las12

Viernes, 9 de abril de 2010

MONDO FISHON

Donde empezaba el punk

 Por Victoria Lescano

El 1º de abril se celebró el 50 aniversario de las míticas botas –borcegos– Doc Martens que desde su lanzamiento oficial el 1º de abril de 1960 fueron incorporadas al placard zapatero de los carteros, de los policías, aunque el 80% de las grandes ventas correspondieron a amas de casa mayores de cuarenta años. ¿El motivo? Que sus suelas les resultaban más confortables y duraderas para el trajín doméstico. Años más tarde, las botas célebres por sus catorce ojales y que en 2000 Jean Paul Gaultier customizó con calados simulando brillantes fueron incorporadas como estandarte en los pies de la cultura punk, de los predicadores del mod y los cultores del ska.

La historia oficial de ese calzado remite a Klaus Maertens, un médico alemán durante la Segunda Guerra Mundial. Mientras esquiaba en los Alpes Suizos y luego de una caída, el Doc Maertens comprobó que las botas estándar del ejército le sentaban pésimo a las dolencias de su pie herido, entonces proyectó customizarlas con cuero flexible y suelas de aire. Su idea se concretó al finalizar la guerra –cuando Maertens tomó y no precisamente prestado, el cuero remanente de la tienda de un zapatero alemán–. Pero el médico zapatero carecía de astucia comercial y su idea no prosperó hasta que en 1947 se encontró con un amigo de la Universidad, el doctor Funck (!), quien además de ostentar un apellido por cierto más rockero le aportó una estrategia de negocios. En 1952, con las ventas de las botas viento en popa el dúo galeno abrió una fábrica de calzado en Munich y circa 1959 las ventas arrojaban cifras tan prósperas que Martens y Funck consideraron globalizar sus diseños. Acto seguido, el fabricante británico de zapatos R. Griggs Group Ltd les compró los derechos de patente para fabricar sus creaciones en el Reino Unido. El holding zapatero les dio un matiz más british –de Maertens pasó a llamarlo Martens por considerarlo más comercial–, reformó el tacón para tallarlos mejor, añadió la marca registrada de una costura amarilla y comercializó las suelas bajo la denominación AirWair.

Así fue como ingresaron en la escena inglesa y su diversidad de subculturas con anclaje musical: las Doc Martens en rojo casi cereza fueron fetiche de los punks, quienes también honraron sus matices brillantes en gamas de negro.

El jueves 1º de abril, cuando se conmemoró el onomástico oficial de las Doc M, la firma inició un año de celebraciones musicales y estéticas: convocó a diez bandas actuales de la escena inglesa e internacional, de los músicos de Noisettes a The Duke Spirit, Black Rebel Motorcycle para hacer covers de clásicos ingleses.

Los artilugios de moda y estilismo ideados para el aniversario por un sagaz equipo de marketing admiten un apartado que documenta los Doc Martens favoritos de cada banda invitada, el clip musical que difunde diversidad de modos de uso de ese calzado entre las nuevas generaciones de consumidores. Todos los homenajes se pueden apreciar en la web, cliqueando en drmartens.com. Así, Liela Moss, cantante de The Duke Spirits, se declara fan de la bota con cuadros de tartán rojo y la cantante de Raveonettes por las negras clásicas y fulgurantes.

Desde inicios de 2000, el catálogo de Dr. Martens se vende exclusivamente bajo el nombre AirWair, y a las tradicionales botas negras sumó sandalias, botas con puntera de acero y remakes en cuero blanco o glitter: éstas últimas fueron el modelo favorito de la front girl de Noisettes, quien las modeló con mini catsuit negro y collares ricos en metálica.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.