las12

Viernes, 11 de julio de 2014

BACKLASH

Mirá quién viaja en bondi

En Rosario, donde los avances en aborto no punible y derechos reproductivos son sostenidos desde 1997, un autodenominado “grupo de ciudadanos” presentó un proyecto para declararla “pro-vida”, apuntando no solamente contra el protocolo de abortos no punibles, con plena vigencia, sino también contra cualquier legislación sobre muerte digna. Pero además hace publicidad en colectivos con la consabida imagen del feto, generando confusión e intimidando también a efectores de salud.

 Por Sonia Tessa

“¿Sabías que ya están circulando por Rosario “Colectivos Pro-vida”? Ahora que ya sabés, te proponemos un desafío: Cada vez que te cruces con uno de los colectivos pro-vida, sacate una selfie y subila a nuestro muro. ¡¡Dale, animate!!”. La página de Facebook se llama “Rosario te quiero pro- vida” y allí convocan a buscar colectivos con una publicidad en la luneta trasera que reza “no es ideología, es biología” y la consabida imagen de un feto. “Así somos a las 12 semanas de vida”, dice el anuncio que llevan los colectivos del único concesionario privado que tiene la ciudad, ya que la mayor parte de las líneas son gestionadas por una empresa estatal (Semtur) y otra de capitales mixtos (La Mixta). Sólo los amarillos, es decir, los ómnibus que pertenecen al empresario Agustín Bermúdez (dueño también de una tercera parte de la línea 60 de Buenos Aires) llevan esa publicidad, que es parte del contragolpe de los grupos antiderechos. El color amarillo se multiplica. No sólo en el transporte, también predomina en la página. La embestida se produce en la misma ciudad que fue pionera en la aprobación de un protocolo de aborto no punible y donde, en abril, se aprobó un proyecto para que los laboratorios estatales produzcan misoprostol. La ofensiva encuentra aval político en algunos concejales del PRO, aunque el grupo impulsor no adhiere a ningún partido de manera explícita.

La página de Facebook funciona como mucho más que eso. Tiene 1594 “me gusta” y es un vehículo de difusión de las actividades de los anti-derechos. El 4 de junio, este “grupo de ciudadanos” presentó un proyecto para declarar Pro-Vida a Rosario en el Concejo Municipal, pero ningún concejal se sentó en la mesa. El acto fue posible gracias al impulso del edil macrista Roy López Molina, que fue el mejor promedio de su promoción en la Universidad Católica Argentina. El proyecto que –según sus impulsores– acompañarían los concejales del PRO (son cinco sobre 24 concejales), cuyo jefe es López Molina, y otros dos concejales del peronismo no kirchnerista apunta a declarar a Rosario como “Ciudad PRO-VIDA”, reafirmando como principio fundamental de la actuación del Estado municipal la protección del derecho a la vida desde el momento de la concepción hasta la muerte natural”.

Uno de los oradores fue Nicolás Mayoraz, el abogado que presentó recursos de amparo contra la provisión estatal de anticoncepción de emergencia en 2008. Como el juez Iván Kvasina y la Cámara de Apelaciones en lo Civil lo rechazaron, el profesional recurrió a la Corte Suprema de Justicia de la provincia, que lo derivó a otra sala de la Cámara. El último fallo, de febrero de este año, también avaló el programa oficial que reparte la “pastilla del día después”, como se la conoce.

Desde Mujeres Autoconvocadas Rosario, apenas se conoció el proyecto para avanzar con Rosario como ciudad pro-vida señalaron: “Si bien sabemos que estas iniciativas son marginales y opuestas al creciente apoyo social e institucional en materia de derechos de las mujeres (más del 60 por ciento de la población está en contra de la penalización del aborto, el proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo cuenta con más de 300 organizaciones adherentes y más de 60 diputadxs nacionales firmantes), consideramos de importancia señalar el contexto donde emergen estas reacciones conservadoras”.

La provincia de Santa Fe publicó la lista de objetores de conciencia en hospitales públicos santafesinos poco antes del 28 de mayo, Día Mundial de Acción por la Salud de las Mujeres. La difusión de lxs trabajadorxs de la salud que se niegan a brindar servicios como el aborto no punible o la provisión de anticonceptivos resultó urticante para los sectores antiderechos.

La aparición del aviso en los colectivos urbanos forma parte de la estrategia para hacer visible la presencia anti-derechos en una ciudad más bien laica, con históricas políticas públicas de anticoncepción sostenidas desde 1997, cuando se aprobó la primera ordenanza con un Programa de Salud Sexual y Repro-

ductiva.

Y qué mejor que los coches que circulan por toda la ciudad. La ordenanza que regula la publicidad en unidades del transporte urbano sólo permite los avisos en la luneta trasera. Para saber quién solventó esta campaña, Las12 se comunicó con la empresa Rosario Bus en reiteradas ocasiones pero no pudo lograr que ningún responsable atendiera.

En el artículo 55 del pliego del Transporte Urbano de Pasajeros dice textualmente: “La concesionaria no está autorizada a explotar ningún tipo de publicidad comercial ni en el exterior ni en el interior de las unidades afectadas a la prestación del servicio, excepto en la luneta trasera y un lateral cuya característica definirá el Ente del Transporte de Rosario”.

Al ver las publicidades con la imagen de un feto en un servicio público, la concejala del Frente para la Victoria Norma López decidió presentar un pedido de informes a la Municipalidad, justamente porque la ordenanza le da la última palabra al Ente del Transporte, un organismo mixto en el que conviven funcionarios del Ejecutivo y el Concejo. “Como poder concedente, la Municipalidad tiene la obligación de controlar si las publicidades que llevan los colectivos de transporte urbano son de interés público”, dijo la concejala, quien cuestionó que “concretamente este Facebook, a partir de la acción que realizó en el Concejo municipal y lo que se puede ver a través de sus posiciones públicas, van contra derechos como los abortos no punibles y la muerte digna”, señaló la edila, que es, además, una de las autoras del proyecto que encomienda a laboratorios estatales fabricar misoprostol, que es la droga que se utiliza para interrumpir embarazos. López subrayó que “no se entiende por qué le permiten al privado que publicite este mensaje que confunde a la población y va contra derechos adquiridos”. Para la concejala es doblemente peligroso porque “también promueve tal grado de confusión que muchas veces los médicos se sienten intimidados, sean o no objetores de conciencia. Tienen que saber que tienen garantizados sus derechos laborales y de conciencia, porque no se le pide a nadie que haga algo contrario a derecho”.

Compartir: 

Twitter

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.