las12

Viernes, 3 de febrero de 2006

CLASIFICADOS

Carne de exportación

 Por Roxana Sandá

Qué relación existe entre Alexandra Kollontai, la primera mujer designada por el Comité Central del Partido Bolchevique en 1917 y la primera Comisaria del Pueblo para la Salud, y las mujeres rusas traficadas en la actualidad para ser prostituidas en al menos 43 países de Occidente, incluyendo la Argentina? Que a todas se las fagocitó el orden establecido. La Kollontai fue piedra basal en la elaboración de una legislación sobre principios del siglo XX que habilitaba derechos al divorcio, al aborto, igualdad entre matrimonio civil y concubinato, y el acceso pleno de las mujeres a la salud y la educación. Cuando Stalin se sentó a la mesa del poder, en 1926, empezó a tragarse a la comisaria de a poquito, y en cada pedazo se deglutió a toda la sección femenina del Comité Central. De postre se había reservado el título de Madre Heroica para aquellas trabajadoras que parieran más de diez hijos. En la Rusia de Vladimir Putin no hay más obreras, y a sus nietas, bisnietas y tataranietas se las vienen devorando desde 1991, cuando la disolución de la Unión Soviética eliminó los andamiajes que aseguraban asistencia social y sustento básico para su población. Hasta la fecha, el tráfico y la explotación sexual de mujeres y niñas “son tolerados con desparpajo por el gobierno ruso”, advierte un estudio de la relatora de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM), Donna M. Hughes, residente en Moscú. “Se trata de un fenómeno violento y peligroso” que se extiende a Canadá, Estados Unidos, Australia, Tailandia, México, y a algunos países de Latinoamérica como Brasil, Ecuador y la Argentina. No existen cifras oficiales que verifiquen la magnitud de esta gran comilona de traficantes, proxenetas y clientes, pero se estima que sólo en 1997 fueron vendidas más de 100.000 mujeres procedentes de los países de la ex Unión Soviética. En la Argentina versión 2006, su presencia se hizo habitual en el rubro 59 de los clasificados y en los apartados de escorts por Internet, identificables bajo anuncios para turistas, del tipo “russian escorts-hot babys”, o destinados al usuario local, más proclive a ir a los bifes: “putas rusas acompañantes”. Desde hace tiempo les compiten el territorio a las mujeres paraguayas, chilenas y dominicanas que, entre paréntesis, nunca obtuvieron una repatriación masiva, como se anunció en algún momento. Por si quedara alguna duda sobre esta moda prostibularia de las esclavas más exóticas de Buenos Aires, los foros escorts confirman el acontecimiento: “A mí me encantan las rusas, ucranianas y de esos lares, por lo general me gustan de esas zonas....pero mujeres lindas hay en todos lados.... Como dije prefiero a las rusas, ucranianas y alemanas... Pero como soy bien argento, las argentinas siguen siendo las más lindas, si no fíjense en todo el mundo que lo que busca es carne argenta de primera... Sin menospreciar a nadie. Salu2. Don Gato”.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.