libero

Lunes, 26 de agosto de 2013

FúTBOL › BOCA FUE A LLENáRSELOS EN LA PLATA, FRENTE A ESTUDIANTES

Volvió con los bolsillos vacíos

Tuvo demasiados momentos oscuros, cometió algunos errores en el medio y en el fondo, y se volvió a quedar con las manos vacías. Estudiantes no hizo méritos para llevarse una ventaja de dos goles. Riquelme salió lastimado.

El resultado da una idea falsa de lo que fue el partido. Estudiantes no estuvo dos goles por encima de Boca ni en el juego, ni en el dominio, ni en las situaciones de gol. Sí fue superior en la concentración para marcar, en el despliegue físico para cortar el circuito de creación del rival. El equipo platense recibió, además, el beneficio de un penal inexistente, como si el árbitro Ceballos le hubiera pasado a Boca la factura por todos los penales que no les habían dado en Córdoba. De todos modos, cuando llegó el segundo gol, Boca no estaba dando demasiadas señales de vida y no se vislumbraba la posibilidad de que llegara al empate.

Sin Verón (ver aparte) y ya sin Zapata, Estudiantes se las arregló en los arranques de cada etapa para mostrarse más ambicioso y llevar el juego hacia el área rival. Lo del primer tiempo no duró mucho porque Boca emparejó en el juego y hasta llegó mejor.

La jugada más destacada de Boca en esa etapa nació en un pase de Riquelme en profundidad para Sánchez Miño, a espaldas de Aguirregaray; siguió con un buen centro cruzado hacia el otro lado y casi termina en la red después de que el Burrito Martínez matara la pelota y le diera con violencia. Hacían falta dos arqueros para conjurar esa situación de gol y ahí estaban los dos: Rulli amortiguó un poco la violencia del remate y Desábato corrió hacia el arco para ponerle el pecho a la bala. Se salvó Estudiantes. Hubo un par de cimbronazos más para los locales antes del final del primer tiempo, pero con una graduación menor en la escala de situaciones de gol. Un remate de Sánchez Miño casi sorprende a Rulli y otro disparo de media distancia de Riquelme encontró bien parado y muy seguro al arquero de Estudiantes.

Orion intervino poco, casi no tocó la pelota salvo en los pases hacia atrás, pero sufrió bastante en dos jugadas aisladas de Estudiantes. La primera fue cuando Luna llegó franco a la entrada al área, casi un penal a la carrera, luego de un ataque encabezado por Aguirregaray, y le pegó con violencia, pero sin la mira ajustada y la pelota se fue cerquita de uno de los palos. La otra fue un cabezazo de Desábato en una jugada de pelota parada. El arquero había salido mal, a destiempo, y el defensor cabeceó con fuerza hacia atrás. Si hubiese advertido la salida en falso del 1 de Boca, le habría bastado con un roce para mandarla a la red.

La vocación ofensiva de Estudiantes en el período complementario se empezaba a extinguir cuando llegó la jugada del primer gol. Marín despejó un centro de cabeza hacia abajo y hacia el medio, en contra de todos los libros, y Carrillo se aprovechó. Su violento remate se clavó al lado de un palo, sin darle ninguna chance a Orion.

Lo pudo empatar Boca. La mejor chance no la pudo concretar Blandi porque su disparo lo tapó Rulli, y tampoco Martínez, quien recibió el rebote y le dio por sobre el travesaño, a sólo dos metros del arco.

Bianchi demoró demasiado en hacer los cambios. ¿No está en condiciones Gago? ¿No debió entrar por Ribair Rodríguez? ¿No era lógico que metiera a Erbes, tomando en cuenta lo importante que había sido en el partido anterior? El entrenador puso a Cangele y a Gigliotti, y sacó a Ledesma y a Riquelme, que en el primer tiempo había andado bien, pero en el segundo casi no intervino. El astro acusó un problema físico.

Estudiantes no hizo méritos para llevarse una ventaja de dos goles, pero Boca tampoco hizo demasiado para merecer los tres puntos. El equipo amenaza con jugar bien, produjo una excelente actuación en el segundo tiempo del encuentro ante Rafaela y no había andado mal en la derrota contra Newell’s, pero ayer tuvo demasiados momentos oscuros, cometió algunos errores en el medio y en el fondo, y se volvió quedar con las manos vacías. Y de rebote perdió a Burdisso para el próximo partido, contra Vélez en la Bombonera.


Estadio: Ciudad de La Plata.

Arbitro: Diego Ceballos.

Goles: 54m y 90m, Carrillo (E).

Cambios: 73m, R. Martínez por Correa (E); 77m, Cangele por Ledesma (B); 81m, Gigliotti por Riquelme (B).

Compartir: 

Twitter
 

Carrillo celebra el primero de sus dos goles, el segundo llegó tras un penal discutido.
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.