libero

Lunes, 26 de junio de 2006

FúTBOL › LOS JUGADORES REALIZARON AYER UN ENTRENAMIENTO MUY DISTENDIDO

El día después fue a pura relajación

La alegría por la victoria ante los mexicanos dominó la escena en la concentración de Herzogenaurach. Luego de una práctica regenerativa, los futbolistas recibieron la visita de sus familiares. El plantel volverá a moverse hoy por la mañana y luego tendrá la tarde libre. Burdisso y González ya están recuperados.

El sufrimiento que agobió a la Selección Argentina durante el partido frente a México parece haber quedado sepultado. Ahora, en la concentración albiceleste reina la tranquilidad. El pasaporte a los cuartos dejó un legado de optimismo y confianza que se vio reflejado en el distendido entrenamiento que realizó el conjunto de José Pekerman en Herzogenaurach, ya con miras al encuentro ante Alemania.

El plantel llegó desde Leipzig, después de un viaje en vuelo charter que lo depositó en el aeropuerto de Nuremberg, desde donde recorrieron en micro los 25 kilómetros que separan a esa ciudad del hotel HerzogsPark. Por la tarde, y no sin antes tomarse un par de horas para descansar, los jugadores argentinos realizaron un entrenamiento liviano, que consistió básicamente en trabajos regenerativos para recuperarse del desgaste sufrido en los octavos de final.

Los argentinos entrenaron durante una hora y media en el complejo deportivo ubicado frente a su hotel, al mando de los preparadores físicos Gerardo Salorio y Eduardo Urtasun. Como es costumbre, la práctica estuvo custodiada por un grupo de hinchas que, en esta oportunidad, optó por dejar el alambrado del predio libre de banderas. No faltaron unos minutos para que los 23 futbolistas se divirtieran jugando un loco, aunque Cambiasso y Palacio se decidieron por un uno contra uno en el básquet.

La principal novedad fue que el mediocampista Luis González se movió con mayor exigencia que el resto. Los médicos de la Selección pusieron a prueba al jugador del Porto con la intención de que llegue en óptimas condiciones al choque del próximo viernes en Berlín. Sobre el final de la práctica, Lucho, recuperado del edema muscular en la pierna izquierda que sufrió en la goleada ante Serbia y Montenegro, realizó piques largos y podría ser tenido en cuenta para el próximo compromiso.

Otro de los jugadores que ya está recuperado es el defensor Nicolás Burdisso, quien se restableció del leve esguince en el ligamento lateral interno de la rodilla derecha que sufrió ante Holanda. El jugador del Inter es otra de las variantes con las que contaría Pekerman a la hora de definir los titulares que saldrán a la cancha en busca de la semifinal. Después de la práctica, algunos jugadores recibieron la visita de sus familiares y amigos. Leandro Cufré se paseó por el predio con sus hijas. Juan Pablo Sorin y Lionel Scaloni, por su parte, brindaron una conferencia de prensa.

Para hoy no se aventuran grandes cambios en la grilla de entrenamientos de la Selección Argentina. Pekerman anunció que la práctica comenzará a las 10, a puertas abiertas, en la cancha del HerzogsPark, y después del almuerzo los integrantes del plantel tendrán la tarde libre para reencontrarse con sus familiares y amigos poder dar un paseo. El desgaste del sábado parece no haber deteriorado el estado físico de los jugadores argentinos. México ya es parte del pasado. Ahora todas las miradas apuntan al anfitrión de casa.

Compartir: 

Twitter
 

Sorin se ríe luego de saludar a algunos hinchas que se acercaron al campo de entrenamiento.
SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.