espectaculos

Lunes, 9 de noviembre de 2015

CULTURA

La Internacional digital

“Soy un hombre libre desde hace cinco meses”, bromea Robert Darnton, que fue director de la Biblioteca de la Universidad de Harvard hasta el pasado 1 de julio, cuando se jubiló. “La Biblioteca de Harvard tiene unos veinte millones de volúmenes, unos mil empleados de tiempo completo; es la más antigua en Norteamérica, fundada en 1638, y aún crece. Físicamente tiene 73 bibliotecas, pero la más grande está en el medio del campus de Harvard; simbólicamente es el corazón de la universidad y de hecho la universidad ha crecido alrededor de su biblioteca. Las bibliotecas se están adaptando al mundo digital –afirma el historiador–. Mi responsabilidad principal fue abrir esta biblioteca de Harvard al resto del mundo, porque estaba limitada a una pequeña elite, no se podía dejar ingresar a todos. Ahora podemos abrir la biblioteca al digitalizar los textos y que estén disponibles gratis. Hemos creado un nuevo tipo de biblioteca en Harvard, llamada la Biblioteca Digital Libre de América. Ahora tenemos 1600 bibliotecas norteamericanas que comparten sus colecciones digitales en un sistema que hace que sea gratis para todos. Es el comienzo de una biblioteca internacional. Eso es parte del futuro: las bibliotecas individuales que digitalizan sus colecciones y las hacen disponibles en todas partes gratis. Pero una de las principales complejidades es la Ley de Propiedad Intelectual.”

–¿Qué hay que hacer con esa ley? ¿Hay que modificarla?

–Sí. La Ley de Propiedad Intelectual comenzó en el mundo occidental en 1710, cuando fue aprobada por el parlamento inglés. La ley decía que había dos propósitos: avanzar la ciencia del conocimiento y asegurar a los escritores el producto de su trabajo durante un tiempo específico. ¿Cuáles eran esos tiempos en 1710? Catorce años, que podían ser renovados una vez, o sea un límite de 28 años. En Estados Unidos la primera ley de propiedad intelectual es de 1790 y la tomamos de Gran Bretaña. Creo que fue una ley muy buena. Como sabemos, hoy la Ley de Propiedad Intelectual es durante la vida del autor más 70 años. Eso es más de un siglo. La mayor parte de la literatura del siglo XX no está disponible. Muchos de estos libros no venden, aunque hay excepciones, por supuesto. Yo creo que la literatura del siglo XX debería estar disponible gratis. ¿Qué quiere el autor luego de que su libro ya no tiene una vida comercial? Uno quiere lectores. Entonces creo que el sistema de propiedad intelectual debería hacer posible que los autores tengan lectores a gran escala a través de la distribución electrónica gratis. Hemos creado una nueva organización llamada la Alianza de Autores y estamos tratando de movilizar a los escritores para que hagan circular sus obras gratis en Internet. Hay una forma legal para hacerlo: la licencia Creative Commons, que funciona muy bien. No soy ingenuo, no creo que el congreso de los Estados Unidos vaya a cambiar la Ley de Propiedad Intelectual. Quisiera que lo hiciera, pero no está haciendo mucho al respecto.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.