libero

Lunes, 1 de diciembre de 2008

FúTBOL › PERDIó CON TIGRE EN VICTORIA, PERO MERECIó AL MENOS EL EMPATE

Este River no da ni para las suspicacias

No se dejó vencer por el equipo de Cagna para perjudicar a Boca, como se lo prejuzgaba. Pero no tuvo nivel para sostener la ventaja inicial con el golazo de Salcedo, aunque mereció mejor suerte. Luna, autor de dos goles, fue la figura.

 Por Adrián De Benedictis

Las suspicacias que se habían generado alrededor de este partido durante la semana quedaron sentenciadas ayer en Victoria. Tigre continúa alimentando ese sueño del cual no se quiere despertar, mientras River transita la peor de sus pesadillas. Entonces, la posibilidad de que los visitantes no se esforzaran demasiado en este duelo, teniendo en cuenta que Boca es otro de los candidatos en el torneo, quedó descartada a partir de que el equipo de Núñez puso en riesgo varias veces el triunfo de los locales. Pero como el último puesto en la tabla no es casualidad, no le alcanza aún su nivel actual para al menos repartir los puntos con un plantel que tiene claro hacia dónde se dirige, y de qué manera lograrlo.

Sin lujos y tampoco sin brillar, Tigre no pierde jugando como local desde hace seis fechas y construyó esta victoria con el orden habitual que viene mostrando desde que retornó a Primera. Pero a ello le agregó una actuación destacada de Carlos Luna, autor de dos goles; el despliegue de Sebastián Rusculleda, un volante con mucha dinámica; y las apariciones acertadas del arquero Islas, quien salvó dos veces lo que hubiera sido el empate parcial de River.

El secreto de este Tigre se encuentra en el mediocampo. El equipo sostiene en esa zona todo su andamiaje, y a partir de ahí comienza lentamente a controlar a sus rivales. Además de Rusculleda, el volante central Castaño resalta por su ubicación precisa tanto en ataque como en defensa. Justamente, cuando River más presionaba y obligaba a Tigre a retrasarse, él era el que les marcaba el camino a sus compañeros. A su izquierda está Matías Giménez, que más allá de que ayer no pudo desbordar con frecuencia por esa franja, es el acompañante ideal de Morel para armar todo el circuito ofensivo.

Morel es precisamente el estratega de este plantel. Y su mejor demostración sucedió en el segundo y en el tercer gol de Tigre. A los 40 minutos le cedió la pelota a Luna entre dos rivales y el delantero definió con gran categoría tocándola por arriba del arquero. El local comenzaba a dar vuelta el resultado con esa acción. Y ya en tiempo de descuento, otra vez Morel apareció para habilitar al ingresado Bardaro en un contraataque y el ex Vélez marcó con un remate al ángulo derecho del arco de Vega.

La decisión del técnico Diego Cagna de no incluir ayer a Lázzaro (que aún no convirtió goles en el certamen) y de darle lugar a Luna terminó siendo fundamental. El ex Racing marcó dos tantos, fue el hombre más destacado de la cancha, y cada intervención suya significó un problema para los defensores de River. Luna había convertido el empate a los 26 minutos, cuando recibió la pelota en el área luego de un rebote para sorpresa de Quiroga, giró y remató cruzado para ubicar la pelota al lado del palo.

River mejoró la imagen pobre que dejó ante Argentinos, y pudo haberse quedado con al menos un punto. Falcao tuvo la chance dos veces, pero perdió el duelo ante Islas. En la otra, el palo se lo impidió a Quiroga. El gol de Salcedo (el segundo con la camiseta de River), a los dos minutos del partido, hacía imaginar una tarde diferente, pero el empate de Tigre provocó nuevamente el desmoronamiento de todo el esquema.

La línea defensiva de River, salvo Ferrari, no sólo no sabe dónde está el arco contrario sino que ni siquiera comprende cómo defender el propio. Ahumada es el único volante que tiene presencia, y más allá de que Buonanotte mejoró ayer su rendimiento, no le alcanza todavía para marcar diferencia. Y así, la historia de River sigue agrandando su pena cuando abre los ojos y mira de reojo lo que ofrece este equipo.


Estadio: Tigre.

Arbitro: Sergio Pezzotta.

Goles: 2m, Salcedo (R); 26 y 40m, Luna (T); 90m, Bardaro (T).

Cambios: 66m, Rosano por Rusculleda (T); 68m, Bardaro por Altobelli (T); 69m, Rosales por Galmarini (R); 83m, Leyes por Fontanello (T); 85m, Flores por Villagra y Bou por Abelairas (R).

Incidencia: 90m, expulsado Bardaro (T).

Compartir: 

Twitter
 

Carlos Luna saca el disparo que, aun pegando en Tuzzio, se convertirá en el empate transitorio.
Imagen: Fotobaires
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.