espectaculos

Martes, 8 de abril de 2008

ADEMáS DE HERZOG, DE PALMA, HANEKE, TODD HAYNES Y HONG SANG–SOO...

Un festival de descubrimientos

La programación del 10º Bafici se abre a lo enteramente ignorado o casi: la opción por primeras y segundas películas no se limita este año a la competencia internacional, sino que se extiende al cine argentino.

 Por Horacio Bernades

“En el universo de los festivales de cine, diez años es mayoría de edad”, asegura el crítico y realizador Sergio Wolf, que desde diciembre pasado es el nuevo director del Bafici. De ser así, hoy a la noche el festival porteño de cine cumplirá su rito de pasaje, en el recién recuperado Teatro 25 de Mayo, del barrio de Colegiales, y para un público de invitados especiales, cuando se lleve a cabo la ceremonia de apertura del 10º Bafici. El público general no deberá esperar mucho para empezar a disfrutar de una de sus citas anuales favoritas, ya que mañana, a las 10 y media de la mañana, se celebrará la primera función del festival. De ahí en más son más de setenta exhibiciones por día, hasta el domingo 20 de abril. Imposible verlas todas, pero quién convence de eso a los bulímicos espectadores del Bafici.

“Si ya viste a Tarantino, ahora vení a ver lo nuevo”, dicen con pertinencia los afiches de promoción que tapizan las paredes de la ciudad, invitando a que el público viva el festival como aventura. Pero no todo será pura novedad y así lo certifican nombres tan consagrados como los de Brian de Palma, Gus Van Sant, Werner Herzog, Abel Ferrara, Todd Haynes, Hou Hsiao Hsien, Michael Haneke, Hong Sang–soo, Paul Schrader, Manoel de Oliveira, Guy Maddin, Jia Zhangke, Béla Tarr, Naomi Kawase, Park Chan–wook, Miike Takashi y Carlos Reygadas. Todos ellos presentan sus últimas películas en la sección Trayectorias, que es la que el festival destina a los más famosos.

Por el lado argentino –al que la programación brinda, como es costumbre, atención preferencial– algo semejante puede decirse de ciertos nombres propios, como los de Albertina Carri y Andrés Di Tella (presentan La rabia y El país del diablo en las llamadas “Noches especiales”). Y también de Rafael Filippelli (estrenará La mirada febril, homenaje a los diez años del Bafici), Mariano Llinás (su opus de cuatro horas, Historias extraordinarias, compite en la Selección Oficial Argentina) y Celina Murga, cuya Una semana solos es una de las tres representantes locales en la Competencia Oficial Internacional.

Datos, fijas, pálpitos

De allí en más, es perfectamente comprobable que la programación del 10º Bafici se abre a lo enteramente ignorado o casi, como queriendo corroborar la idea que su director lanzó durante la presentación de la programación, referida a que “éste es un festival de descubrimientos”. El estímulo al descubrimiento se verifica en las propias muestras competitivas, donde la opción por las primeras y segundas películas no se limita este año a la dedicada al cine internacional, sino que se extiende a la ocupada por el cine argentino (ver recuadros).

Entre los incontables focos y retrospectivas (suman una veintena), convendrá saber que Ken Jacobs es, junto con Jonas Mekas, Warhol y Stan Brakhage, uno de los nombres mayores de la vanguardia estadounidense, cuya diferencia más visible con aquellos es (era) que es prácticamente desconocido por aquí. Algo parecido podría decirse sobre el cineasta militante Pablo Szir y su relación con pares más conocidos, como Raymundo Gleyzer y Juan Cedrón. Buena ocasión para conocerlo, entonces. Lo mismo que a Nicolas Klotz y Jacques Nolot, dos de los más interesantes cineastas franceses de última generación (aunque, en sentido estrictamente cronológico, ambos pertenezcan a generaciones bastante anteriores). O el israelí David Perlov, autor de unos diarios fílmicos (Yoman) que lo convierten, según el propio director del Bafici, en un alter ego, algo más serio, del genial Avi Mograbi.

Hacia Asia

Como de costumbre, será conveniente mirar hacia Asia. No sólo Asia Argento, que refulge en tres películas del festival (Go Go Tales, de Abel Ferrara; Boarding Gate, de Olivier Assayas, y Une vieille maîtresse, de Catherine Breillat), sino el continente del que toma el nombre. Por un lado, Koji Wakamatsu, uno de esos cineastas japoneses de los que nadie había oído hablar y que de repente descargan, en bloque, toda una vasta obra que equivale a todo un país cinematográfico. Combinando de modo inaudito el porno con el extremismo político, este veterano acaba de ser descubierto en la última edición del Festival de Berlín y ahora el Bafici presenta nada menos que dieciséis películas, desde una de las primeras hasta la última, filmada el año pasado. Será todo un festival aparte, tanto como la retro dedicada a Michael Powell y Emeric Pressburger (nueve títulos, incluyendo las sublimes Narciso negro y Las zapatillas rojas).

Pero hay que volver a Asia y de Asia viene también Masahiro Kobayashi, a quien el Bafici le dedica un foco de siete películas. Foco que permitirá presenciar el pasaje de una elegante forma de cinefilia, llena de referencias previas, al despojamiento hondo y austero de su último par de películas: Bashing y The Rebirth. Dentro de Asia, atención con Filipinas. Vuelve Raya Martin, una de las revelaciones del Bafici anterior (recordar Autohystoria y Un corto sobre el indio nacional), con dos novedades recién terminadas: Possible Lovers y Box Office: Next Attraction. Lo acompañan sus dos compatriotas más notorios, Bri-lhante Mendoza (presenta Tirador) y Lav Díaz, más conocido como El Hombre de las Nueve Horas. Eso es lo que duraba la anterior Evolution of a Filipino Family (vista unos años atrás en el Festival de Mar del Plata) y eso es lo que dura su nueva Death in the Land of the Encantos.

¿Visitantes? Cómo no: Corneliu Porumboiu (director de Bucarest 12:08), Lee Khang-sheng, el catalán José Luis Guerin, Lav Díaz, el mexicano Carlos Reygadas, el brasileño Eduardo Coutinho, el húngaro Béla Tarr, el revulsivo Wakamatsu, los franceses Klotz & Nolot... ¿Actividades paralelas? Qué sería del Bafici sin ellas. Habrá charlas, diálogos y master classes de todos los nombrados. Y una presentación en vivo de Benjamin Biolay. Sí, ése, el que alguna vez cantó a dúo con la Primera Dama. No, la de acá no, la de Francia.

Compartir: 

Twitter
 

The Mourning Forest, de Naomi Kawase, llega con el aval de su premio en Cannes.
SUBNOTAS
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.