espectaculos

Domingo, 23 de julio de 2006

CHICOS

Un galán que es una bestia

Silvestre, ex galán de telenovelas y cantante, es desde hace unos años un avezado actor de obras infantiles que actualmente coprotagoniza junto a Verónica Vieyra, su pareja, la obra La Bella y la Bestia (enamorados), y entrega aquí algunas claves de cómo hacer rendir el espectáculo en vacaciones. La curiosa conclusión de Silvestre dicta que hay que volver al pasado: el hecho de que no haya nada nuevo bajo el sol exigiría un continuo reciclaje. “Con mi mujer –dice– siempre hacemos un infantil por año, que adapta una versión original de un relato tradicional. Yo creo que el cuento clásico es un gancho: la gente prefiere ver eso; es más fácil de vender. Me di cuenta de que cuando empezamos a hacer clásicos, la afluencia de público era mayor.” Amigo personal de Cacho, del Teatro Concert, Silvestre la rema en la calle Corrientes con su versión optimista de un romance imposible. Cuando mira a su alrededor, concluye que en vacaciones hay “demasiadas opciones: muchos shows y pocas obras; se presenta mucho más el show televisivo que obras de teatro. Se apuesta a eso. Y yo no siento que pueda encajar en ese rubro tan comercial. Pero lo lindo del público infantil es que viene a verte entre cinco y siete veces a ver la obra”.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.