libero

Lunes, 3 de septiembre de 2012

FUTBOL › LOS DOS GOLES DEL DELANTERO LE DIERON A BOCA UNA VICTORIA INMERECIDA

Fecundación in Viatri, parto natural

Ganarle a Rafaela fue un trabajo que necesitó mucho empuje. El equipo santafesino mereció la igualdad y pudo haberla conseguido en el último instante, pero ambos cabezazos del 9 valieron para alcanzar la punta en soledad, tras el empate de Colón ante River en Santa Fe.

 Por Ariel Greco

Si Boca llega a pelear el campeonato o, mucho más, si consigue ganarlo, el recuerdo del triunfo de ayer quedará grabado como uno de los hitos de su campaña. No por el juego desplegado ni nada por el estilo logrado. Será por las dificultades que tuvo para superar a Rafaela, que mereció de mínima el empate y que hasta el último segundo tuvo chances de igualarlo. El embrión del triunfo estuvo en los cabezazos de Lucas Viatri, uno en cada tiempo, pero el parto se terminó de consumar gracias a las manos del obstetra Oscar Ustari, que se quedó con el empate de Rafaela en último instante ante un cabezazo de Ferro Olivera.

La concepción de la victoria de Boca poco tuvo de natural; mucho menos resultó de inmaculada. Al conjunto de Falcioni, apurado y poco imaginativo, le faltó fluidez en el juego. A sus futbolistas les costaba relacionarse con la pelota y todo acababa rápido, en bochazos frontales sin sentido, que morían en las peleas quijotescas de Silva. Por eso, el control de la situación era de Rafaela, que era más práctico y tenía más claro el desarrollo de las acciones que pretendía. Es cierto que le faltaba profundidad en las penetraciones que intentaban Fede González y Carrera por los costados, pero al menos provocaba corners que dejaban una sensación de peligro en el área de Boca.

Con ese panorama, el gol de Boca llegó de manera imprevista, casi con una jugada de laboratorio: Erviti abrió de zurda para la subida de Clemente Rodríguez, que envió un centro al medio para la entrada de sus dos centrodelanteros. Y allí apareció Viatri, para colocar un cabezazo clonado de alguno de los tantos de Martín Palermo, cambiarle el palo a Sara y empezar a darle luz a la victoria de Boca.

Sin merecerlo y, casi, sin proponérselo, el conjunto local tenía más del cincuenta por ciento del problema resuelto. Con la ventaja a favor, le alcanzaba con manejar el balón y hacerse sólido en el fondo para minimizar cualquier intento de los rafaelinos. Pero no hizo ni una cosa ni la otra. Dejó crecer a su rival y mostraba grietas en la última línea, que Carrera no desaprovechó luego de que el ingresado Jonathan López le bajara la pelota de cabeza en el borde del área chica.

Otra vez, a Boca le quedaba el partido incómodo, con la necesidad de buscar el triunfo. Pero de nuevo Viatri, con otro cabezazo de ojos bien abiertos y con el sello de Palermo, tras un centro de Somoza, le devolvió la ventaja y la sonrisa. El problema es que Boca no había aprendido la lección y apostó por la misma fórmula no le había dado resultados. Despreció la pelota como elemento de defensa, no se cuidó bien y resignó cualquier posibilidad de contragolpear. De esa manera, resultaba lógico que empezara a sufrir. Hasta que llegó aquella tapada agónica de Ustari, para que Boca recién pudiera gritar victoria. Lo arrancó ganando por la fecundación in Viatri, pero lo terminó de lograr de parto natural.


Estadio: Vélez (local Boca).

Arbitro: Saúl Laverni.

Goles: 25m Viatri (B); 65m Carrera (R); 70m Viatri (B)

Cambios: 55m J. López (6) por Grazzini (R); 61m Paredes por Chávez (B), 68m Serrano por Carignano (R); 72m Cellay por Erviti (B), 84m Blandi por Silva (B).

Compartir: 

Twitter
 

Viatri le cambia el palo a Sara con un fantástico cabezazo para el 1-0.
Imagen: Julio Martin Mancini
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared