las12

Viernes, 20 de septiembre de 2013

INTERNACIONAL

Tumbas de las glorias

Representantes icónicas de la historia francesa finalmente podrían tener su lugar en el Panteón de París, donde, de los 74 restos ilustres admitidos, sólo dos corresponden a mujeres. Las candidatas son numerosas, las campañas feministas también y las consultas no vinculantes ya echaron a rodar por Internet.

 Por Guadalupe Treibel

Con afanosa voluntad de incorporar más cuerpitos a su icónica guarida, el Panteón parisino ha de andar haciendo espacio para sumar lo que –a esta altura de los tiempos– es pura ceniza. Ceniza simbólica, eso sí, cargada de reivindicación histórica que tiene entre sus potenciales “incorporaciones” a Olimpia de Gouges, la mujer que en 1791 escribía la iniciática “Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana” y, dos años más tarde, moría guillotinada. “Quiso ser hombre de Estado, y la ley ha terminado por castigar a esta conspiradora por haber olvidado las virtudes que convienen a su sexo”, publicaba por aquel entonces el periódico Moniteur Universelle, que no conforme con el asesinato de la escritora, dramaturga, panfletista y militante –de los derechos de la mujer, la abolición de la esclavitud, el divorcio, la causa republicana, la protección de la infancia, etcétera–, se ensañaba con su figura revolucionaria.

Pero a cada época, sus héroes o –en honor a la exactitud– sus heroínas, y, acorde con tantísimas francesas, vendría siendo el turno de que Olimpia –u otras favoritas– muden sus cuerpitos al Panteón y den por tierra el masculino lema que reviste sus paredes: “A sus grandes hombres, una nación agradecida”. De allí que, a la ya mencionada De Gouges, se sumen otras candidatas: la abolicionista Solitude, icono de la resistencia contra la esclavitud; la anarquista Louise Michel, figura central de la Comuna de París de 1871; la etnóloga Germaine Tillion, sobreviviente de un campo nazi y reconocida luchadora contra la tortura y pobreza del pueblo argelino, de quien Tzvetan Todorov dijese: “Luchaba contra el mal sin creerse el ángel del bien”, o Simone de Beauvoir, filósofa feminista, autora del fundamental El segundo sexo.

Candidatas –como se ve– no faltan, tampoco militantes dispuestas a darle un necesario empujoncito al gobierno actual para modificar una situación de hecho, por lo menos, tristona: porque de las 74 personas que han sido admitidas entre los “santos” del Panteón, sólo dos son mujeres. Una, Marie Curie; la otra, Sophie Berthelot, cuyos restos sólo fueron aceptados en condición de “esposa de” el famoso químico del siglo XIX, Marcelino Berthelot. “No se trata de honrar a tal o cual persona, sino de una demanda política que se relaciona con la actualidad. La ausencia de referentes femeninos en el Panteón refleja la falta de reconocimiento de las mujeres en la sociedad actual, sea en la política, una sala de juntas o el sistema de pensiones”, expresó Anne-Cecile Mailfert, líder de la organización Osez Le Feminisme, que se manifestó –junto con otras feministas– el pasado mes en las afueras del templo laico de la capital francesa y que ha lanzado una petición online para que el presidente socialista François Hollande incluya cuanto antes a, por lo menos, una fémina en el edificio del Barrio Latino.

En paralelo con los reclamos, una casualidad (probablemente, una causalidad): el Centro de Monumentos Nacionales, que está a cargo del Panteón, largó una consulta no vinculante por Internet –abierta hasta el 22 de septiembre– preguntando a los ciudadanos quiénes, a su juicio, son suficientemente ilustres para ser enterrados allí y volverse vecinos post mortem de Voltaire, Curie, Victor Hugo o el último en mudarse de tumba en 2002, Alejandro Dumas (Sarkozy quiso sumar a Albert Camus en 2009, pero sus descendientes rechazaron la oferta). Al parecer, Hollande encomendó a Philippe Belaval, presidente del Centro, la tarea de encontrar a el/la candidato/a ideal, con una aclaración: que tenga en cuenta la diversidad de género. “El criterio de selección deberá responder a los valores de la república, pero les aseguro que sobran mujeres que llenen los requisitos”, adelantó mister PB para ilusión de muchas.

Mientras el sondeo continúa, se multiplican las opiniones. En declaraciones a la BBC de Londres, el filósofo Bernard-Henri Levy habló al respecto y dijo que “sería inconsistente luchar por la igualdad de género en la Asamblea Nacional y pasar por alto el Panteón”. ¿Por qué? “Para los franceses, el Panteón es una especie de asamblea. Una asamblea de fantasmas que representa los valores nacionales y su legitimidad, tanto o más que cualquier organismo político. La falta de mujeres, en ese sentido, es una manifestación, y tiene su peso.” Habrá que esperar y ver. Si, como se espera, FH aprovecha la oportunidad y elige entre las sonadas candidatas, no solo achicará la brecha representativa: también responderá a buena porción de un país que, en efecto, le estará agradecido.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.