las12

Viernes, 25 de junio de 2010

TEATRO

Buenos días angustia

En manos de la actriz y clown Violeta Naón, los objetos se animan para acompañarla en un voluptuoso viaje hacia la soledad.

 Por Sonia Jaroslavsky

Pupé Sordi es el nombre que tiene la payasa de la actriz y clown Violeta Naón. En Siento por ella, el unipersonal que se presenta todos los domingos en el Teatro Belisario, recorre los estados emocionales de una romántica y sensual mujer que busca a toda costa un amor incondicional, pero sólo conseguirá su contracara más temida: la soledad.

Pupé –cuenta Naón– es enamoradiza, posesiva, amorosa, excesiva, pasional, cachonda, paranoica, activa, deseosa, triste, alegre, vital, física, comunicativa, temperamental, y muchas otras cosas más. Es con este unipersonal que la actriz decidió escuchar lo que tenía para decir y hacer, y estructurar una obra. El eje de trabajo más interesante resultó entonces el del vínculo de la payasa con el deseo de amar y sus proyecciones respecto de eso. Pero en la obra no es que sale un príncipe azul y se rinde a sus pies o un muchacho guapo le hace trizas el corazón. El mundo que Pupé imagina y proyecta en escena está rodeado de tres puntuales objetos que los vuelve “formidables interlocutores mudos”. “Sisi” y “Meme” serán respectivamente silla y mesa o bien los nombres de las compañeras de hogar o, más adelante, mutarán a enemigas que interfieren en la relación de Pupé y su amado. Y si Sisi y Meme son las amigas, el amado no puede ser otro que Ringo, un teléfono que encontró por las calles de la ciudad cuando decidió salir en busca del amor: “Cuando yo lo vea, él me verá a su vez... nos veremos y ahí... Aunque en este preciso instante debo reconocer que no veo nada...”

Para la actriz los objetos en el mundo del clown tienen mucha importancia porque están íntimamente ligados a la infancia y al juego. “Cuando era pequeña jugaba con mis juguetes y me armaba muchas historias. El juego te permite proyectar, en el juego uno es más libre. Por eso, por que está jugando, después creemos que las cosas son verdad y nos ponemos más solemnes. Y aunque las cosas en apariencia puedan ser trágicas, Pupé está jugando... Y en el juego se termina descubriendo a sí misma.” Violeta Naón, para dar más pistas, integró el elenco del elogiado programa Cita a ciegas que se emitió por Canal 7 interpretando el papel de Olga, la coordinadora, y actualmente coprotagoniza la miniserie para Internet y celulares Embarcados 2010. Por otra parte, es la payasa y maestra de ceremonias de la compañía teatral Caracachumba, que realiza espectáculos musicales y de humor para niños.

La clown pasa por diversos estados en el transcurso de la obra donde se despliega a flor de piel con sus emociones: “El ver al personaje como muy sexual tiene que ver con una animalidad o aspectos primarios del ser humano que se exteriorizan. Ella siente cosas y las pasa por el cuerpo y sí, se excita bastante, a veces. Pero creo que es la energía que la atraviesa, y que si uno anduviera más suelto por la vida, excitarse no sería tan difícil o lejano, sería más común. Creo que estamos acostumbrados a juzgar esa energía y la reprimimos a temprana edad”, agrega Violeta. Pupé busca un amor a toda prueba: pasional, íntimo, profundo, amistoso y un tanto tradicional. La actriz cuenta que esta forma de concebir el amor bastante ilusorio está relacionada con los cuentos que le contaba su abuela de niña, donde aparecía un amor romántico y a la vez trágico pero con un final feliz que era siempre: “se casaron, comieron perdices y fueron felices...”. Pero el trasfondo de esta historia es que sólo quiere ser tenida en cuenta y ocupar un lugar importante en la vida de otra persona. Agrega Naón: “Finalmente se encuentra con ella misma, a quien verdaderamente no quiere mirar de frente. Creo que el vínculo que menos cultivamos y no nos enseñan a cultivar es el de cada uno consigo mismo... La soledad genera mucho temor y vergüenza.”

Hacia el final del espectáculo algo se modifica. Pupé abandona ese vestido de mujer insegura y se transforma en una mujer sensual que bajo el glamour de una noche cabaretera canta “Good morning, heartache”, de Billie Holiday, sublimando en el arte sus más íntimos deseos, y cierra risueña: “Buenos días, angustia... Eres la única que me conoce bien...” ¤

Siento por ella. Domingo, 21 horas. Teatro Belisario Club de Cultura. Av. Corrientes 1624. 43733465. $ 25.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared