las12

Viernes, 1 de agosto de 2008

VISTO Y LEIDO

El reto perdido

 Por Liliana Viola


Sandra Gayol
Honor y duelo en la Argentina moderna

Editorial Siglo XXI
288 páginas

Palabras sacadas de un arcón. Y con las palabras aparece también el honor, algo dañado, como era su costumbre, con olor a naftalina, el viejo honor que se mosqueaba ante una mirada altiva, un chiste de mal gusto o la puesta en duda del mismo honor. Una cuestión que al condensar coreografía y peligro de muerte dejaba en claro quiénes eran los que tenían con qué participar de esas disputas. La idea del caballero moderno –con su linaje siempre en estado de construcción– se nutre de esta costumbre de tinte medieval, que consiste en retarse, buscar testigos, padrinos, magnificar la ofensa.

Las palabras, los giros, las voces que recupera esta investigación sobre la práctica de batirse a duelo resuenan ahora como un eco de una voz que si conocimos fue por mentas, películas, escenas de ficción. Sin embargo, se trata de una práctica que marcó las diferencias de jerarquías, de clase y de poder en la sociedad moderna, incluida la argentina. Es sorprendente el espacio protagónico que los diarios de la época le daban a esta práctica. Con acierto y logrando un golpe de efecto –dos elementos necesarios en el arte de batirse a duelo–, Sandra Gayol inicia su trabajo citando las palabras de un duelista. Viaje en el túnel del tiempo, que da cuenta de que lo que hoy podría ser considerado un juego de niños o de dementes ocupó un buen tiempo en la vida de la elite política nacional hasta las primeras décadas del siglo XX. No simplemente eso, el duelo fue el comportamiento necesario para fijar distinciones y jerarquías en un momento de recomposición de la clase alta y de modificaciones estructurales de la sociedad. El honor funcionaba como ordenador de un espacio social convulsionado y de una esfera política competitiva y en proceso de ampliación.

La “cuestión de honor” que no contempla la existencia de las mujeres bajo ningún concepto, salvo en casos tangenciales en que el deshonor está relacionado con una dama en disputa, señala también la lógica de un mundo pensado por y para ellos.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.