espectaculos

Viernes, 1 de septiembre de 2006

OPINION

Al término de... la paciencia

 Por Eduardo Fabregat

Un día de estos, algún productor con inquietudes se animará a un programa de concursos tipo ¿Qué sabe usted de la TV?. No con preguntas históricas, sino con un desafío que se vuelve más y más atractivo, que es el de tratar de predecir qué sucederá en la telenovela de los programadores. El miércoles por la noche, Telefé escribió un nuevo episodio de la guerra por el minuto a minuto, estirando sus tiempos –tal como viene estirando la trama de Montecristo, pletórica en estos días de raccontos inútiles– para pisar el comienzo de Amas de casa desesperadas. Al finalizar Casados con hijos, bien pasadas las 23, el canal de las pelotitas mandó un compilado de escenas que duró sus buenos dos minutos (incluyendo todo el encuentro entre Santiago Díaz Herrera y sus traidores), la apertura del programa y una tanda de 5 o 6 minutos, lo que le permitió “aguantar” el arranque real de Montecristo hasta que empezara el programa del 13. Con ello consiguió chuparse el encendido, que a las 23.40 cantó 21,3 puntos para el 13 (terminaría promediando 25,5) y 35,8 para la novela de Telefé (34,8), que ganó ampliamente el duelo y entró al top five de los programas más vistos del año.

Y si de “top five” se trata, la furia de Mario Pergolini también ranqueó alto. Aunque el trío de CQC arrancó su programa viendo Montecristo en la sala de control y entre bromas, ayer Cuál es? sirvió de amplificador para la bronca del conductor: “Me da por las pelotas salir a las doce y pico, me parece una falta de respeto. Que se vayan a cagar, no hay que hacer más televisión”, dijo, para después recomendar a los oyentes que presenten sus quejas a los gerentes de programación de ambos canales, “responsables del desconche que hay”. Desconche es una palabra bastante apropiada para una TV 2006 en la que lo único seguro es la fórmula “al término de...”, los últimos noticieros aparecen cerca de la 1.30, el minuto a minuto se convierte en el altar principal y el televidente se resigna a ver lo que desea cuando a los estrategas detrás del escritorio se les antoja. ¿Da resultado? El miércoles por la noche, el 91,5 por ciento de los televisores encendidos se concentró en los canales líderes. La respuesta es clara.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • Al término de... la paciencia
    Por Eduardo Fabregat
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.