espectaculos

Viernes, 29 de agosto de 2014

MUSICA › LAS MULTIPLES ACTIVIDADES DE UN ARTISTA INQUIETO

Entre fotos, vinos, ensayos y Piñón Fijo

Pedro Aznar es fotógrafo.

Alumno de Diego Ortiz Mugica, hasta el 3 de agosto pasado expuso en el Centro Cultural Recoleta, durante casi dos meses, veintidós obras, la mayoría de ellas en blanco y negro, bajo el título de Tú eres eso (en sánscrito: “Tat tvam asi”, que expresa la relación entre el individuo y el Absoluto).

Pedro Aznar hace vinos.

Acaba de inaugurar viñedo propio en Valle de Uco, Mendoza, y le canta a la cronista: “El vino es saluuud, el vino es la fuente de la juventuuud..., pero hay que beber con moderación”, reclama. Tiene como socio al enólogo Marcelo Pelleriti (45): “Hace dos años, en uno de mis conciertos en Mendoza, unos amigos que tenían un restaurante hacían degustaciones y charlas con sommeliers; les pregunté cuál bodega era piola para ir a comer y me dijeron: ‘Andá a conocer a Marcelo, quien también es músico; van a pegar onda enseguida’”. Lo primero que le confesó Pelleriti a Aznar fue su fanatismo por Seru Giran (“¡Me dijo que tenía un poster frente a su cama!”); luego le propuso que inventara un blend, y prometió regalarle una barrica con el resultado. “Mi cepa favorita es el malbec, seguido por el cabernet franc y el syrah”, cuenta el músico. “Pero no sabía mucho; fue un juego creativo. Le dije a Marcelo: ‘Esa barrica que me regalaste, hagámosla disponible a la gente; embotellemos’. Y con ese vino terminamos ganando 99 puntos sobre 100 de un crítico norteamericano (sonríe). La flamante marca es Abremundos, vinos ‘de alta gama’ (www.abremundos.net); y la vendimia de 2015 será su lanzamiento a full. Estamos construyendo una bodega y una sala de degustación preciosas, con una pequeña sala de conciertos y una sala de exposiciones para muestras de arte, todo vidriado con vista a Los Andes. Es un lugar soñado, con un pequeño laguito artificial, como para quedarse.”

Pedro Aznar escribe.

Después de dos libros de poesía (Pruebas de fuego y Dos pasajes a la noche), está terminando su nueva obra: “Es un ensayo sobre creatividad, en prosa. Recoge varias de mis historias, experiencias y anécdotas, pero no solamente eso: es también una elaboración acerca de cómo veo el proceso de creación. Es como una especie de bitácora de reflexión sobre el trabajo creativo”.

Y Pedro Aznar grabó con Piñón Fijo.

“Nos conocimos en 2011, cuando él me prestó, entre comillas, el teatro Coliseo, donde hacía temporada de vacaciones de invierno con dos funciones diarias. Y yo quería festejar mi cumpleaños ahí con un concierto, pero era casi imposible que Piñón, con toda su producción armada, accediera a darme una fecha... Lo hizo, a condición de que le dejara tocar el ‘Cumpleaños feliz’ con su saxo cloacal: un saxito chiquito, maravilloso, que es como un caño de desagüe con válvulas de plomería... ¡Terminamos cantando juntos ‘Nene, dejá el chupete’ y ‘Mientes’! –él hacía la batería con la boca–; ¡yo bailé el ‘Chu Chu Ua’! La gente se cayó de espaldas, no lo podía creer (risas). Y hace un par de meses grabamos juntos ‘Vos vieras, vieras tú’ y ‘Agüita’, compuestos por los dos, y filmamos el video en el estudio de Piñón. Todo lo que se recaude –se vende en formato digital– es a beneficio del Centro de Atención Integral del Paciente Oncológico del Hospital Garrahan.”

Y Pedro Aznar –sí, sí– pudo ver a Piñón Fijo sin maquillaje. Cuando se le pregunta, lo describe como... “cordobés”: “En realidad, este hombre puede salir a pasear por cualquier lado y nadie lo reconoce. Se lo envidio. Es fantástico este Clark Kent”.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • Entre fotos, vinos, ensayos y Piñón Fijo
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.