las12

Viernes, 10 de marzo de 2006

INUTILíSIMO

Cómo presentarse en sociedad

Capítulo capital en la vida de las personas con roce social elevado, a menudo descuidado por negligencia e ignorancia, las presentaciones deben cumplir una serie de requisitos que Jacobita Echaniz (Libro de Etiqueta de Rosalinda, Novísimo Código, Editorial Bell, Buenos Aires, 1951) pacientemente nos recuerda y detalla con la precisión que la caracteriza. En primerísimo término, hay que saber que la expresión “le presento a...” no es de las más elegantes. La fórmula indicada es, por ejemplo, “la señora de Anchorena, el señor Lezica”, pronunciando siempre antes “el nombre de la persona de más respeto o edad si se trata de dos personas del mismo sexo, o el de la dama cuando se presenta a un caballero”.

Si se trata de una reunión donde hay gente que no se conoce entre sí, conviene hacer una presentación que incluya una frase explicativa que ayudará a los invitados a desarrollar un tema de conversación, de esta guisa: “El señor Rodríguez Pérez acaba de llegar de los Estados Unidos y seguramente tiene cosas muy interesantes para contarnos” o “La señora Gómez García es la autora de esos cuadros que usted recién admiraba”. Pero si se trata de una de alguien cuyos padres son conocidos en ese núcleo, se mencionará el parentesco: “La señora es hija de Carlitos Urquiza”.

Cuando se presenta a los miembros de la propia familia, nos advierte Jacobita Echaniz, hay que tener cuidado de no demostrarles excesivo respeto. No decir jamás, por caso, “Le presento a mi señorita hija, o a mi señora madre”, lo cual además de incorrecto es sencillamente ridículo entre gente bien que practica la sencillez como un toque de distinción. Con decir “Esta es mi hija Juanita”, o “Mamá, quiero que conozcas a la señora de Martínez González”, más que suficiente.

Por otra parte, cuando se emplea el “señor, señora, señorita”, sólo debe ir seguido del correspondiente apellido, y cuando se desea decir el nombre completo hay que olvidar esos adjetivos. Se puede decir, pues, “La señora de Onrubia” o “Malena Onrubia”, aunque la segunda forma conviene aplicarla sólo a las señoritas.

Cuando alguien nos es presentado, es de buen tono decir “¿Cómo le va?”, o “¿Cómo está?”. En cambio no suena tan bien la frase “Mucho gusto”, y peor todavía “Tantísimo gusto” o “Charmé” que denotan a la persona advenediza.

Ultimas instrucciones de Doña Jacobita para movernos con fluidez en las altas esferas sociales y ser consideradas auténticas damas: “Nunca hay que dar la mano sin fuerza. Lejos de ser esto fino, es desagradable. Tampoco es correcto dar la mano demasiado fuerte, causando dolor. Para dar la mano no se la presenta de plano, palma arriba, sino de costado o de dorso”. Siempre, claro, inclinando levemente la cabeza y sonriendo apenas, con discreto aire mundano.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.