libero

Lunes, 12 de septiembre de 2005

FúTBOL › INDEPENDIENTE GOLEO 4-0 A RACING EN UNA MAÑANA DE ALEGRIAS Y LUTOS

Son todos rojos, son todos Frutos...

Con tres tantos del goleador rojo y un auténtico golazo del pibe Sergio Agüero, el cuadro de Julio Falcioni alcanzó una victoria largamente soñada frente al tradicional rival, para mantenerse a tres puntos de la vanguardia del Apertura. Frente a la desesperación de los blanquicelestes, se afirmó en la goleada para cerrar una mañana que supo a gloria.

 Por Daniel Guiñazú

Fruto de sus propios aciertos, que fueron bastantes, y también de los errores ajenos, que resultaron demasiados, Independiente goleó 4-0 a Racing. Fruto de que Frutos convirtió dos penales y un gol de cabeza, y de que Agüero hizo desparramos con su habilidad y, también, un golazo memorable, el mediodía de Avellaneda fue una fiesta de tonos rojos. Fruto de que a Independiente le salió casi todo y a Racing no le salió casi nada. La diferencia trepó a un extremo impensable antes de que la pelota empezara a rodar. Fruto de que el partido de Falcioni salió tal cual lo pensaba y el de Rivarola, muy lejos de lo que él imaginaba, Independiente liberó el sonido de la victoria más deseada de todas y Racing, la furia de la derrota más temida de todas.
De los contrastes que marcaron un clásico fogoso, uno fue más nítido que ningún otro. Independiente tuvo dos delanteros de peso. Frutos hizo tres goles y se perdió otro. No fue deslumbrante, fue indiscutiblemente efectivo. Y Agüero se cansó de encarar, se cansó de pasar a pura gambeta, y cerró el 4-0 con un golazo sensacional, un prodigio de atrevimiento: lo dejó parado a Crosa, enganchó hacia afuera y hacia adentro, hacia adentro y hacia afuera, hizo pasar de largo a todos los que intentaron cruzarlo y terminó poniendo la pelota junto al palo izquierdo de Campagnuolo. Después de semejante monumento, Falcioni lo cambió por Bustos Montoya y le permitió que una ovación conmovedora le adulara sus oídos de pibe.
No les fue difícil convertirse en figuras a los dos delanteros de Independiente: detrás de ellos tuvieron un equipo que supo respaldarlos y alcanzarles la pelota. Racing, en cambio, desamparó a Estévez, el único atacante que puso Rivarola denunciando su ánimo conservador. Mirosevic y Romero no lo acompañaron por los costados y Capria quedó rápidamente aislado por la presión que impusieron los rojos en el medio.
Independiente vaciló apenas en los primeros cinco minutos. Sólo en ese breve lapso, Racing le ganó la pelota presionándolo bien adentro de su campo, y Estévez definió mal un mano a mano con Leyenda. Pero cuando Pusineri, Herrón, Buján y Biglia le tomaron la mano al partido, enseguida marcaron diferencias. Mientras los cuatro volantes de Racing no podían hacer nada, ellos pudieron hacer todo: presionar, cortar, pasar al ataque y asistir a sus dos inspirados compañeros de arriba.
Si el partido ya venía complicado para Racing, el gol de penal de Frutos y la expulsión de Torres en la misma jugada por haber salvado un gol seguro con la mano, se lo terminaron de enrevesar. Lo peor de todo no fue eso sino la falta de reacción de Rivarola para modificar un esquema que hacía agua en cada sector de la cancha: demoró una hora en sacar a un hombre del fondo (Núñez) y en poner otro delantero (Luis Benítez) para que hubiera dos hombres adelante. Cuando lo hizo, Frutos ya había convertido el 2-0 con un cabezazo, Independiente se floreaba haciendo correr la pelota a lo ancho y a lo largo del campo de juego, y la desorientación y el desánimo cundían en cada camiseta blanquiceleste.
El equipo de Falcioni se dio el último lujo de una mañana inmejorable: lo dejó venir al pobre Racing para contraatacarlo. Y aunque pasó algunos sobresaltos innecesarios (un tiro de Benítez pegó en un palo), definió el partido con un penal de Cabral a Agüero que Frutos volvió a convertir, y con el sensacional gol de Agüero, mientras una mitad de Avellaneda gozaba y la otra padecía un clásico que costará incorporarlo al olvido.




INDEPENDIENTE-4
Leyenda -6
Pautasso-6
Méndez- 5
Cáceres -6
E. Domínguez- 5
Pusineri -6
Herrón -7
Buján -6
Biglia -7
Frutos -8
Agüero -8
DT: Falcioni
RACING-0
Campagnuolo -4
Vitali -5
Cabral -5
Crosa -5
Núñez-5
Mirosevic- 4
Torres -4
Simeone -5
Romero -5
Capria -4
Estévez -4
DT: Rivarola

Estadio: Independiente.
Arbitro: Sergio Pezzotta.
Goles: 34m, 55m y 75m Frutos (I), el primero y el tercero de penal; 82m, Agüero (I).
Cambios: 60m, Benítez por Núñez (R); 72m, Morales por Capria (R); 74m, Armenteros por Buján (I); 80m, Fabro por Frutos (I); 83m, Bustos Montoya por Agüero (I).
Incidencia: a los 86m, expulsado Méndez (I).

Compartir: 

Twitter
 

Con esta potencia, Frutos ejecuto y convirtio el segundo penal para independiente y el tercer gol suyo en el clasico.
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.