libero

Lunes, 2 de diciembre de 2013

FúTBOL › SAN LORENZO, DESDIBUJADO, DESCOLORIDO, DECEPCIONO A LA MULTITUD QUE LLENO EL NUEVO GASOMETRO

El marco terminó por achatar al cuadro

El equipo de Pizzi empató cero a cero con Estudiantes y malogró la posibilidad de consagrarse campeón. El equipo platense, que giró en torno de Verón, tendió una telaraña que dejó enganchado a su rival. El torneo sigue abierto.

 Por Juan José Panno

Villalba intenta llevarse la pelota ante la presión de Desábato.

Nunca hubo tanta gente de San Lorenzo en el Nuevo Gasómetro. Ni siquiera el día de la inauguración. Cuarenta y cinco mil personas esperaban confiadas la llegada de un título al alcance de las manos, luego de las tropezones de los otros. Y el marco, imponente, brillante terminó por aplastar al cuadro, que se fue desdibujando y decolorando a medida que pasaban los minutos, hasta quedar convertido en una pobre imagen borrosa. Los jugadores de San Lorenzo, más ansiosos que la gente, no estuvieron a la altura de las circunstancias, ni de sus propias posibilidades, y fallaron en los aspectos esenciales del duelo. Una de las claves fue que su potencial ofensivo –ese que nace de la habilidad de los pibes, el gran momento de Piatti, la pegada de Romagnoli y las subidas de los laterales– quedó reducido a un par de llegadas aisladas, nada respecto de aquello a lo que se estaban acostumbrando los hinchas en los últimos tiempos. Otra cuestión fundamental que explica la frustración del local es que la manija del medio campo la tuvo casi siempre Verón, quien marcó todos los tiempos con su categoría distintiva. Pasados los primeros 15 minutos, cuando todo Estudiantes se dio cuenta de que el Ciclón era apenas una brisita suave, Verón tomó la bandera y mantuvo la pelota muy lejos de Rulli, con un toqueteo que en algunos pasajes contagió a los otros volantes. Kalinski se equivocó muchísimo en los pases, Mercier no encontró la posición, Romagnoli empezó bien pero se pinchó rápido y Piatti sólo se hizo notar en un desborde por la izquierda, en una de las pocas jugadas de gol. Y como si esto fuera poco, el equipo dio algunas ventajas defensivas que le permitieron a Estudiantes empardar el juego en situaciones de gol. Es más: la única jugada clara del primer tiempo la generó el conjunto visitante, cuando desbordó Román Martínez, mandó el centro al segundo palo y entre la mala definición de Klusenier y el palo salvaron a Torrico de la caída.

Fue tan flojo lo de San Lorenzo en ese primer tiempo que el fervoroso aliento inicial de los hinchas fue girando hacia el silencio y el murmullo de desaprobación. Para colmo llegaban malas noticias desde la cancha de Lanús que daban cuenta de un gol granate que impedía la consagración aunque llegara un gol propio.

En el segundo tiempo, casi sobre el final llegó la novedad de que Boca había empatado y renacieron los gritos, pero el equipo no alentaba demasiadas esperanzas con sus ataques previsibles, embarullados, sin demasiadas ideas, más allá de algún intento del hábil Correa. En ese panorama, las dos líneas de cuatro parecían infranqueables: Vergini mostraba sus condiciones, Desábato rechazaba todo, y de vez en cuando la pelotita caía en los pies de Verón y se iluminaba un poco la oscuridad futbolística general.

Entre las desprolijas jugadas de ataque del equipo local hubo una que pudo cambiar el curso de la historia. Cavallaro, que había reemplazado a Villalba, encaró por la derecha entre Verón y Silva y terminó en el piso después de un choque con el defensor. Lunati dijo “siga, siga” y San Lorenzo ya no tuvo ninguna más. El árbitro –que ya se había retirado y volvió de apuro– fue elegido para dirigir este partido clave y no cometió ningún error fundamental, al margen de la dudosa entrada de Cavallaro. Estuvo correcto en la expulsión de Alvarado por doble amarilla y, aunque algunos hinchas locales se hayan fastidiado con él, no tuvo incidencia en el resultado. San Lorenzo no ganó este partido por sus propios defectos, porque lo desbordó el marco y porque se contagió del miedo que imperó en los últimos tiempos entre los que pelean este campeonato.

Compartir: 

Twitter
 

 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.