las12

Viernes, 12 de octubre de 2012

LA VENTA EN LOS OJOS

Papi no sabe ni contesta

Dos publicidades de productos diferentes coincidieron en el mismo punto: considerar a la sexualidad como tabú y mostrar a los padres como inútiles para contestar las preguntas de sus hijos o hijas.

 Por Luciana Peker

¿Pa, puedo preguntarte algo? –interroga, en una amorosa cocina, una amorosísima y rubia (símil ingenua pero perspicaz) niña.

–Sí, claro, mi amor –le contesta Facundo Arana, padre en la vida real, galán en la pantalla, sinónimo de buen tipo en la farándula local.

–Es algo que quiero preguntarte hace mucho. La madre de Male ya le contó –le dice la nena dejando la duda de qué se trata la pregunta y también el antecedente de otra respuesta.

–¿Y por qué no hacés como Male y le preguntás a mamá? –contesta Facundo, confirmando la incomodidad, la necesidad de pasarle la pelota a quien sí sabe o al menos está acostumbrada a improvisar: la madre.

–Le explicó bien todo, todo, todo –subraya la nena.

–No, ¿cómo todo? –se asusta el actor famoso por no asustarse en sus aventuras deportivas, pero sí por una pregunta de su supuesta hija.

–Pa, ¿por qué siempre me decís que Yogurísimo es tan bueno? –se desenreda el gran problema de hablar de sexualidad y, mucho mejor, hablamos del marketing de un lácteo.

–Ah, era eso... –respira él, como si acabase de bajar de una montaña después de un problema de salud o hubiera salido de una situación tan complicada como hablar de sexualidad con los hijos.

El diálogo se da entre Facundo Arana y una nena en la última publicidad de Yogurísimo y confirma viejos tabúes: los chicos preguntan, los padres no quieren responder, las dudas de los hijos dan miedo, la sexualidad es un tema de madres y no de padres y es mucho mejor comprarles algo lleno de respuestas fáciles que sentarse a hablar de un proceso tan natural como la sexualidad. Mientras que en otra publicidad, pero en la vía pública, mientras el papá lee el diario en el sillón (y dale con la imagen del padre en el sillón, al menos Facundo Arana pisaba la cocina) el hijo le pregunta “¿pa, de dónde nací yo?” y él se queda callado. La solución del anuncio está en tomar un medicamento para tener respuestas más rápidas. (O sacarse más rápido las preguntas incómodas de encima.)

En realidad, se puede imputar a las publicidades el desconocimiento sobre la existencia de la ley 26.150 de Educación Sexual Integral que ya deja de lado el supuesto terror al ¿por qué? de los niños y niñas y deja que en todas las materias –transversalmente– ellos y ellas encuentren –desde preescolar– respuestas, según su edad, a todas las preguntas.

Pero, por otro lado, muestra a las claras que la ley no se está cumpliendo (si no no estaría el terror a las preguntas de los hijos e hijas sobre sexualidad), ya que las respuestas estarían contestadas o habría un lugar claro a donde pedir ayuda: la escuela.

Otra cosa que se pone en evidencia es que los varones muestran un desamparo emocional a pesar incluso de su sexualidad a flor de piel, como Facundo Arana, que supuestamente trabaja de seductor profesional, para hablar con naturalidad de sexualidad y no como un lastre que por suerte se sacó de encima para hablar del proceso de fermentación de la leche. Antes de que vuelva a intentar escalar una cumbre, le vamos a contar a Facundo que es más sencillo de lo que piensa. En la guía Educación Sexual Integral para la educación primaria, del Ministerio de Educación de la Nación, se dan consejos para hablar en familia. “Hacemos saber a los chicos y las chicas que pueden contar con sus familiares para pedirles información y compartir dudas y experiencias. Demostramos que las mejores respuestas no siempre se encuentran entre sus amigas o amigos, o en la televisión y otros adultos. Buscamos información de manera conjunta. Tomamos estos temas de sexualidad con sentido del humor pero sin banalizarlos. Hagamos de este encuentro una experiencia de aprendizaje.” Una tarea para el hogar (antes o después de la merienda).

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.