futuro

Sábado, 16 de septiembre de 2006

ASTRONOMIA: EL VIERNES 22 SE VERA UN ECLIPSE PARCIAL EN CASI TODA ARGENTINA

Un mordisco en el Sol

 Por Mariano Ribas

La mañana del próximo viernes no será una mañana cualquiera. En realidad, para entonces el Sol no será un Sol cualquiera: bien tempranito, a poco de haber asomado sobre el horizonte, la estrella más cercana a la Tierra mostrará una inusual “mordida” en un borde. Y la responsable del truco no será otra que la Luna. Sí, habrá eclipse solar. Parcial, modesto, pero eclipse al fin. Y para Buenos Aires, y la mitad Sur del país, será el primero desde junio de 2001. Una larga pausa, sin dudas. El singular encuentro aparente entre los dos astros más notables del cielo se verá desde casi toda la Argentina, y especialmente bien desde las provincias del Norte. Aquí va la “guía del eclipse”.

EL ANILLO DE FUEGO

Los eclipses de Sol se producen cada vez que la Luna se interpone entre nuestra estrella y la Tierra. Y según las circunstancias (especialmente, la posición del observador y la distancia Tierra-Luna en ese momento) pueden ser totales, anulares o parciales. Y bien, resulta que el viernes por la mañana, la Tierra, la Luna y el Sol (400 veces más lejos) formarán una línea recta en el espacio. Por una cuestión de perspectiva y geometría astronómica, sólo aquellos observadores que, esta vez, estén ubicados a lo largo de una larga y fina franja geográfica –que apenas tocará el Nordeste de Sudamérica (puntualmente en las Guayanas y un pedacito de Brasil) y se extenderá hacia el océano Atlántico– podrán observar un eclipse anular de Sol. Un impresionante espectáculo natural que muchos astrónomos amateur suelen llamar “el anillo de fuego”: el disco negro de la Luna, dejando asomar, apenas, y a su alrededor, al Sol. Fuera de esa exclusiva franja de “anularidad”, el eclipse será parcial (en mayor o menor grado) en el Caribe, el oeste de Africa, la Antártida y casi toda Sudamérica. Argentina, incluida. Y eso, lógicamente, es lo que más nos importa.

EL ECLIPSE EN BUENOS AIRES

La magnitud del eclipse parcial de Sol variará significativamente a lo largo del territorio argentino. Por empezar, no se verá desde Tierra del Fuego y el sur de Santa Cruz. En realidad, esa zona marcará el límite de visibilidad del fenómeno. Y a partir de allí, y hacia el Norte, mayor será la porción de Sol tapada por la Luna.

En Buenos Aires y alrededores, puntualmente, todo comenzará a las 7.13 de la mañana, cuando el Sol estará apenas a 6 grados de altura sobre el horizonte del Este. En ese momento, la Luna “tocará” el borde Nordeste (lo que traducido sería “inferior izquierdo”) del disco solar. Y de ahí en más, irá avanzando lentamente, pero siempre tapando sólo la parte de “abajo” de la estrella. El momento principal –siempre para Buenos Aires– ocurrirá a las 7.55, cuando la Luna, como un fantasma negro apenas asomado, ocultará el 17% del diámetro del Sol (que por entonces, ya habrá ganado altura sobre el horizonte). Será un “mordisco” claramente apreciable. Y ahí nomás, empezará la retirada: el satélite de la Tierra continuará su marcha (o sea, su movimiento alrededor de nuestro planeta). Finalmente, a las 8.40 se “despegará” completamente del Sol. El show celeste habrá finalizado.

CRONOGRAMA FEDERAL

Veamos qué ocurrirá en otros lugares de la Argentina. Por una cuestión de perspectiva, el fenómeno será prácticamente inapreciable desde la Patagonia: en la ciudad de Comodoro Rivadavia, por ejemplo, la Luna sólo cubrirá el 3 por ciento del disco solar (a las 8.13). Y en Bariloche, el 6 por ciento (8.01). En la zona central del país, el eclipse será un poco más profundo: en la ciudad de Mendoza, llegará al 16 por ciento (7.45) y en Córdoba, al 19 por ciento (7.44). Finalmente, y como ya se dijo, las mejores vistas estarán reservadas a las provincias del Norte: en San Miguel de Tucumán, la Luna tapará el 25 por ciento del diámetro del Sol (7.35). Y en las capitales de Salta y Jujuy, un generoso 30 por ciento (hacia las 7.30 en ambos casos).

A MIRAR... CON CUIDADO

La observación del Sol en general, y de sus eclipses en particular, requiere de cuidados muy especiales. Por empezar, jamás hay que mirar con telescopios o largavistas sin los filtros especiales que utilizan los astrónomos profesionales y aficionados. Un descuido podría provocar daños irreparables en los ojos. Para observar un eclipse solar a simple vista, siempre está la opción “casera” de observar a través de máscaras de soldar, radiografías o películas fotográficas veladas. Pero ojo: sólo si se echan vistazos muy breves, de apenas segundos.

Esta guía astronómica de Futuro no estaría completa sin anunciar el siguiente eclipse de Sol visible desde Argentina. Vaya agendando: será el 11 de septiembre de 2007, a las 9 de la mañana. También será parcial, aunque mucho más profundo: en Buenos Aires, por ejemplo, la Luna tapará el 50% del Sol. Y en la Patagonia, un muy impresionante 70 por ciento. Flor de mordiscón. Pero eso será el año que viene. Mientras tanto, este viernes, a la hora del desayuno, a no perderse este nuevo encuentro celestial entre el Sol y la Luna. La maquinaria cósmica funcionando en vivo. Aceitada, precisa e infalible, como siempre.

Compartir: 

Twitter
 

 
FUTURO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.