las12

Viernes, 11 de diciembre de 2009

EL MEGáFONO)))

El único cambio macrista en Educación es la baja del presupuesto

 Por Ana María Suppa *

El cambio de Abel Posse por Mariano Narodowski al frente del Ministerio de Educación no presupone ninguna renovación positiva. En verdad, el presupuesto educativo de la ciudad pone en evidencia la ideología imperante en el gobierno de Macri: escandalosa reducción en infraestructura y en políticas sociales en contraste con un considerable aumento para las escuelas de gestión privada.

Por más que Narodowski hizo malabares para tratar de justificar lo injustificable y explicar un presupuesto que no tiene otra explicación que el ajuste, no habrá plata para arreglar los edificios de la ciudad, ni para terminar la construcción de las obras que fueron abandonadas este año y, mucho menos, para la construcción de nuevos colegios.

Desde que asumió Macri, el presupuesto para infraestructura se redujo en 172 millones, a pesar de la Ley de Emergencia Edilicia que la Legislatura votó —a pedido del macrismo— a fines de 2007. En ese momento, prometían resolver el problema edilicio en la ciudad si los legisladores/as les aumentábamos el presupuesto. Por eso, los autorizábamos a hacer contrataciones directas y a retener los subsidios a las cooperadoras. La ley salió, pero el macrismo no cumplió. Y ahora, dos años después, reduce la cantidad de dinero destinado a infraestructura a menos de la mitad.

En cuanto a las áreas vinculadas al desarrollo de políticas sociales hay una reducción de casi el 50 por ciento. En total: 10 millones menos para becas y 11 millones quitados a las raciones alimentarias en los comedores escolares. El (ahora ex ministro) Narodowski dijo en la Legislatura que no era un ajuste porque ajuste hubiera sido echar gente y no lo hicieron, que tuvieron la buena voluntad de mantener y aún aumentar el gasto en personal. Y lo dijo como si ello fuera digno de ser destacado.

Tampoco convencieron las explicaciones acerca del aumento de 103 millones a las escuelas de gestión privada, que sumado a los 223 millones que ascendieron el año anterior representa un incremento del 167 por ciento desde que asumió el macrismo. Es evidente que existe una diferencia enorme a favor de lo que se invierte en cada niño/a de escuela privado en detrimento de lo que se invierte en cada niño/a de escuela estatal, quien debiera ser el destinatario no exclusivo pero sí primordial en aras de lograr la tan mentada igualdad de oportunidades que hoy está lejos de cumplirse dentro del sistema educativo.

Finalmente, la partida de $50.000 pesos que se destinó a la Educación Sexual es irrisoria. El macrismo podrá decir que en realidad son $450.000 –cifra que no surge de la lectura de las partidas que se enviaron– y que la aspiración es que no haya que tener una partida especial para Educación Sexual, dado que se trata de contenidos ya incluidos en la currícula. Pero lo que no dicen es que la Ley de Educación Sexual Integral hay que implementarla y que ello implica capacitación para todos/as los/as docentes en servicio y la inclusión de contenidos en la formación docente. Y eso no se ha hecho. Y a juzgar por lo presupuestado tampoco se piensa hacer este año.

No fortalecer la escuela estatal, no invertir en infraestructura, no profundizar las políticas de inclusión, no enseñar educación sexual y aumentar el gasto en escuelas privadas son la muestra más acabada de los intereses a los que representa el macrismo en nuestra ciudad.

* Profesora y ex legisladora porteña por el bloque Frente para la Victoria.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.