las12

Viernes, 13 de julio de 2007

TALK SHOW

20 años en orbita espectacular

 Por Moira Soto

Cuerpo celeste acompañado de una larga cola o cabellera que describe una órbita muy excéntrica: así define el diccionario al cometa. Pero no dice nada de Los Cometabrás, esos integrantes de una compañía de teatro musical que están cumpliendo 20 años de vida artística, aunque del núcleo original sólo quedan Dalila y Leandro Rosati, a quienes se han sumado en años recientes José María Leal (actor), Teresa López (actriz, bailarina y coreógrafa), Marcela Lasarte (actriz), Damián Calvo (supervisión teatral) y Agustín Sinibaldi (técnico). Hace dos décadas, a Dalila y Leandro –ya investido como director– se les ocurrió la idea de hacer un show rápido, cómico, musical para laburar en la costa, en complicidad con Alejandro Malar Huguet y Adolfo Bontempo. Ese espectáculo se llamó inicialmente Dalila y los Cometabrás, y más tarde, Secuestro porcino.

Así empezó un camino de búsqueda de humor dentro de variados géneros musicales, de exploración en pos de una estética que identificara al grupo, en los primeros tiempos relacionada con el kitsch, un aire de comic, algo de retro. “Fuimos experimentando con distintas formas populares, de acá y de afuera, nos mandamos algún esbozo de zarzuela –El huevo de Colón– y nos animamos con la ópera”, memora Dalila, cantante, letrista, compositora y responsable de la dramaturgia junto con su marido Leandro Rosati. “Tenemos, por ejemplo, una versión libérrima de Carmen –La Carmen, un clásico marginal–, obra de la que tomamos algunos temas centrales, pero le incorporamos textos de León Felipe, García Lorca, más algunos propios que van hilvanando el relato.” Esta insaciable heroína, creada por Merimée e inmortalizada por Bizet, antes de entonar la clásica Habanera, en francés y todo, canta sobre “el infierno que tengo en mi sangre”, prosigue con “el fuego que hay en mí/ me empuja sin piedad./ Mil hombres, muchos más/ hoy vuelvo a recordar,/ mil hombres que adoré...”

Dice Dalila que finalmente adoptaron la denominación Los Cometabrás “porque nos definimos así, no como estrellas: es una cuestión ideológica... Pero ojo, que los cometas también son un espectáculo, la gente sale para verlos, tienen una estela luminosa... Como ellos, pasamos periódicamente y nuestra órbita puede llegar a Viena”. La cantante, etcétera, se refiere a las presentaciones que hicieron en esa ciudad, territorio del teatro cabaret, con Trip Telúrico y Dos mujeres para Voz, invitados por Barbara Klein, directora del Cosmos Theater. Ambas obras las habían presentado previamente en 2003, en el actual espacio propio, ½ Mundo Club de Arte, donde también funcionan talleres de especialización en teatro musical y varieté. En Viena, el show fue retitulado Noches de Buenos Aires. “Nos fue muy bien, aunque nunca supimos qué habían decodificado los lugareños”, ríe Dalila. “Pero más allá del programa explicativo, las obras se podían entender no sólo a través del texto porque apelamos a otros recursos expresivos, desde la imagen y la música. Telúrico tenía un humor bien negro y aludía al tema de la corrupción, tan instalado durante el menemismo. Siempre nos importó darle un contenido a los espectáculos: en los ’90, etapa de escepticismo y desesperanza para nosotros, hicimos Pochoclo, con una mirada bien crítica sobre la realidad.”

De Viena, Los Cometabrás regresaron con toda la intención de hacer Club El tangazo, milonga y cabaret, show que dieron a conocer el año pasado con mucho suceso y que ahora están reponiendo para celebrar estos 20 años de atravesar periódicamente el cielo del teatro musical. Tangos de distintas épocas son el hilo conductor de la narrativa escénica que incluye una estupenda versión de Nieblas del Riachuelo, a cargo de Dalila (nombre que remite a un personaje del primerísimo show, una bolerista algo ingenua, pero también a la chica bíblica “que al cabo estaba defendiendo a su pueblo filisteo”...), Desencuentro, momento reflexivo donde se discurre acerca de lo que diría hoy Discepolín, Rosati hace Packard, y también figura en el repertorio del Club El Tangazo, Por qué amo a Buenos Aires, Barrio de tango, Arrabalera. El espectáculo está conformado por cuadros sin otra ilación que la de incitar a la gente a bailar, a aprender si no saben, y luego hacerla participar en un concurso con “grandes premios”. Para algunas personas, son los primeros pasos en una pista de tango, con maestros como Rosati, Leal, Lasarte, López, cada cual desde un personaje, “pero enseñando en serio, mucha gente se ha iniciado en el tema de ir a la milonga luego de ver este show. Porque la idea es meter al público en un bailongo, ámbito muy teatral, con sus personajes, su vestuario, sus rituales. Y los que no quieren bailar se quedan mirando, participando como espectadores de otros espectadores, que sí actúan”. Quedan cinco funciones, luego de las cuales Los Cometabrás se aplicarán a planificar varietés antológicos con números de otras épocas y de la actual también, en una trayectoria que promete renovados futuros cumpleaños.

Club El Tangazo, milonga y cabaret, todos los sábados a las 21.30, hasta el 11 de agosto, en 1/2 Mundo Club de Arte, Hipólito Yrigoyen 2148, 2º D, a $ 15 y $ 10, reservas al 4951-8819, [email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.