las12

Viernes, 10 de junio de 2011

COSAS MARAVILLOSAS

TOCAR, LEER. INVENTAR

Quelonios se llama la primera colección de libros para niños y niñas que edita la Biblioteca Nacional, una manera de calmar esa sed de relatos que suelen tener quienes empiezan a imaginar su propio futuro.

 Por Veronica Gago

La Biblioteca Nacional lanzó una colección dedicada a niñas y niños. Festejada por las y los nóveles lectores, su primer volumen fue lo más vendido del stand en la última Feria del Libro. De diseño luminoso, ilustraciones a cargo de Mey! y con una antología exquisita (con cuentos de Horacio Quiroga, Elsa Bornemann, Sandra Comino, Patricia Suárez, Luis María Pescetti, Ana María Shua, Cristina Martín, María Brandán Aráoz y Juan José Manauta), ya se consigue en las librerías Quelonios, a un precio accesible. María Rita Fernández es la joven editora a cargo de la colección.

¿Cómo surgió la idea?

–Quelonios no nace como una idea, sino como dos ideas que se encuentran. Por un lado, desde el Area de Publicaciones de la Biblioteca– percibíamos una grieta, un espacio, el de la lectura infantil, al cual no nos estábamos dirigiendo. Por otro lado, desde el área de actividades comunitarias, se venía trabajando mucho con pibes y pibas dentro y fuera de la biblioteca, haciendo talleres de escritura y lectura. Cada una de estas búsquedas fue acercando ambas ideas hasta construir un proyecto común que es hoy la primera antología infantil de la Biblioteca Nacional, Quelonios.

¿Y por qué Quelonios?

–Fue Horacio González –director de la biblioteca– quien, en medio del proceso de construcción de la obra, nos sugirió un nombre para la colección. Quelonios era el nombre de la librería de un viejo amigo suyo exiliado en Brasil; quien sabe qué parte de este presente movilizó ese recuerdo. Quelonios es también una metáfora. Son tortugas, seres mágicos, milenarios –como luego escribió González en la contratapa–, son testigos, nos miran, nos interpelan. Son esos niños y niñas que siempre estuvieron ahí, en estos doscientos años de biblioteca, como posibles lectores.

¿Con qué criterio se hizo la selección de autores?

–En la selección de autores quisimos buscar una armonía entre autores clásicos y canónicos, como es el caso de Horacio Quiroga y escritores contemporáneos, algunos reconocidos y otros que no han obtenido la visibilidad dada por el circuito del mundo editorial. Por último, decidimos incorporar en cada número textos de nuevos amigos, que vamos conociendo en los viajes que realizamos desde la biblioteca. Todos ellos han cedido los cuentos, de un modo generoso y como forma de compartir esta apuesta de edición pública: libros muy económicos, con ediciones muy cuidadas, que puedan verse tanto en librerías como en barrios y periferias. Con esta antología lo que estamos intentando es ensayar una nueva complicidad con los chicos desde distintos lugares y tiempos: que sean muchas voces, que nos acerquen a la infancia no pensándola como una unidad de identidades sino como un colectivo de múltiples singularidades.

¿Qué convierte a un libro infantil en una invitación a leer?

–La apuesta pasa por el tiempo efectiva y afectivamente compartido con otros, pares y adultos, donde el cuerpo juega un rol fundamental: hay roce, hay goce, hay reconocimiento. Ahí, siempre existirá el libro como un mito quizá, como esa imagen fundamental que relata un encuentro donde hay algo que se cuenta, que se nombra, que se fantasea, desde quien relata y quien se deja abrazar por la palabra. El libro es el medio que posibilita el encuentro, es la posibilidad misma de que algo suceda en ese “estar” juntos. Y por ello la biblioteca reconoce en él esa mágica propiedad: aquel misterioso objeto corpóreo que produce una diferencia respecto a todo el mundo de la hiperconectividad digital y de la abstracción de los afectos. El libro es el encuentro en sí mismo. Y esa, también, es la diferencia que hay entre estos textos infantiles y el resto de las publicaciones que suponen un lector solitario e intérprete. Es, en suma, esa posibilidad de imaginar una república de pequeños lectores y hablantes capaces de fascinarse con la posibilidad de inventar el presente.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.