las12

Viernes, 9 de enero de 2009

EL MEGáFONO)))

207 mujeres con nombre y apellido

La ausencia de estadísticas oficiales (completas o incompletas), y hasta de recursos institucionales (registros aunque fuera parciales, por caso) capaces de colaborar en su confección no fue obstáculo para que la ONG La Casa del Encuentro cerrara el 2008 con un trabajo propio sobre la violencia de género en Argentina. Hacía meses, en realidad, que venían realizando el informe, cuyos resultados necesariamente parciales (habida cuenta de la época del año) fueron presentados en ocasión del Día Internacional contra la Violencia hacia las Mujeres, pero terminado el año el panorama quedó completo con la publicación del Informe de Investigación sobre Femicidios en Argentina en el año 2008.

La recopilación “ha sido realizada en base a la información de diarios de distribución nacional, provincial y agencias de noticias DYN y Télam”, y arrojó un total de 207 argentinas muertas a consecuencia de la violencia sexista. “Con la consigna ‘No mires para otro lado. La indiferencia te hace cómplice’ difundimos este informe, para sensibilizar y socializar uno de los tantos efectos de la violencia sexista.” Los mayores porcentajes se registraron en la provincia de Buenos Aires, Córdoba, la ciudad de Buenos Aires, Mendoza, Entre Ríos, Santa Fe, Tucumán, Misiones, Río Negro, Santiago del Estero y Corrientes. En su mayoría, las mujeres asesinadas tenían entre 31 y 50 años, seguidas por las de entre 19 y 30, las de 13 a 18, las de 51 a 65, las de 3 a 12, las 66 a 85 y, finalmente, las niñas de entre 7 meses y 2 años.

En lo que refiere a los vínculos con los asesinos, esposos, concubinos, parejas y novios ocupan el primer lugar, seguidos por ex parejas en segundo lugar, desconocidos que ejercen la violencia sexual en tercero y vinculados familiarmente de manera directa en cuarto lugar. De las 207 asesinadas, 16 lo fueron a manos de miembros de fuerzas de seguridad.

Desde la manera en que esas muertes violentas son asumidas y leídas socialmente, el Informe registra que –¡todavía!– son mayormente designados como “crímenes pasionales”. “Deben ser llamados femicidios”, insiste la ONG, al tiempo que recuerda que también deben ser considerados como tales en lo jurídico. “Es imprescindible agilizar las investigaciones y castigar severamente a los femicidas, ya que el móvil está basado en la violencia hacia las mujeres y niñas/os, en la gran mayoría de los casos agravado por el vínculo. La violencia hacia las mujeres y niñas/os es una cuestión política y de derechos humanos. Es urgente que se profundicen las políticas públicas, leyes, campañas de prevención en la sociedad y en todos los niveles educativos, cursos de capacitación para profesionales y todas aquellas medidas que tiendan a erradicar la violencia estructural hacia las mujeres.”

La ausencia de datos oficiales, además de ser una traducción clara de la inacción estatal al respecto, también se reproduce en una mirada sesgada en las acciones concretas y urgentes. Que para tener un panorama se dependa de los medios incide, también, en que no puedan contarse “las mujeres que ingresan a los hospitales con evidencia de haber sufrido violencia de género (en muchos casos hay denuncias anteriores por maltrato) y que en los certificados de defunción figurarían como muerte por paro cardiorrespiratorio.” ¿Otra deficiencia? Siguen resultando invisibles las mujeres víctimas de violencia “que se encuentran internadas en grave estado, muchas de ellas con pronósticos reservados”.

Para más datos se puede consultar a la Asociación Civil La Casa del Encuentro, Espacio Feminista Social y Cultural: www.lacasadelencuentro.com.ar, 4982-2550

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.