libero

Lunes, 9 de mayo de 2011

FúTBOL › FRENTE A ALL BOYS PADECIó UNA NUEVA DERROTA EN EL MONUMENTAL

River sufre, la casa no está en orden

De ganarle al equipo de Floresta, habría alejado definitivamente los fantasmas de la Promoción. Pero River no jugó bien y volvió a caer, como hace dos semanas ante Godoy Cruz. Cambiasso fue figura, goles de Gigliotti y Rodríguez.

 Por Juan José Panno

River está lleno de paradojas: pelea por el campeonato y por zafar del descenso; gana de visitante y pierde de local; palma cuando merece empatar y gana cuando merece perder; se les planta a los más pesados (venía de ganarle a Racing en Avellaneda) y se achica con los más débiles. Para sumarle nuevas manchas al tigre, ayer cayó ante All Boys en el Monumental en un partido que tuvo como figura excluyente a Nicolás Cambiasso, el arquero de los rivales.

Precisamente Cambiasso, con una sinceridad que no suele ser habitual, declaró al final del encuentro que habían tenido enfrente a un rival muy difícil; que ellos habían encontrado los goles y que River había merecido un poco más. El equipo de Jota Jota López pudo haber definido el encuentro antes de los cinco minutos con dos llegadas clarísimas, y dispuso de otras chances (ya no tan claras) producto de su machacar constante y de una voluntariosa búsqueda. Pero no jugó bien.

Esta fue la tercera derrota de River como local. En el Monumental había caído antes con Vélez en la 5ª fecha y con Godoy Cruz en la 11ª. La explicación de por qué a River le va mejor afuera que adentro responde a la lógica de equipo chico que se complica cuando tiene que ir a buscar y el rival le achica espacios y se agranda cuando logra terreno fértil para el contraataque. Si lo atacan mucho de visitante, tienen el respaldo de la defensa que se solidifica con el esfuerzo compartido con los volantes y con un arco bien cubierto, con un arquero que atraviesa un excelente momento y se ataja todo. Los números marcan que los dos equipos que menos goles recibieron en el campeonato son Argentinos (7) y River (8).

Claro que también se trata de meter la pelotita en el arco contrario. Y a River le cuesta demasiado. Tiene 11 goles y está entre los que menos marcaron. Hasta Newell’s, que va cola, hizo más goles (13).

La dupla Funes Mori-Pavone, dos de características similares, amenaza más de lo que concreta. Funes Mori tuvo dos chances claras en el inicio del partido: en una pateó desviado y en la otra chocó con las firmes manos de Cambiasso. Pavone tuvo una en el segundo tiempo, tras un gran pase de Lamela, pero pateó cruzado, afuera.

En el otro arco, All Boys aprovecha al máximo sus ocasiones. A los 37 minutos, Gigliotti definió muy bien con un derechazo cruzado una buena jugada de contra, y sobre la hora metió el tiro de gracia. Con River jugado, con Carrizo volviendo desesperado después de ir a buscar un corner en el área rival, Juan Pablo Rodríguez corrió más de cincuenta metros con la pelota en los pies y reventó la red con un zurdazo.

A River le quedan varios consuelos: 1) Que el equipo no brilló, pero puso lo que había que poner. 2) Que el campeonato todavía es posible, porque ya se sabe que puede pasar cualquier cosa. 3) Que el próximo domingo juegan con Boca en la Bombonera y no en el Monumental de las decepciones.


Estadio: River

Arbitro: Gabriel Favale.

Goles: 36m, Gigliotti (A); 90m, Rodríguez (A).

Cambios: 43m, González Pires (5) por Maidana (R); 70m, Buonanotte por Pereyra (R) y Rimoldi por Zárate (A); 82m, Lanzini por Ballón (R); 86m, Fabbiani por Matos (A).

Compartir: 

Twitter
 

Juan Pablo Rodríguez corre hacia el arco vacío, lo persigue Lanzini, quiere cubrirlo Almeyda. Es el segundo gol de All Boys en el Monumental.
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.