futuro

Sábado, 3 de abril de 2004

FINAL DE JUEGO

Donde Kuhn sigue solo y recomienda un enigma naturalista

 Por Leonardo Moledo


-Qué deliciosa vida –dijo Kuhn– la del que huye del mundanal ruido, y sigue la escondida
senda por donde han ido
los pocos sabios que en el mundo han sido.
Qué bellos días se me dan, qué delicioso paradigma
que me permite ser alfa, omega
y sigma
sin que nadie interrumpa ni censure
lo que digo.
¡Sea! Ojalá dure.
¡Qué ingeniosas respuestas! ¡Qué cartas insultantes!
¡Cuántas cartas ha habido!
¡Muchísimas más que antes!
Pero a nadie se le ha ocurrido –pues la altura inicial no importa– imaginar que el esposo dos brazas medía
el primer día
luego tres el segundo, y cuatro el tercero. ¡Oh dulce ignorancia! ¡Ingenuidad extrema!
-¿Qué enigma propondré hoy? Uno tomado de la más inmediata y estricta realidad, un enigma crudamente naturalista. Sabemos que hay quienes mienten y quienes dicen la verdad. A recomienda a C para un trabajo ante B, diciendo que es eficaz y de confianza. Pero C le escribe a B diciendo que A es un mentiroso y que no se debe creerle. ¿Qué debe hacer B?
¿Qué piensan nuestros lectores? ¿Qué debe hacer? ¿Y serán capaces de creer que esto ocurrió realmente, apenas hace diez días?

Correo de lectores

Solución
Supongamos que el hombre medía 1,60 m antes de comenzar a tomar la poción (una altura muy razonable). Al día siguiente, su altura se incrementó en la mitad de ese valor. O sea, crece ochenta centímetros, pasando a medir 2,40.
Un día después aumenta un tercio de su nueva altura: crece otros ochenta centímetros y ahora mide 3,20. Y así sucesivamente, cada día que pasa crece ochenta centímetros o, en general, la mitad de la altura del primer día. Si el proceso continúa durante noventa y ocho días la altura original se incrementará en cuarenta y nueve segmentos iguales a esa altura. O, lo que es lo mismo, se multiplica por cincuenta.
Claudio H. Sánchez

Kuhn
Sr. Kuhn, con seguridad la ausencia del Comisario Inspector lo ha llevado a tomarse licencias que exceden el sano ejercicio del respeto que nos debemos. Su supuesto cuento oriental no es más que una excusa (...). Tuve que dedicar no pocas horas para determinar si ese acertijo era laudatorio o agraviante para la ex primera familia. (...)
Carlos Cerdeira

Pobreza y subdesarrollo
La relación entre pobreza, educación y salud está comprobada como la nota del pasado sábado lo expresa claramente. No obstante, hay una ausencia en el texto que no me sorprende: la palabra subdesarrollo no aparece ni una sola vez mencionada. El concepto de subdesarrollo es vital para comprender la dinámica de la pobreza, pero en los últimos años ha sido ignorado, no por casualidad. La pobreza es producto de una estructura social, no es un flagelo que cae del espacio. Existe pobreza porque existe riqueza para ser mal distribuida, y es así desde el surgimiento de las sociedades excedentarias y el Estado. La Argentina es un país que podría alimentar a 200 millones de personas y casi la mitad de su población está por debajo de la línea de pobreza. ¿Cómo se explica esta aparente paradoja? Sólo las teorías del subdesarrollo han dado una explicación coherente. Sería conveniente que las revisitáramos un poco.
Darío A. Alonso

Compartir: 

Twitter
 

 
FUTURO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.