futuro

Sábado, 13 de octubre de 2007

LIBROS Y PUBLICACIONES

 Por Federico Kukso


INNOVACION Y TRADICION
Historia de la tecnología moderna

David Edgerton
Crítica, 336 págs.

Cuando se convive mucho tiempo con alguien se suelen advertir ciertas cosas antes desapercibidas y se dejan pasar otras, a tal punto que uno puede llegar a no entrar al choque y problematizar así ciertas cuestiones en pos de un buen cohabitar. Si se mira con atención, es justamente lo que ocurre con la tecnología, una antigua compañera que rodea, condiciona y permite a la humanidad vivir de una manera y no de otra: como si se tratara de la quinta fuerza de la naturaleza, la dimensión tecnológica impulsa también su naturalización y borra sus pasos, como si los aparatos, gadgets y artilugios, que paradójicamente liberan y esclavizan a la vez al hombre moderno, hubieran estado allí desde siempre.

En un claro llamado de alerta, el inglés David Edgerton, uno de los más reconocidos historiadores de la ciencia y de la tecnología actuales, combate esta especie de imponderable y al hacerlo pone patas para arriba muchas de las creencias que campean el sentido común actual. Y aunque a su último libro, Innovación y tradición: historia de la tecnología moderna, no se lo puede tildar de biblia tecnofóbica, abunda sí en una crítica profunda a la arena del imaginario en el que se mueven los iPhones, Internet, los últimos celulares e Internet.

Por empezar, y sin ser ningún revolucionario, Edgerton considera que la tecnología no es tan buena como se la pinta. De hecho afirma que para comprender a la tecnología hay que separarla del frenesí de la novedad y la ilusión de futuro revelado. Si bien las tecnologías que rankean más alto suelen ser las que tienen un impacto mediático más fuerte, este investigador británico afirma que las tecnologías más significativas e importantes son las que duran, aquellas que aún persisten, tal vez invisibles, entre nosotros. Así planteado el asunto, el lápiz, el papel, el libro no tenían nada que envidiarles a las nuevas y diminutas camaritas fotográficas o a las supercomputadoras ultraveloces.

Rompiendo con la idea teleológica de que más tecnología implica más progreso y replanteando la historia de la tecnología en su conjunto, Edgerton propone en su libro (cuyo título original y tal vez más ilustrativo es The Shock of the Old: Technology and Global History since 1900) un enfoque histórico basado en el uso, echando así por tierra por ejemplo la noción de que las novedades tecnológicas nacionales determinan el éxito de un país. Es más: afirma que se debería prestar más atención a los inventos frustrados, pues superan en número a los que finalmente llegaron a flote. En paralelo, advierte que la mejor elección es dejar de pensar en “tecnología” y hablar más bien de “cosas”, aboliendo así las complicaciones de la abstracción.

“La nueva tecnología tiene un dominio sobre la imaginación del público que sobrepasa su relevancia”, subraya Edgerton como consejo a todo aquel que entra en una tienda y se deja obnubilar por los chiches tecnológicos... y sus precios.

Compartir: 

Twitter

 
FUTURO
 indice
  • Nota de tapa> Nota de tapa
    El gen altruísta
    Abejas que se inmolan en defensa de sus colmenas, hormigas estériles que cumplen todos los...
    Por Lee Alan Dugatkin
  • OPINION: LOS MEDIOS, LA ANTROPOLOGIA Y LA INVISIBILIDAD DE LOS INDIGENAS CHAQUEÑOS
    Narrar el hambre
    Por Grupo de antropologos de la Facultad de Filosofia y Letras (UBA)
  • LIBROS Y PUBLICACIONES
    Historia de la tecnología moderna
    Por Federico Kukso

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.