las12

Viernes, 17 de mayo de 2002

RAMOS GENERALES › RAMOS GENERALES

Hillary extraña la Casa Blanca

Si hay una mujer acostumbrada a tener ambición y no ocultarla en aras de proteger de baja autoestima a algún pobrecito ego masculino, ésa es Hillary Clinton. Es más: si hay una mujer acostumbrada a conseguir lo que busca, aun en medio de ese fárrago de señores que puede ser la política, pues también es ella. Por eso, y porque le gusta ser metódica, es que no puede asombrar a nadie que la actualmente senadora quiera volver a la Casa Blanca, pero no para mostrarse como Primera Dama sino como vicepresidenta. Por ahora sólo son rumores que sus voceros se encargan de desmentir una y otra vez, porque, a fin de cuentas, al ocupar su banca Hillary juró y perjuró que pensaba cumplir con todos los años de mandato, cosa que no pasaría si efectivamente ganara como parte de la fórmula demócrata en el 2004. Hasta ahí, no mucho más que hipótesis tejidas sobre hipótesis basadas en especulaciones. Lo cierto, hasta el momento, es que la rubia está logrando caer bien parada en todas partes: la quieren los demócratas, la respetan los republicanos que casi truncan el gobierno de su marido, y hasta la reconocen medios conservadores (como The New York Post) que antes le habían dicho de todo menos inteligente. Y hay algo todavía más extraño: la inefable gestión de George W. Bush está impulsando el retorno de las escuelas divididas por sexo. ¿El argumento? Pues ni más ni menos que una inversión de las premisas esgrimidas por los defensores de la educación mixta contra el sexismo: las niñas seguramente estudiarían más y mejor en colegios de niñas, nadie les diría cuáles son materias de chicas y cuáles de chicos, y lo mismo sucedería con los varones. Hasta recurren al clásico respaldo científico: Leonard Sax, fundador de la Asociación Nacional que impulsa este retorno a lo no mixto, asegura que la diferencia de maduración emocional entre los sexos se debe a motivos neurológicos, y que manteniéndolos separados quedaría zanjada la inequidad. Curiosamente, una de las más fervorosas defensoras que esta idea tiene en el Parlamento es Hillary Clinton.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.