futuro

Sábado, 7 de enero de 2006

FINAL DE JUEGO › FINAL DEL JUEGO

Donde se cuentan algunos antecedentes de la teoría de la evolución

 Por Leonardo Moledo

–Bueno –dijo el Comisario Inspector–, es una gran suerte que en los Estados Unidos hayan fallado a favor de la teoría de la evolución, a pesar de estar gobernados por una bestia como Bush que no cree en Darwin. Pero ya que estamos, me gustaría contar los antecedentes remotos de aquello que Darwin llevó a su culminación: en la antigüedad, Anaximandro había sostenido que los hombres descendían de los peces. Después de que se impusiera el cristianismo, cualquier hipótesis evolutiva era, desde ya, peligrosa, puesto que la Biblia era taxativa al contar la creación del hombre por el Dios judeocristiano. Cuestionar la creación divina era cuestionar la Biblia, y muchos lo pagaron con la vida. En 1616 el filósofo italiano Lucilo Vanini insinuó que el hombre descendía del simio. Este Vanini era un tipo interesante. Había estudiado en Roma, en Nápoles y actuado en Padua, donde se ordenó sacerdote. Viajó por varios países de Europa y en Inglaterra, en 1612, abjuró de la fe católica, aunque luego lo encarcelaron bajo la acusación de haber atacado la iglesia anglicana. Lo cierto es que regresó a Italia y al catolicismo, y publicó libros en los que atacaba la inmortalidad del alma, y sostenía cosas como que el hombre descendía del mono. Fue arrestado por la Inquisición (que ahora se llama Congregación para la Doctrina de la Fe, que hasta hace poco era presidida por el hoy papa Benedicto XVI) y, acusado de ateísmo, fue condenado. Le cortaron la lengua, lo ahorcaron, y su cadáver fue quemado el 9 de febrero de 1619.

–Uno se pregunta –dijo Kuhn– qué podía hacer un ateo en esos tiempos, más que tratar de pasar inadvertido.

–No era tan simple –dijo el Comisario Inspector– porque no alcanzaba con cumplir la reglas formales, ya que la Inquisición no solamente pretendía que uno fuera católico, sino además que fuera sinceramente católico, lo cual ya es más difícil.

–Algún día tendremos que hablar sobre la sociedad tolerante y sus ventajas –dijo Kuhn–. Como por ejemplo lo son casi por completo las sociedades europeas modernas.

–O la Roma de la época de Augusto –dijo el Comisario Inspector–. Las sociedades tolerantes fueron muy raras en la historia.

¿Qué piensan nuestros lectores? ¿Las sociedades tolerantes son raras en la historia? ¿Las sociedades europeas modernas son tolerantes?

Compartir: 

Twitter
 

 
FUTURO
 indice
  • Nota de tapa> Nota de tapa
    El discurso del método
    EPISTEMOLOGIA INSOLITA
    Ante la ausencia de respuestas certeras a grandes interrogantes, no...
    Por Pablo Capanna
  • COMPRENSION Y EVOLUCION
    La imitación de la vida
    Por Esteban Magnani
  • FINAL DE JUEGO > FINAL DEL JUEGO
    Donde se cuentan algunos antecedentes de la teoría de la evolución
    Por Leonardo Moledo
  • LIBROS Y PUBLICACIONES > 
    Libros y publicaciones
    Por Federico Kukso
  • AGENDA CIENTíFICA > 
    Agenda científica

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.