Y en el cine también: Brando aconsejaba a sus colegas que siempre preguntaran cómo iba el plano. Si era un primer plano, importaban los ojos, la mirada; si era largo, tenía posibilidad de desplegar un trabajo más complejo y, si era corto, elegía jugarse a una reacción principal.

–Entre los de acá, elogió a Darín más de una vez, ¿lo ha convocado para algún proyecto?

–Sí, es un gran actor, pero no se dio trabajar juntos, estuvimos por hacerlo alguna vez pero no coincidían las agendas. Darín es un muy buen actor porque se le cree todo, tiene frescura para trabajar y haga lo que haga, aunque su personaje pase por las situaciones más insólitas, siempre está convincente.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.