las12

Viernes, 27 de septiembre de 2013

ESCENAS

Sólo mía

El vínculo amoroso y asfixiante de Antonin Artaud y Génica Athanasiou en una obra que también hace eje en la lucha de los artistas contra las reglas establecidas.

 Por Sonia Jaroslavsky

“Iré a verte sólo cuando tengas el ánimo de un pájaro. Así no te quejarás más de mí”, le escribió Antonin Artaud a Génica Athanasiou en una de sus cartas luego de que ésta le reprochara el uso del opio como paliativo de sus dolores. Una joven pareja, Artaud (Darío Szraka) y Génica (María Morales Miy), busca sobrevivir de manera digna. Deciden escribirle al editor Jacques Rivière (Juan Manuel Correa) y, después de un jugoso intercambio epistolar, son invitados por él a asistir a una fiesta para conocerlos.

Sólo cuando tengas el ánimo de un pájaro, con dramaturgia de Emmanuel Medina y dirección de Cintia Miraglia, pone sobre el tapete la incansable lucha del artista contra las reglas que determinan el mercado del arte y contra quienes son fieles soldados de esos lineamientos. Marginalidad y carencia, lo cotidiano y lo poético, artistas con hambre. Diálogos sordos o –mejor dicho– empecinados en escucharse a sí mismos. Relaciones cruzadas que pujan por un lugar en el centro.

Sólo cuando tengas... se articula a partir de la continuidad de cuatro escenas que no respetan una linealidad temporal entre ellas. Las distintas situaciones que van sucediendo, avanzan y retroceden en el tiempo. “Mi trabajo en la dirección –explica Miraglia, que antes dirigió Máscaras en fuga, Catástrofe inesperada y Arboles, sonata para viola y mujer, dirigida junto con Ana Longoni– apunta a buscar, a partir de las improvisaciones, un código de actuación que si bien no resulte extrañado, tenga algunos lugares de corrimiento respecto de los modales esperados para los personajes y sus categorías.” Los signos de la escenografía, a cargo del artista plástico Julio Lavallén, están inspirados en la época en la que sucedieron los hechos: París de los años ’20. Las sillas corresponden a ese estilo, así como también el dibujo del piso/tapete que sintetiza los pisos de los salones de fiesta de las casas burguesas. El cuerpo técnico artístico se completa por un trabajo exquisito de Ricardo Sica en iluminación, de Daniel Quintás a cargo de la música original, y la música en vivo por un acordeón en manos de Mariana Hinterwimmer, que anima la fiesta en la que los personajes se encuentran y dialoga con diversas situaciones.

Génica Athanasiou fue la primera mujer de Artaud y la única con la que logró compartir una cotidianidad. Las palabras escritas tienen el peso de la historia: “Necesito una mujer que sea mía exclusivamente, y que pueda encontrar en todo momento en mi casa. Estoy aturdido de soledad. Por la noche no puedo regresar a un cuarto solo sin tener a mi alcance ninguna de las comodidades de la vida. Me hace falta un hogar y lo necesito enseguida, y una mujer que se ocupe de mí permanentemente, incapaz como soy de ocuparme de nada, que se ocupe de mí hasta de lo más insignificante. Una artista como tú tiene su vida y no puede hacer otra cosa. Todo lo que te digo es de una mezquindad atroz, pero es así. No es preciso siquiera que esa mujer sea hermosa, tampoco quiero que tenga una excesiva inteligencia, y menos aún que piense demasiado. Con que se apegue a mí es suficiente”, dice Antonin Artaud en una de sus “Cartas a Génica”. A su vez Génica, que fue una reconocida actriz de la época (Extranjera en París), rechazaba la agobiante posesión que Artaud insuflaba sobre ella. La pobreza y la falta de recursos en las que ambos vivían hicieron de la relación otro punto de inflexión hasta la ruptura. Para Cintia Miraglia, sin embargo, esa relación fue fruto de un profundo amor y admiración del uno por el otro, pero también con grandes desencuentros. “Me interesa la poética de Antonin Artaud; y junto a María Morales Miy (la actriz del proyecto) venimos hace tiempo investigando sobre su vida y su obra, su mirada renovadora y revolucionaria sobre la literatura y el teatro –explica–. También encuentro atractivo pensar en las paradojas de la historia, donde grandes artistas y pensadores de todos los siglos han sido despreciados, incomprendidos y hasta censurados por sus contemporáneos.”

Sólo cuando tengas el ánimo de un pájaro. Viernes a las 22.30. El Excéntrico de la 18. Lerma 420. Reservas: 4772-6092.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.