libero

Lunes, 15 de septiembre de 2008

FúTBOL › BOCA E INDEPENDIENTE ARMARON UN PARTIDO INTENSO QUE TERMINó EN BARULLO

Lunati produjo un eclipse de fútbol

El aparatoso árbitro se convirtió en protagonista cuando echó a Montenegro por una tontería, luego de una patada descalificadora. Independiente se sintió perjudicado porque dio la sensación de que la pelota había picado adentro en un tiro de Núñez.

 Por Facundo Martínez

Con propuestas y realidades bien distintas, Boca e Independiente jugaron un clásico intenso que terminó igualado 1-1, y el resultado no dejó conforme a ninguno, porque ambos equipos tuvieron chances como para ganarlo. Rodrigo Palacio y Darío Gandín fueron los autores de los goles. Pero el personaje destacado terminó siendo el árbitro Pablo Lunati, quien dejó a los de Avellaneda con nueve, tras expulsar sobre el final del partido a Daniel Montenegro y a Guillermo Rodríguez.

Lo mejor del equipo de Carlos Ischia sucedió en el arranque. Boca marcó rápidamente la diferencia, aprovechando el entusiasmo con el que Juan Román Riquelme y Rodrigo Palacio debutaban en el torneo. Los muchachos de Claudio Borghi, en cambio, entendieron que el mejor camino para sorprender era el del contragolpe y se pararon firmes atrás, a la espera de los pelotazos largos de Montenegro para habilitar a Gandín y Leonel Núñez.

Boca asediaba a Fabián Assmann, pero no conseguía concretar porque le faltaba claridad. Habían estado cerca Lucas Viatri, dos veces, y Jesús Dátolo, antes de que el colombiano Fabián Vargas, luego de una buena jugada entre Dátolo, Riquelme y Palacio, sorprendiera con un derechazo apenas desviado. Todo eso antes de que el rojo dijera presente sobre el arco de Mauricio Caranta con un disparo desde afuera de Montenegro.

El dominio de los locales terminó promediando la primera parte. Poco después de que Vargas, habilitado con un pase atrás de Palacio, picara un poco larga la pelota ante la salida de Assmann. Independiente –que hacía un trabajo ordenado, pero poco ambicioso– comenzó a soltarse en la medida en que Boca se mandaba al ataque dejando espacios descubiertos.

De contra llegó la más clara de Independiente. Pase largo de Montenegro que Núñez controló en el medio para avanzar sin freno entre Paletta y Cáceres hasta quedar mano a mano con Caranta. El arquero tapó el derechazo, pero la pelota se estrelló en el travesaño, picó presuntamente sobre la línea de gol y salió. Lunati, a instancias del línea Diego Romero, dejó seguir. Se acercaba Boca, pero no concretaba; insistía Independiente con la misma suerte; el partido ganaba intensidad.

Apenas comenzó el complementario, Boca saboreó el triunfo con un gol de Palacio, que recibió una pelota peinada por Viatri, le ganó la posición a Rodríguez y sacó el remate que abrió la cuenta. Pero la alegría de Boca duró lo que un suspiro. Porque Independiente encontró lugar para hilvanar su mejor jugada de ataque, con toques de Fredes y Montenegro, que Gandín, a espaldas de Ibarra, culminó con un cabezazo para el 1-1.

Boca respondió con un remate de Riquelme que Assmann sacó al corner. Después, en una contra espectacular, Mareque arrancó de atrás con la pelota dominada por la franja central, dejó atrás a Vargas, Morel, Battaglia y Cáceres, y después se la cedió a Núñez para que éste habilitara a Higuaín, quien remató sobre el cuerpo de Caranta. Para convertirse en figura, Assmann despejó de un manotazo un cabezazo de gol de Viatri.

Pero todavía quedaba alguien que quería sobresalir: Lunati. Primero le perdonó la vida a Montenegro tras una entrada para roja sobre Paletta, le mostró amarilla, y después, luego de que ambos jugadores ingresaran al campo sin autorización, les mostró otra amarilla y Montenegro debió irse expulsado. Ahí nomás comenzaron los empujones, los gritos y las quejas de los jugadores de Independiente. Y el partido se fue de quicio.

Hubo más. Chávez, que había ingresado por Vargas, desperdició una chance increíble frente a Assmann y Rodríguez, alterado, pidiendo posición adelantada, le hizo el gesto de comprado al línea Romero, quien llamó a Lunati para que lo expulsara sin más. Otra vez tumulto y hasta empujones. Los últimos minutos, en los que el rojo jugó con nueve, no le alcanzaron a Boca, que terminó ahogándose en la búsqueda.


Estadio: Boca.

Arbitro: Pablo Lunati.

Goles: 46m Palacio (B), 49m Gandín (I).

Cambios: 62m Higuaín por Gandín (I), 72m Chávez por Vargas y Gaitán por Dátolo (B); 79m Noir por Viatri (B), 82m Centurión por Fredes (I).

Incidencias: expulsados 75m Montenegro (I) y 87m Rodríguez (I).

Compartir: 

Twitter
 

Palacio convierte el gol de Boca, luego de superar en una corrida al uruguayo Rodríguez. Definió con un toque de zurda.
SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.