las12

Viernes, 21 de diciembre de 2007

INUTILíSIMO

Regalitos hechos en casa

Ningún obsequio navideño, ni el más caro o lujoso, puede alcanzar el valor afectivo de una artesanía hecha con nuestras propias manos, quizá robándoles tiempo al descanso o a la diversión. Por eso, vale la pena seguir el camino que nos marca el fascículo Nº 25 de Artesana, Enciclopedia de Manualidades para el Hogar, con diseños de los ’70. Bien à la page, sí, señoras. “La moda joven está de parabienes”, se nos informa. “Ya se ha lanzado una nueva colección de accesorios realizados en arcilla: anillos, medallones, pulseras, aros y muchas fantasías más”. Pero lo que de verdad nos importa es que cualquier lectora puede confeccionar estos primorosos adornos “sin tropezar con ninguna dificultad de orden técnico”. Porque, aleluya, estas joyas no necesitan ser horneadas para fijar o abrillantar sus colores. Increíble pero real.

Todos los materiales de trabajo —arcilla, esmaltes y pinceles— se pueden conseguir fácilmente en negocios especializados, así como los broches, bases para aros y anillos, pulseras plásticas y demás, se adquieren en casas del ramo. Aquellas que nunca practicaron con la arcilla han de saber que se la trabaja con la misma naturalidad que a la masa para hacer galletitas o pastafrola. De todos modos, cada envase trae las instrucciones para preparar correctamente cada tipo de arcilla y así lograr un perfecto secado del material. La única precaución que deben tener es aplanar o estirar el preparado sobre una madera bien plana.

Tomemos por ejemplo la cabeza de chica flapper de los ’20: dibujar y cortar el contorno con un bolígrafo ya sin tinta o un cuchillo de punta fina. Alisar los bordes, trabajar sobre la cerámica haciendo los tallados necesarios con un cortaplumas, preparar los adornitos de la cabeza y superponerlos haciendo una ligera presión. Pulir los pequeños detalles.

Una vez seca la arcilla, se pinta con colores contrastantes a fin de que se destaque el diseño. Para terminar el colgante, se le aplica con pegamento sintético —que se expende en pomos— el accesorio adecuado. En la cabeza de marras va una piecita de metal que se fija en la parte posterior con pegamento.

Y así sucesivamente para realizar los demás regalitos propuestos. Las pulseras se arman sobre arcos de acrílico que se encuentran en casas de bijouterie. Por supuesto, también pueden ustedes dar rienda suelta a sus fantasía y diseñar pequeños objetos como ceniceros, cajitas, portarretratos. Comprobarán que una vez que se pone en marcha, la creatividad es imparable: sin duda, se les ocurrirán brillantes ideas, tanto de diseño como de uso de color y otras formas de ornamentación. Todo sea por la dicha y la ilusión de los seres queridos en torno de la mesa de Navidad o al pie del arbolito.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.