futuro

Sábado, 13 de mayo de 2006

FINAL DE JUEGO

Donde se continúa con el “dilema del asesinato” y se reproduce una carta un tanto etimológica

 Por Leonardo Moledo

–Hay un par de cartas muy interesantes –dijo Kuhn. –Sí –dijo el Comisario Inspector–, aunque hay algo en la primera que no me gusta nada, pero absolutamente nada. Será porque hablan “tan bien” el indoeuropeo. Además, también tengo serias dudas sobre cosas que se afirman al final: “La teoría conocida nos dice que la primera vez que ‘se quitó la vida’ (se asesinó) fue al Padre”... es una afirmación un tanto.... en fin.... –Me parece que comprendo la dificultad –dijo Kuhn, encantado–. También recibimos una carta interesante de María Susana Ciruzzi, que dejamos para el sábado que viene.

¿Qué piensan nuestros lectores? ¿Qué problema tiene el Comisario Inspector con la carta?

Correo de lectores

ASESINOS

Estimados Sres. Kuhn y Comisario Inspector: La pregunta no es tautológica si pensamos que “asesinato” no implicó delito hasta que la normativa lo castigó. La palabra “Asesinato” tiene un origen reciente (sólo un milenio). Viene de “asesinos” –en árabe “hashashashïn”–, que luego toma el latín del Medioevo: “assassinus”. Alude a homicidios rituales bajo efecto del hashish, siglo XI. Una reflexión necesaria sobre la cuestión planteada: los orígenes culturales. Herramientas útiles: Mito (hecho con mentiras que terminan siendo verdad) más que Historia (hecha con verdades que terminan siendo mentira, Chesterton dixit).

En un principio la Vida no era un don ni algo que se podía perder. No existía el concepto de propiedad sobre la vida. Las lenguas orales primitivas (indoeuropeo “gwi -wo gwi-wo-ta”=vivo, vida) consideran la vida como un período: del comienzo (hoy nacer) al final (hoy morir). La muerte, indoeurop. “mag -to” de “mag” -“meg”= grande, vuelto grande (de allí magno, magnitud); luego en escritura latinizada: “mactus” que alude a lo sagrado, al sacrificio. La muerte sí era algo que se daba: “dar muerte” era volver grande, engrandecer ya fuera por el sacrificio, ya por la victoria en la lucha, ya al matador, ya al matado. La vida se tenía; la muerte se daba.

“Homicidio”, en lenguaje oral primitivo “skhai, khai, kai”=golpear, fue equivalente a quitar la vida o a matar en el sentido actual. (Latinizado luego en “caedere”). Podemos pensar que allí se introduce el sentido de violencia: el homicida golpeador quita la vida.

En cambio, el vuelto grande que sacrifica o vence, da muerte. Asesinato (hoy) es “matar con (alevosía, premeditación), etc. “Curioso el etc.”, decía Khun. Curioso e interesante.

Asesinar es “matar con etcétera”, hay un plus al acto de matar. Los que matan y asesinan son sujetos; las instituciones no asesinan; matan. El llamado “permiso para matar” es la privación del etcétera. En tanto “sujetos”, el soldado, el verdugo (encapuchado, sin rostro), el pelotón, no matan. Representan a la institución (Ejército, Justicia, Estado). Están des-subjetivados por la Institución. (El problema psicológico de cada uno como persona es otro tema, para otro mail). Se podría pensar que detrás de ese “permiso” está la idea de “dar muerte”: allí se situaría la guerra (pero es un tema discutible, que también hemos trabajado en este Centro, y es para otro mail: sobre la irracionalidad de la guerra y sobre los que “confunden” guerra con procesos de exterminio). La teoría conocida nos dice que la primera vez que “se quitó la vida” (se asesinó) fue al Padre –odiado por acaparar todas las hembras de la horda–, pero al mismo tiempo “se le dio muerte” (se volvió grande, más poderoso muerto que vivo). Con el plus de matar apareció el etcétera, la palabra (del Padre), la Ley. Por eso todo asesinato remite a aquel homi -parri-cidio original. Es el crimen (delito) primero. Matar no es quitar un objeto (la vida). Es atentar contra el cimiento cultural. La muerte es siempre la del Otro. Agonizamos toda la vida porque somos (los humanos) los únicos que tenemos conciencia de finitud. (Pobre Lázaro, que tuvo que morir dos veces, Saramago dixit). ¿Y si invertimos la pregunta?: “¿Por qué ‘delinquir’ (no cumplir la Ley) es asesinar (un crimen)?”.

Carlos Hoogen
Coordinador general
Centro de Estudios Psicojurídicos

Compartir: 

Twitter
 

 
FUTURO
 indice
  • Nota de tapa> Historia de la diabetes
    Compañera...
    Las cifras sólo delinean el contorno cartográfico de la enfermedad: 150 millones de diabéticos en...
    Por Enrique Garabetyan
  • PSICOLOGIA
    Juegos de mente
    Por Raúl A. Alzogaray
  • LIBROS Y PUBLICACIONES > 
    Ciencia Hoy
  • FINAL DE JUEGO > 
    Donde se continúa con el “dilema del asesinato” y se reproduce una carta un tanto etimológica
    Por Leonardo Moledo

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.