las12

Viernes, 8 de diciembre de 2006

VISTO Y LEíDO

La imaginación al poder

El jinete del dragón
Cornelia Funke
Siruela
417 páginas

Si quienes escriben literatura infantil sufrieron durante tantos años el estigma de ejercer un arte menor, hace poco se han visto recompensados con una embriagadora esperanza: ¿y si el milagro de Harry Potter volviera a producirse? ¿Y si la elegida fuera yo? Con ese afán se esforzaron muchas autoras, desde Isabel Allende hasta Madonna. Pero la varita de la fortuna parece haberse posado sobre una mujer que nació en Alemania en 1958, estudió pedagogía, ejerció como trabajadora social con niños con diferentes discapacidades, pronto empezó a trabajar como ilustradora de libros infantiles, luego a escribir sin pausa, tanto que ya cuenta con cuarenta libros y guiones. El éxito comenzó cuando se decidió a costear la traducción de sus libros al inglés y tentar suerte en tierra de magos. La obtuvo, ya que Barry Cunningham, el mismo editor que descubrió a J.K. Rowling, quiso apadrinarla. Sus obras se han traducido a más de 20 idiomas. Se podría decir que efectivamente Cornelia Funke es la elegida. Y de hecho hay muchos que ya lo dicen. La revista Time, por ejemplo, la acaba de colocar entre las cien personas más influyentes del planeta. Si se juzga por el parecido físico con la autora de Potter, la extensión abultada de sus obras, su escritura atenta a toda una tradición que la antecede y que los niños desconocen por completo y, por sobre todo esto, el éxito de ventas, no se puede negar que Funke, tal vez con un poco más de sutileza en el estilo, es parte del mismo fenómeno. El jinete del dragón, libro con el que comenzó a escribir grandes historias, estuvo 78 semanas en la lista de libros más vendidos del New York Times.

Con esta novela la autora recupera uno de los personajes más apasionantes de la fantasía universal: el dragón, personaje de capacidades diferentes en Oriente y Occidente, y provisto de una cantidad de rasgos y anécdotas que superan a los de los personajes reales. Pero si tradicionalmente se los halla luchando contra los humanos de la Edad Media, aquí corren peligro en tiempo presente. La historia comienza cuando una rata –que si bien parece menos que un dragón, pertenece a una especie que ha tenido el valor de mezclarse con la gente– anuncia a sus amigos dragones de Escocia que los humanos se avecinan. La aventura es el largo viaje que tendrá que emprender Lung, un dragón joven, en busca de la tierra “más allá del cielo”, es decir, tras el Himalaya, donde la leyenda cuenta que viven los últimos dragones. Un hada caprichosa, malhablada y glotona, como suelen ser los personajes femeninos de las sagas tradicionales, y un niño huérfano, sensible e inteligente, serán sus acompañantes. El trayecto va enlazando información geográfica con datos sobre seres sobrenaturales. Los peligros toman la forma de obras de alquimia, basiliscos, elfos del polvo, serpientes marinas, entre otras criaturas. Con J.R.R. Tolkien, C.S. Lewis y J.M. Barrie como tutores, y una profunda investigación dando sustento a las partes más originales, esta historia es una opción amable y hasta con cierto sentido del humor para quien quiera dejar atrapados por un rato a lectores y lectoras muy jóvenes en las redes de la imaginación más clásica.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.